Tiempo en Capital Federal

34° Max 26° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 50%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Miércoles 27 de Enero
    Cubierto24°   29°
  • Jueves 28 de Enero
    Cubierto con lluvias25°   30°
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Medianeras: paredes mutuas

El muro que separa casas y edificios suele ser fuente de conflicto entre vecinos.

Por Ana Isabel Guerin
Email This Page

Unen y separan. Ventanas indiscretas, miradas inoportunas, atentados contra la intimidad. Zona compartida y lugar de conflicto: las medianeras de la ciudad contienen todo esto y mucho más. Para dialogar sobre la temática, Diario Z entrevistó al arquitecto y urbanista Guillermo Tella, docente de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA.

¿Qué piensa y qué imagina la gente de las medianeras?
En el reciente film Medianeras (2011), el cineasta argentino Gustavo Taretto pone de relieve con admirable sensibilidad, a través de la historia de Mariana y Martín, una de las cuestiones centrales que estructuran física y jurídicamente nuestra sociedad. Allí la medianera aparece como el lado hostil de los edificios de Buenos Aires, como expresión de caos, improvisación, contradicciones, de aislamiento y desencuentros.

¿Qué es una medianera?
Conceptualmente, el muro medianero no es más que el cerramiento común a dos parcelas contiguas, construido a costa de ambos vecinos en el propio límite que separa tales parcelas. En la práctica, su aplicación específica ha generado enormes fracturas en el entramado de la ciudad.

¿Qué problemas surgen entre las edificaciones linderas de diferente altura?
Se trata de muros que por varias décadas han estado en situación de espera, hasta tanto se le adosase un edificio lindero de características semejantes, que contribuya a completar el tejido urbano de la manzana. Hoy, esos interminables, amorfos, aburridos y ciegos muros que dominan la escena de Buenos Aires son sólo cicatrices de aquel supuesto incumplido, que fuera promovido por la codificación edilicia local.Esta codificación es la que consagró a las medianeras «en espera», favoreciendo desde finales de la década de 1970, la construcción de edificios muy altos a mitad de la cuadra y muy bajos en las esquinas. Esta situación inconclusa, que llamamos «caries urbanas», nos ofrece perspectivas con cierto dentado irregular, afectado por piezas ausentes y otras a medio completar, que generan un paisaje en tensión, en desequilibrio y asimetría.

¿Quién es el responsable de mantener la medianera en buen estado de conservación? Como la medianera es un muro de propiedad compartida, es responsabilidad de los vecinos linderos. Cualquier alteración en una de las partes no debería afectar a la otra. Si esto pasa, el vecino originante tendrá que ocuparse de restablecerla a su estado previo y resarcir económicamente al vecino afectado.

¿Toda división de dos bienes implica una medianera?
No, no todo muro divisorio de predios es medianero, solo cuando la propiedad del muro es compartida. En el caso que el muro sea construido por uno de los vecinos linderos y el otro no haga uso de éste, es de propiedad exclusiva del primero y se lo denomina «muro privativo». En el momento en que el vecino deba utilizar el muro, tendrá que comprar los derechos por medianería.

¿Es esperable que se derrumben edificios, porque hay obras en terrenos linderos?
En los últimos años, la Ciudad se ha visto sometida a numerosas circunstancias de derrumbe de muros medianeros. Es el resultado de malas prácticas constructivas durante el proceso de excavación en uno de los predios, que afecta de manera directa la cimentación del tabique, que termina cediendo. La apuesta a minimizar costos por parte de desarrolladores del emprendimiento conlleva la reducción de tareas y tiempos que son fundamentales para la seguridad edilicia. En estos casos, tanto los directores de obra como la empresa constructora y los funcionarios encargados de fiscalizar son responsables primarios. Aunque ya sean frecuentes entre nosotros, no es «natural» que sucedan. Los derrumbes no son accidentes de obra, ya que pueden (y deben) evitarse. Corresponden a acciones de negligencia y de impericia emergentes de una cadena de responsabilidades que debieran sancionarse política y judicialmente.

¿Cómo ve esta situación en el futuro?
A la luz de los efectos de fragmentación observados en el tejido urbano, Buenos Aires deberá comenzar a formular un nuevo acuerdo colectivo que responda a las expectativas de su crecimiento para las próximas décadas y, en función de ello, diseñar un marco regulatorio y de control capaz de orientarlo apropiadamente, de modo que el completamiento posterior de cada parcela esté en sintonía con ese horizonte acordado. De lo contrario, tendremos que acostumbrarnos a transitar por crecientes situaciones de caos, improvisación y desencuentros.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario