Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   18°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Martín Buscaglia, hombre orquesta

Este domingo 20 de marzo a las 21 en La Trastienda Club, Balcarce 460.

Por sebastian-hacher
Email This Page

«Hoy voy a ser tu poeta, mi gran amor bicicleta», canta el uruguayo Martín Buscaglia. En sus reci­tales jura que compuso la canción mientras pedaleaba por las calles de Montevideo. La misión, dice, era crear una serie de temas sobre lo que estuviese haciendo en el momento. Así, como si fuera un juego, conquistó los escenarios independientes de la urbe porteña. Los hizo por la tangente, gracias al boca a boca de los que se animan a com­partir la música que no suena en las cadenas comerciales. El salto fue el año pasado, cuando sorprendió con una serie de cinco recitales seguidos en el club de la Orquesta Fernández Fierro, en Almagro, siempre a sala llena. Ahora va por más: el 20 de marzo toca en La Trastienda y luego parte de gira por el interior de la Ar­gentina. Hijo de artistas, Buscaglia se crió en una casa donde solía reunirse gente como Eduardo Mateo, Urba­no Moraes y Rubén Rada. Allí mamó una manera particular de entender la música, pero no para repetir lo que hicieron ellos sino para encontrar su propio camino.

En su diccionario básico hay dos términos clave: Hombre Orquesta y Bochamakers, El Hombre Or­questa es el mote que lo define cuando toca solo de toda soledad. Bochamakers es la banda con la que gira cuando las circunstancias lo permiten. En solita­rio puede llegar a tocar varios instrumentos a la vez, algunos inventados por él, y samplearse en vivo para construir las canciones y rumbear hacia lo desconoci­do. Cuando está con su banda, el Hombre Orquesta se convierte en director de orquesta. Así lo explica: «Tocar con una banda incluye un factor más avasa­llante. El Hombre Orquesta es más surreal, como em­prender un viaje, y los Bochamakers son como llegar a saquear una ciudad embebidos de hidromiel. Los Bochamakers tienen mucho más volumen y me dan otro tipo de libertad. El Hombre Orquesta es la liber­tad de torcer el timón hacia donde me parezca, y con los Bochamakers tengo la libertad de poder bailar y dejar de tocar y que la música siga sonando».

Una de las canciones del disco Temporada de conejos se llama «No vamos a parar nunca». La letra es un manifiesto a favor del baile y la mú­sica. «Estamos en servicio/ lo nues­tro es vitalicio/ esto no es un hobby ni un vicio» dice en una de sus par­tes más fuertes. «Me gustaba -ex­plica Buscaglia- lo de referirse al baile, un poco como esas canciones hedonistas de EarthWind&Fire o Madonna que le cantan a la pista, y profundizar a partir de esa imagen en apariencia más banal.» Y bailar, aclara, no es para nada banal. «Siento la parte de ‘estamos en servicio’ con todo mi corazón. Lo siento al hacer música en general, y de forma contundente cuando toco en vivo. Aunque suene un poco Juana de Arco, creo en ello.»

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario