Tiempo en Capital Federal

32° Max 17° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 49%
Viento: Noroeste 18km/h
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
  • Jueves 28 de Octubre
    Cubierto20°   28°
  • Viernes 29 de Octubre
    Cubierto19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Martín Borrelli, la espada filosa del macrismo en la Legislatura

Directo y frontal, el presidente de la Comisión de Seguridad tilda de hipócrita a la oposición.

Por laura-narbais
Email This Page

Cómo se siente en el PRO, en estos momentos complicados para el oficialismo?
El PRO sigue siendo un partido conformado por personas de diferentes espacios, con independencia política. Es interesante para analizar porque Macri consiguió consolidar una alianza de partidos desde 2003. Hay que recordar que hasta 2007 él no tenía el poder, que ayuda a aglutinar. Logró que personas como Ritondo, Moscariello, Santilli o De Estrada. En ese sentido fue exitoso.

¿En cuál no lo fue?
Me refiero a que en otros espacios no lo fue. En el de Carrió, por ejemplo, que dinamitó dos partidos. Esto habla de la complejidad de tener un grupo político de fuerzas que vienen de diferentes extracciones. Y se explica por el liderazgo de Macri en términos de sumar gente para un proyecto de gestión, que era un reclamo que surgió del «que se vayan todos». Macri tomó ese reclamo y nos convocó para gestionar. Se explica también desde la situación de la ciudad de Buenos Aires, porque muchos que hacíamos política sentíamos que el progresismo no había conseguido nada y que hacía falta una nueva política.

Justamente ahora se critica la falta de gestión del macrismo, en áreas muy variadas como la Educación, la Salud.
Creo que las dos condiciones (proponer gestión de Gobierno y una nueva política) se mantienen. Con sólo mirar al representante de la oposición, que sigue siendo Aníbal Ibarra, la percepción social sigue vigente, por lo tanto, nuestra propuesta también.

Eso de Aníbal Ibarra como representante de la oposición ya se lo escuché en las sesiones. Parece una chicana.
No lo es. En las sesiones, la oposición habla seis veces y él siete. Evidentemente hay gran parte de la oposición que se siente representada por él.

Volviendo a su espacio, ¿cómo tomó la partida del bloque de algunos refe… (interrumpe, arqueando las cejas y abriendo grandes los ojos).
Te referís a (Daniel) Amoroso y a (Mónica) Lubertino. ¡No eran referentes! Amoroso siempre fue bien recibido; siendo de origen justicialista, tuvo espacios. Me sorprendió su partida.

¿Lo sorprendió? Era el secreto peor guardado.
Es que no creo que haya cambiado en nada el proyecto de Macri desde que él entró. Tuvo una ubicación importante en las listas en la última elección legislativa, donde fue segundo, detrás de De Andreis.

Él dijo que no se sentía contenido; también Lubertino y se rumorea que otros se irían por igual motivo.
La contención es una de las expresiones más truchas de la política. Uno no puede depositar todas las expectativas en el otro. Tiene que hacer un esfuerzo para desarrollar su vocación y hacer política por sí mismo. Se supone que uno tiene una vocación, un entusiasmo y encuentra respuesta a su militancia en esas condiciones. No puede justificar en el otro las propias limitaciones. ¿Cuando estuviste segundo en una lista te sentías contenido? No habla bien de las personas que lo usan. Es una respuesta berreta.

Hay denuncias muy graves respecto de los agentes que provienen de otras fuerzas e integran la Policía Metropolitana, de la falta de información al respecto y del accionar de algunos jefes durante la última dictadura.
Lo de la falta de la información es una falacia grave. En todo momento pusimos los legajos a disposición de la oposición, bajo una modalidad efectiva, ya que debían ser revisados 996 legajos, por una comisión de 30 personas. Propusimos que se digitalizaran los legajos y se proyectaran en filminas, para que todos los diputados pudieran verlos al mismo tiempo. Fue tan tedioso que a la tercera reunión fueron sólo los asesores. Y cinco de ellos. De los jefes y mandos superiores, de 52 se vieron 47, y del 47 al 52, el director de Recursos Humanos de la Metropolitana sacó fotocopias para que pudiesen verlo. O sea que falta de información no hubo.

Lo que aduce la oposición es que los legajos vienen muy incompletos, con falta de información clave, aunque se pueda acceder a ellos.
Se presentan los legajos de manera realista, porque no se pueden revisar casi mil expedientes, insisto, en una comisión formada por 30 personas.

De esos legajos, hay casos de agentes que cumplieron funciones durante la dictadura.
La oposición apostaba a encontrar irregularidades en esos 52 expedientes; esperaban que viniera de la mano de Palacios, algo que no ocurrió. Esos agentes venían de la misma Policía Federal de la democracia. Estuvieron con Alfonsín, con Menem, con De la Rúa, y con los Kirchner también. Estuvieron durante 25 años y la democracia no se lo planteó. Ahora (el legislador por el MST) Parrilli lo viene a buscar a (Ricardo Raúl) Ferrón (comisionado mayor de la Policía Metropolitana), pero lo vino a buscar a la Metro.

Pero de lo que se trataba era de tener una policía nueva, diferente.
La oposición no fue capaz de hacer una policía nueva cuando fue gobierno. En todos los tiempos del autodenominado progresismo no logró crearla, así que habla desde la impotencia.

El nombramiento de Jorge Palacios no contribuyó en nada a la creación de una nueva fuerza.
Fue un error. Palacios era un policía con una carga inaceptable para la Policía Metropolitana. Preanunciaba un escenario de conflicto, que estamos pagando. Y su formación previa parecería ser para una policía formada, madura. Hoy la Metropolitana se encarga de contravenciones y sólo 10 delitos. Para esta primera etapa podría haber ido otro tipo de policía, era desaconsejable su nombramiento.

Yendo al tema de las escuchas ilegales, ¿por qué se oponen a la creación de una Comisión Especial Investigadora?
Porque creemos que el mejor lugar donde pueden quedar a la luz los hechos es en un juicio oral y público. Es difícil que esta Comisión lo haga. En primer lugar porque hay que tener una vocación por investigar en serio a todos los sospechosos de estar vinculados con la causa, también en el plano nacional. Y no creo que se quiera llegar hasta allí. Para analizar la responsabilidad política de los funcionarios necesitás ir más allá de de lo local. Y en segundo lugar porque la causa tiene un componente tecnológico (por las escuchas) que la Legislatura no está en condiciones de develar. No tiene un sistema como el Excalibur, que permitiría entrecruzar miles de llamadas. Además, los entrecruzamientos y las transcripciones son reservados, hasta para las partes.

¿Pero entonces por qué piden juicio político si creen que la Legislatura no está en condiciones de investigar en esta causa?
Porque es factible que, en el marco de la Comisión Investigadora del juicio político, que es diferente a esta Comisión Especial Investigadora, pueda venir, por ejemplo, un funcionario nacional. En su momento, cuando fue lo de Cromañón, citamos a declarar al jefe de la Policía Federal, Néstor Vallecas, y a Ibarra. Es una instancia con más jerarquía, con más peso institucional, con otro perfil. La Comisión Especial es más sui géneris.

¿Cómo tomó la actitud del presidente del bloque, Cristian Ritondo, de ausentarse mientras se debatían estos temas?
Fue sólo una semana.

Sí, una de las más calientes.
Yo me hubiera ido el fin de semana, pero hubiera vuelto para la sesión.

¿Ve avances en materia de seguridad?
Además de la creación de la Metropolitana, mejoramos muchas cosas en temas de seguridad vial, como la ley de scoring, los controles de alcoholemia y de drogas.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario