Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 50%
Viento: Sureste 34km/h
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Parcialmente nuboso19°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Más allá de los estereotipos

Las parejas gays enfrentan problemas similares a las heterosexuales.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
sexo urbano_pareja gay

El mundo gay aparecía en el imaginario popular hasta hace algunos años como misterioso, raro y difícil de abordar. Pero si se corre el velo del supuesto misterio, las modalidades sexuales no difieren tanto de las del mundo heterosexual.
Muchos homosexuales –al igual que los heterosexuales– padecen de problemas eréctiles y de eyaculación precoz (cuando un miembro de la pareja eyacula antes de lo que el otro considera satisfactorio o antes de que él mismo se considere satisfecho en su placer sexual). Muchas veces, los homosexuales, durante un tiempo prefieren penetrar, hasta que, por alguna circunstancia, dejan de tener esa práctica. Aquí se abren dos posibilidades: o pasan a tener actividades masturbatorias, solos o con un compañero sexual, o en algunas ocasiones prefieren ser penetrados por el compañero.
Una aclaración necesaria. Una acepción popular bastante pasada de moda asigna el calificativo de “activo” al que penetra y “pasivo” al que es penetrado. Hoy estos calificativos han caído en desuso. Por la simple razón de que ambos integrantes de la relación son activos en cualquier situación en que se encuentren. Y pueden intercambiar situaciones y modalidades en el transcurso de la vida sexual.
Tanto los problemas eréctiles como eyaculatorios se mejoran en semanas con los procedimientos habituales, es decir, con comprimidos y ejercicios especializados. Pero un problema creciente en los últimos años es la falta de deseo sexual. En estos casos, los profesionales efectúan análisis hormonales en sangre y, en pocos casos, encuentran baja de algunas hormonas y elevación en otras. Aunque se reemplacen las hormonas en falta, la terapia sexual se impone acompañando la prescripción. Administrar sólo los fármacos no conduce necesariamente a la mejoría.
Las disfunciones sexuales en los homosexuales generalmente cursan como un problema en la respuesta sexual que impide a la pareja o a la persona lograr sentir el placer erótico. Y puede presentarse de manera continua, permanente, o bien de manera esporádica en más de una ocasión. La disrritmia sexual es cuando uno siente deseo mientras que el otro no desea en ese momento la relación sexual. 
Los especialistas en sexología clínica estamos de acuerdo en que cuando existe este tipo de problema el primer paso es asumir que no es necesariamente una expresión de falta de amor o de deseo en sentido profundo. Lo que hay es un problema de pareja que tiene que ser abordado francamente. Lo mejor es hacerlo con respeto y a la vez con sentido del humor.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.