Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 66%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   23°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Muy nuboso18°   24°
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/12/2021 15:38:11
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Martín Vassallo Argüello

El tenista recuerda su Navidad inolvidable.

Por martin-vassallo-arguello
Email This Page

El recuerdo más emotivo me lleva a 2002 en Río Cuarto, barrio Alberdi porque fue la última Na­vidad que pasamos todos juntos. Hacia allí viajábamos cada diciem­bre. Cuando pienso en la Navidad me imagino con mis viejos, herma­nos, primos y tíos, en la casa de los abuelos que ya no están, un rito muy lindo que siempre tengo pre­sente. Mi tío, que era viajante, traía un buen vinito, otro que tiene campo llegaba con el chancho y mi abuelo lo cocinaba. Los que venían de Ba­hía Blanca traían los salamines y los locales, el cordero. Una vez que se hacían las doce, aparecían los fuegos artificiales que no se compraban en cada casa, sino que se armaba una colecta entre todo el barrio y se com­praba una sola caja enorme y se tiraban todos juntos en el mismo lugar. Ahí nos encontrábamos todos. Hoy ha cambiado mucho el barrio, se pavimentó y llega­ron las cloacas, pero entonces no había distinción entre el patio frontal y la vereda, las casas estaban abiertas, entrar y salir era muy normal y muchos brindaban en la puerta. Nosotros siempre comía­mos en el patio y nos quedábamos charlando hasta muy tarde pero no nos sumábamos al baile porque el grado etílico de los vecinos era importante y se intentaba que los chicos no estuviéramos allí.

Éramos más de veinte personas y como en toda familia humilde, no había tanta desesperación por los regalos. Me divertía más la cena, las anécdotas que se repetían y lo que se vivía ese día que las pelotas de fútbol o algún libro que recibíamos.

Más allá de no ser una familia ultracatólica, jun­tarnos en una mesa para recibir la Navidad y al Niño Jesús es un lindo acontecimiento que siempre vamos a disfrutar. Ya no volveremos a estar todos juntos, pero esa imagen la tengo bien guardada como un recuerdo imborrable porque representa la unión familiar.

Era una de las cosas que más extrañaba cuando viajaba y estaba solo. Una vez pasé Navidad en un avión. Por eso valoro algo que para muchos es normal y cotidiano.

DZ/km

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario