Tiempo en Capital Federal

11° Max 7° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 57%
Viento: Sureste 15km/h
  • Viernes 18 de Junio
    Despejado  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Parcialmente nuboso  11°
  • Domingo 20 de Junio
    Cubierto  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Qué hacer con las mascotas en vacaciones

La mejor opción para perros y gatos es quedarse en casa, aunque los extrañemos: viajar los estresa mucho.

Por Raisa Giussi
Email This Page
10633457_827591293953769_1254103984965894256_o
IMGP2548R
IMGP8264
Anterior Siguiente

Elegir el lugar para vacacionar, hecho. Reservar el hotel, listo. Pasajes comprados. Todo parece bien encaminado hacia el merecido descanso veraniego lejos de la ardiente Buenos Aires. Sólo falta resolver el pequeño gran dilema de todos los años: ¿qué hacer con nuestra adorable bola de pelos felina o canina? Quienes comparten sus vidas con una mascota, y lo hacen responsablemente, saben que este interrogante nunca se resuelve fácilmente.

Al contrario de lo que se cree –nunca falta el dueño culposo que daría lo que fuera por no dejar a sus animales ni en vacaciones– para las mascotas no es bueno salir de casa tanto tiempo. Según Juan Enrique Romero, médico veterinario, lo mejor para perros y gatos es quedarse en casa mientras sus dueños descansan, ya que si viajan “sufren un doble estrés. El primero por dejar el entorno en el que habitan diariamente. Y el segundo por tener que adecuarse a un lugar completamente nuevo”. En su opinión, lo ideal es que el perro o el gato se queden en casa y que alguien los cuide algunas horas todos los días.

El mito de que “el gato es de la casa y el perro es del dueño” es falso. “Ambos sufren por igual irse de su casa y también sufren la ausencia del amo si se quedan. Pero en la segunda opción sufren menos, porque piensan que el amo va a llegar en cualquier momento. La noción del tiempo del perro y del gato es relativa, sobre todo si a diario los va a visitar alguien ya conocido por los animales”, explica Romero.

Si tenemos la suerte de contar con un pariente, un vecino o un amigo de confianza que visite a nuestras mascotas, ellos lo agradecerán, ya que extrañarán a sus dueños, pero no sufrirán por el cambio de ambiente. De ser así, según Romero, quien se haga cargo de visitar a diario a nuestra mascota deberá tener en cuenta algunas cuestiones. A los perros hay que sacarlos a pasear al menos una vez al día, darles una cantidad de alimento que puedan comer varias veces al día, renovar el agua y, fundamentalmente, darles afecto.

Con los gatos es igual, excepto que hay que sustituir el paseo por limpiar a diario la bandeja sanitaria.

Cuestión de afecto

Si no es posible dejar a los animales en casa, otra opción es llevarlos de vacaciones. Muchos perros y gatos están acostumbrados a salir a la ruta con sus dueños; sin embargo, hay ciertas cuestiones de seguridad que es importante cumplir para no lamentar accidentes.

En el último tiempo se generó polémica por algunas familias que trasladaban a sus mascotas en una jaula instalada por fuera del auto, a la altura de la patente trasera. Además del riesgo para otros vehículos en caso de algún choque, es pésimo para el animal, ya que está expuesto al enorme estrés de la ruta, es el primer punto de choque con otros autos y objetos, está expuesto al sol de verano, los gases que elimina el caño de escape, y la falta de agua y sombra.

“El gato debe estar siempre en su jaula de transporte y en el asiento de atrás. No se lo debe sacar de la jaula en ningún punto del camino para evitar accidentes o que se pierda”, explica Romero.

“El perro debe viajar en el asiento de atrás con cinturón de seguridad para animales –un arnés en el que el perro ocupa una plaza del asiento–, tal como lo dice la Ley de Transporte. Si no, el perro en una frenada violenta puede lastimarse y lastimar a terceros”. Además de las cuestiones estrictamente de seguridad vial, cuando se viaja con perros, Romero recomienda hacer paradas cada 200 kilómetros y bajar –siempre con collar y correa– para que el animal haga sus necesidades y estire el cuerpo. No bajar las ventanillas evita accidentes.

También es recomendable, según Romero, llevar una suerte de ajuar, tanto para perros como para gatos, en el que se debe llevar lo indispensable para que los animales no sufran el cambio (ver recuadro).

Si el destino es la playa, es importante recordar que no está permitido que los perros bajen a la costa. “Los perros no disfrutan la playa, la arena está muy caliente y hay mucho sol para ellos. Si en el lugar al que vamos se permite llevar perros a la costa, se los puede llevar muy temprano a la mañana o al atardecer. Y de ser posible con correa extensible”, dice Romero.

Si el que viaja de vacaciones es un gato, es recomendable no abrir puertas ni ventanas que le permitan salir del entorno, siempre y cuando la estadía sea corta. Si el período fuera más largo, hay que liberarlo de a poco y con extremo cuidado.

Una última opción es dejar la mascota en un pensionado. Las guarderías caninas y felinas no son todas iguales. Hay de estilos y precios muy diferentes (ver recuadro). Es deseable que tengan atención personalizada y veterinario de rápido auxilio o presencia cotidiana.También es muy importante fijarse que el lugar esté cuidado para evitar que el perro o el gato escape.

Para que el perro no sufra, se puede hacer un acostumbramiento paulatino al pensionado.

Pensionados de todo tipo y precio

En la ciudad existen varios pensionados que dependen de veterinarias. La mayoría ofrece traslado (que vale aproximadamente como un taxi y el costo se cobra aparte de la estadía), baños y peluquería, paseos y alimento, que puede ser provisto por el dueño o por el pensionado y se cobra aparte. En todos se exige que los animales tengan vacunas al día e ingresen con la pipeta antipulgas. Los precios oscilan entre los $80 y $150 por día.

Existe otro tipo de pensionados que se encuentran en las afueras de la ciudad y le ofrecen al perro una estadía diferente y, por supuesto, a otro precio. La Manada Servicios Caninos se parece más a una aventura para perros que a un pensionado. Los animales hacen paseos por el campo, conviven en libertad con una manada que les permite socializar y también la enorme chacra donde se hospedan cuenta con un tanque australiano para que los perros naden y se refresquen. La tarifa es de $230 por día.

También existen verdaderos spa para perros en los que se les ofrece comida casera, baños, clases de natación y de obediencia. En Pet Ville, animal resort en Pilar, los precios van de los $290 a los $300 para perros, y entre $190 y $210 para gatos. Ofrecen juegos con un director de recreación y adiestramiento, dormis con ambientes climatizados, parque al aire libre y patios techados, y pileta de natación.

Qué llevar cuando viajan con nosotros

  • Alimento balanceado del que el animal come a diario. Si en el lugar al que vamos no existe la misma marca, debemos ir cambiándolo paulatinamente.
  • Comedero y bebedero que utiliza en nuestra casa.
  • En el caso del gato, bandeja sanitaria y las piedritas a las que esté acostumbrado.
  • Collar de identificación con el código de la localidad donde vivimos y un celular al cual nos puedan llamar.
  • Teléfono de emergencia del veterinario.

Los riesgos del golpe de calor

Los perros y los gatos sufren el calor tanto como los humanos. Los golpes de calor en las mascotas pueden traer aparejados problemas de salud graves e incluso, en casos muy extremos, pueden provocar la muerte. Los perros no transpiran de la forma que lo hacen los humanos y eliminan el calor por dos mecanismos básicos: el jadeo y el sudor que eliminan por las almohadillas de las patas y las zonas sin pelo. Sin embargo, el pelo funciona como un aislante, por lo que muchos veterinarios no recomiendan un corte previo al verano.

Cómo prevenir
• No dejar a la mascota expuesta al sol sin un lugar de sombra para refugiarse, ni en un espacio pequeño y con mala ventilación, como un baño o un balcón, ya que el estrés puede acrecentar los perjuicios del calor.
• Dejarle siempre un tarro con agua limpia y fresca alejado del sol. De ser posible, dejarle algunos hielos o congelar el recipiente para que se conserve fresca por más tiempo.
• Si el animal va a estar solo mucho tiempo, dejar en algún rincón de la casa una toalla mojada y fresca para que el perro o el gato se apoye y refresque su cuerpo mediante sus patas.
• No dejarlo en suelos de cemento que recalientan, ni mucho menos atado.
• Sacarlo a pasear a primera y última hora del día, y evitar el ejercicio en días de calor.
• Darle de comer a la mañana para que no haga el proceso de digestión en la peor hora de calor.
• En épocas de altas temperaturas no dejar al perro o gato encerrado en un auto, ya que puede ser mortal.

Primeros auxilios contra el golpe de calor
Si después de una larga exposición al calor el animal tuviera temblores, coloración azulada en la piel, decaimiento, vómitos, diarrea, alteración del color de las mucosas (encías, por ejemplo) o tambaleos, es importante actuar con celeridad. Mientras se lo lleva al veterinario, se le deben mojar las patas (almohadillas) y la cabeza con una toalla mojada. También se le debe acercar agua y si se niega a tomarla, mojarle la lengua para que vaya sorbiendo. Mantenerlo fresco hasta que llegue a manos del veterinario. Es importante no mojarlo completamente de golpe, porque puede traer consecuencias adversas.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario