Tiempo en Capital Federal

22° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 73%
Viento: Oeste 15km/h
  • Jueves 1 de Octubre
    Cubierto15°   19°
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas  14°
  • Sábado 3 de Octubre
    Muy nuboso  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Milonga, remedio para melancólicos

Agustina Videla y Nora Lezano en una puesta que integra danza y video, y se lucen 14 bailarines.

Por Roberto Durán
Email This Page
0037 Social Tango Foto Carlos Furman

Un hombre se siente apresado por la rutina, encerrado por las jornadas que se repiten una y otra vez como gotas de agua. En esa sucesión de momentos iguales queda poco lugar para la satisfacción. Hasta que llega el tango a su vida. Así de simple es la historia de Social tango, el espectáculo de Agustina Videla y Nora Lezano, con catorce bailarines en escena.

Desde hace un tiempo, la milonga y sus personajes se convirtieron en el escenario elegido por decenas de documentalistas locales y del exterior. Pero no se vieron tantos espectáculos de danza que tomen a ese espacio como eje para contar la historia.
Social tango es un excelente ejemplo de cómo hacerlo con buen gusto y con el lenguaje de la danza, sin espacio para los malabares “for export” tan efectistas y frecuentes en otros shows. El baile es simple, gozoso y bello en sus coreografías.
A lo largo del espectáculo, se van contando distintas situaciones en torno a la milonga: la timidez y torpeza del principiante, la camaradería con el recién llegado, los benditos códigos tangueros y, claro, el amor y el desamor como las dos caras de una misma moneda.

Docente, coreógrafa y bailarina de gran experiencia, Agustina Videla fue la encargada de la coreografía, que va desde el tango hasta la danza contemporánea, con gracia y naturalidad de los notables bailarines. En la selección de la música, hay tangos de las orquestas típicas de los años 40, versiones electrónicas de Narcotango y hasta lugar para Louis Armstrong y Bebo&Cigala.
Fotógrafa y videoartista, Nora Lezano aporta tres excelentes cortometrajes que se ven entre las escenas. En esas imágenes aparecen, en blanco y negro, una ciudad de Buenos Aires bella y desangelada; tres bailarines amateurs en torno a una mesa contando cómo el tango les cambió la vida; la melancolía de una milonga vacía y los comensales que van llegando.
El vestuario de Renata Schussheim es otro hallazgo porque escapa del prototipo de medias en red y escotes. Y apunta a modelos más naïf y coloridos, que no pierden en sensualidad.

En el hall del teatro, además, está la muestra “Milongueros”, de la propia Nora Lezano, que conecta –y completa– con la experiencia del espectáculo y la mirada de la milonga como lugar de encuentro. Son 28 retratos austeros sobre fondo blanco de bailarines que frecuentan la milonga Cachirulo; Lezano instaló un pequeño estudio allí y los personajes fueron aislados para el retrato, que demuestra la diversidad cultural y generacional en torno al tango. Se puede ver de martes a domingo, de 10 a 20, y los lunes, de 10 a 17, con entrada gratis.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario