Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 55%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
  • Martes 8 de Diciembre
    Muy nuboso19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Marineros que rezan

El templo luterano de Azopardotuvo como primera misión acercar los oficios religiosos a los navegantes nórdicos.

Por Clarisa Ercolano
Email This Page
iglesia sueca

Si bien es conocida popularmente como la Iglesia Sueca, la iglesia Nórdica de Buenos Aires, como reza su denominación oficial, es un templo religioso evangélico luterano que se levanta en el barrio de San Telmo, en la calle Azopardo al 1400.
A principios del siglo XX, la Congregación Sueca realizaba una tarea de evangelización importante en las casas de esa zona y, en 1944, parte de esa prédica se oficializó tras colocar la piedra fundamental del templo que dejarían inaugurado un año después. En un primer momento, el objeto era acercar los oficios religiosos a los marineros que llegaban desde ese país y que residían mayoritariamente en esa zona de Buenos Aires, cercana al puerto.
Por eso, su interior fue ornamentado con motivo náuticos entre los que se destaca el cuadro ubicado sobre el altar donde se ve a Jesúa reuniendo a los primeros apóstoles quienes justamente eran en su totalidad pescadores. El lienzo se pintó en Estocolmo y luego fue mejorado en 1980 por el artista plástico sueco Kuno Haglund y hoy preside la nave principal de la iglesia.
Si bien la arquitectura externa es sobria, con ladrillos a la vista, una cúpula nada suntuosa, techos a dos aguas y puertas de madera que realzan rodeadas de los jacarandáes que florecen en primavera. En su interior, el altar, el órgano y los vitrales ganan la escena, bastante colorida y luminosa que sorprende además con una reliquia de 1540, un ejemplar de la Biblia editado en ese entonces, ejemplares de los periódicos La Prensa y La Nación, con publicaciones que aludían a la iglesia sueca, los planos originales del templo y monedas suecas y argentinas cuyo valor de las piezas son de anticuario.
Cuenta la historia que, en 1917, Efraín Ceder fue el pionero en asistir en temas religiosos a los suecos que vivían en Buenos Aires y que en su mayoría profesaban la fe luterana. Luego, durante la guerra, la iglesia sueca fue un lugar de refugio y reunión para los marineros y a la vez un punto ineludible a la hora de obtener información de ese país, de primera mano.
Con el tiempo, la iglesia incluyó en su perfil un cariz de asistencia y contención para los marinos y para gran parte de esa comunidad nórdica. Fueron algunas empresas de navegación las que con sus donaciones permitieron terminar la construcción del espacio físico. La esquina de Azopardo y Garay, donde se hizo la edificación, llegó mediante un remate realizado en Nochebuena, casi como un regalo del cielo. Y la dejó ubicada a una cuadra de la Iglesia Ortodoxa Rusa, otro tesoro de la construcción religiosa.
En la actualidad, las misas también son en castellano y el espacio está más vinculado con la comunidad. Por ejemplo, mediante el ciclo de teatro nórdico que se realiza anualmente o para las celebraciones de Santa Lucía, que incluyen exquisiteces típicas en el marco de la celebración religiosa.

Más información y horarios
http://iglesiasuecaenbsas.blogspot.com.ar/

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario