Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Sureste 38km/h
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto con lluvias13°   16°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

“Me robaron las dos últimas peleas”

La boxeadora formoseña busca demostrar que sigue siendo la reina. Combate el 10 de mayo.

Email This Page
tigresa2 tigresa2

Con la guardia en alto

  • Debutó en 1997, a los 19 años, en Estados Unidos.
  • Primera boxeadora profesional en Argentina (primera pelea en 2001).
  • Ganó cinco títulos mundiales de distintas entidades (2003, 2004, 2006, 2008 y 2012).
  • Casada con Ramón Chaparro, su entrenador. Tiene dos hijos: Maxi (19) y Josué (18).

El living de su casa parece una sala de trofeos. En un mar de cuadros, placas y premios, se destaca una foto con Don King, el promotor estrella del boxeo mundial. Tras una breve espera aparece la mujer que venció varios obstáculos con sus guantes. “Soy la primera en muchas cosas: la primera boxeadora, la primera campeona argentina y mundial. Siempre les llevé varios pasos a las otras chicas”, explica “la Tigresa” Marcela Acuña, que desde que unificó los cetros supergallo de la Asociación (AMB) y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) con Alejandra Oliveras en 2008, repite: “La única reina soy yo”. Y se prepara para demostrarlo sobre el ring. El 10 de mayo, la Tigresa pelea en el Mercado Central contra la chubutense Soledad Matthysse por el título Intercontinental de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). 

A los 36 años, la formoseña recuerda que antes el boxeo era “muy machista” y siempre fue “muy criticada”. Ese machismo ya caducó. “Fui la transgresora de todo siempre. Es más: me retiré, volví y les gané a las mejores en mi categoría”, subraya. Se describe como familiera e hiperactiva, le gusta el fútbol, da charlas sobre violencia de género y lleva el boxeo recreativo a las cárceles bajo el eslogan de la “no violencia”. Además tiene una carrera nueva: estudia abogacía. “Estoy a full: Platón, Aristóteles y Parménides”, dice en la previa a un parcial.

En su último combate con Yésica Marcos en Mendoza, todo el mundo boxístico la vio ganadora menos los jueces de la pelea: para ellos fue empate y así Marcos retuvo la doble corona supergallo AMB-OMB. “Ella fue una de mis alumnas cuando era amateur. Fijate hasta donde la conocía y sabía que no me iba a ganar, técnicamente no es superior a mí”, se sonríe la Tigresa. 

¿Cómo te recuperaste anímicamente de esa pelea?
Con la confianza de que voy a volver a pelear con ella. La Federación Argentina de Box pidió a la OMB y a la AMB que declaren la revancha obligatoria por lo polémico del fallo. Me desligué de mi manager después de lo que pasó. Me recuperé en el gimnasio, es mi motor de vida. Esto viene ya de diciembre cuando peleé con Carolina Duer, que también me robaron. Después de la pelea de Mendoza dije: ¿Se dan cuenta de que si no me ganan con jurado y lapicera no me van a ganar? Hasta que no me ganen arriba de un ring como antes voy a seguir siendo la reina.

¿Qué te produce la llegada de tantas boxeadoras y cómo te llevás con ellas?
Las figuritas del momento son Yésica Marcos, Yésica Bopp y Anabela Farías. Bopp es una polvorita, llama mucho. Y Farías es aguerrida, si tiene que boxear, boxea, si te tiene que atacar, te ataca. Más allá de que tengo una afinidad particular con ellas dos, son las más destacadas. Las chicas han crecido, son muy buenas técnicamente y eso también les dio la aceptación. Antes éramos agresivas porque nos faltaba técnica, era plantarnos en el medio del ring y arrancarnos la cabeza. Y éramos criticadas por los hombres que gustaban del buen boxeo: tocar, salir, la cintura, las piernas. Cuando empezamos a hacerlo, nos ganamos el aplauso de todos. En 2010 y 2011 las que mantuvimos el boxeo argentino fuimos las mujeres porque no había otros, salvo Omar Narváez. Tenemos 11 años de boxeo femenino y 12 campeonas mundiales.

¿Cuáles son tus planes para los próximos meses? 
El 10 de mayo peleo en el Mercado Central contra la Soledad Matthysse, de Trelew. Voy a ir por un título Intercontinental de la FIB y la idea es, dos o tres meses después de esta pelea, ir por el título supergallo de la FIB.

¿Hasta cuándo vas a tener pólvora en esos puños? 
No sé. No me quiero fijar más porque en 2010 dije “no vuelvo más”. Me fui un poco estresada del boxeo, fueron peleas muy duras entre 2008 y 2010. Era dejar de entrenar una semana o 15 días y otra vez volver, una tras otra. Mucha presión psicológica. Cuando me sienta como en 2010, me voy a retirar. Pero ahí ya no hay vuelta.

Hay chicas que son muy coquetas para pelear. ¿A vos te gusta eso? 
Le doy mucha importancia a la ropa, el peinado, el maquillaje y las manos hechas, porque cuando me sacan los guantes y me levantan las manos, las enfocan. Soy muy detallista. A Corti (la fábrica de guantes e indumentaria para boxeo) le pido todo atigrado, rosa, y empezó a implementar esos colores para darle un toque de brillo al boxeo femenino. Una no deja de ser mujer porque boxea. Ya no es más un deporte sólo de hombres.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario