Tiempo en Capital Federal

13° Max 8° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Norte 12km/h
  • Martes 3 de Agosto
    Parcialmente nuboso  14°
  • Miércoles 4 de Agosto
    Muy nuboso10°   14°
  • Jueves 5 de Agosto
    Parcialmente nuboso11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Me gustan los barrios con identidad»

Fabiana García Lago, nació en una familia de actores. Amagó con abogacía, pero la sangre tiró más fuerte. Brilló en Padre coraje y Sos mi vida y ahora en Le prenom.

Email This Page
garcia_Lago

Entre el aroma a té y la exquisitez del Círculo Italiano, recordamos su juventud y repasamos su presente en el que se incorpora al elenco de la obra Le prenom, en el Multiteatro. Atrás quedó aquella chica que un día dijo “me voy” y terminó en España. Con su plácida voz y la tranquilidad que la caracteriza, Fabiana García Lago me regaló una de sus mejores historias.
Eras muy chica cuando te fuiste a España, ¿por qué?
Me fui en el 88, con la primera emigración social y económica. Tenía la nacionalidad española y eso fue determinante. Pensé que iba a ser la chica de Flashdance, que iba a ir andar en bicicleta conociendo gente, pero la realidad era completamente otra.
Eras muy chica, ¿tenías noción de lo que estabas haciendo?
No, pero era el momento para hacerlo. Cuando sos chica tenés todo el altruismo para hacer cualquier cosa y si tus padres confían en la educación que te dieron seguro vas a saber sortear las diferentes situaciones que surjan.
¿Es cierto que ibas a estudiar leyes?
Ya lo estudiaba acá y había visto un volante que ofrecía un intercambio con la Universidad de La Laguna, pero la universidad estaba en Tenerife y yo fui a Las Palmas. Terminé yendo de la playa al Corte Inglés y del Corte Inglés a la playa. Cuando me quede sin dinero y le pedí más a papá me dijo “morite de hambre o venite para casa”, fue un cimbronazo para mí.
¿Qué pasó después?
Estuve seis meses en Canarias y tres años en España. Empecé a trabajar y ver lo que costaban las cosas, lo que costaba ganarse el dinero y proyectar en función de lo que uno gana.
¿Y por qué volviste?
Me pesaba la sensación de no tener pasado. Daba lo mismo ser quien era o inventar cualquier pasado. Yo decía que era de Buenos Aires, de Caballito… no había una referencia de dónde ubicarme y eso me llenó de miedos. Así como me fui, un día me levanté y decidí volver.
¡Venís de una familia muy especial! Tu padre fue Juan Carlos Galván, un tipo divino, cada vez que me lo encontraba tenía un humor nada obvio.
Hasta el último minuto de su vida, tuvo un sentido del humor imbatible. Tenía un concepto teatral de la vida y también lo tuvo de la muerte. Era actor y fue así hasta el último instante de su vida.
¿Estudiaste actuación cuando volviste?
Ya había empezado a estudiar en Madrid con Cristina Rota, una argentina que vive allá y con la que se formaron grandes actores. Cuando volví a la Argentina continué estudiando ocho años con Agustín Alezzo, él es mi maestro.
La televisión te quiere, siempre hiciste personajes que se atesoran. Te recuerdo como Natalia.
Fue mi personaje en Sos mi vida y lo quise mucho. Aunque el resultado fuera una comedia, yo lo concebía como un escape. Estaba en la piel de una paraguaya y eso me permitió hablar mucho de nuestra idiosincrasia.
Recibiste el premio Revelación Femenina por Padre Coraje.
Fue una novela maravillosa. La línea de cada personaje estaba tan bien construida que era imposible actuar mal.
Y mientras tanto, seguías haciendo teatro… ¿te gusta?
Sí y tuve mucha suerte de trabajar con los mejores directores, Jaime Cohen, Omar Grasso, Osvaldo Bonet, Alfredo Alcón y María Rosa Gallo, entre otros.
Hace poco estuvimos en lo de tu tía Virginia –Fabiana es la sobrina de Virginia Lago–. ¿Para vos era algo natural tu carrera con tan buenos actores en la familia?
Yo iba al jardín y cuando invitaba a mis amigas a jugar a casa yo jugaba a Pigmalion (de George Bernard Shaw), porque mi tía estaba haciendo eso en el teatro. Me sabía los textos y las obras completas.
Y apareció Le prenom en tu vida, ¿por qué creés que la gente se engancha tanto?
La obra está excelentemente escrita y no hace agua en ningún lugar. Además, la gente empatiza automáticamente con los personajes, con este grupo de amigos que uno los quiere de todo la vida pero que, a veces, ese amor entrañable te permite sentir envidia porque así son las relaciones humanas.
Y todo surge por un nombre, como todo en la vida… por una pavada.
Una pavada hace estallar una bomba y que este grupo de amigos de toda la vida se digan cosas que, en otras circunstancias, jamás se hubieran dicho. Está muy bien definido el rol de cada uno en el grupo.
Y te tocó estar en una calle Corrientes que es una gloria.
Y en frente a Susana que también es un hito.
¿Cuáles son tus lugares preferidos de Buenos Aires?
Me gustan los barrios que tienen identidad, como Barracas, San Telmo o Parque Patricios. Esos barrios en los que vos respiras una historia, algo que pasó y algo que quedó. También, me gusta ir a tomar algo a la confitería del edificio Comega que muy poca gente va. Me llevó mi papá una vez. Tenés que conocer ese lugar pero no se lo digas a nadie, que sea nuestro.
¿Qué es lo que se viene?
Estoy por hacer una película en septiembre-octubre que va a dirigir Leo Damario y con un elenco muy lindo. Y Le prenom se va a Mar del Plata. Así que ya tengo la agenda completa.

En pocas palabras: 

Tiene 40 años.
Hija del actor Juan Carlos Galván.
Trabajó en cine, teatro y televisión.
Ganó tres premios Martín Fierro.

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario