Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   24°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado16°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Mariela Asensio: Cómo contar el lado b de la vida

La directora de ‘Hotel Melancólico’ llega con una obra a la que define como una ‘oda al perdedor’.

Por Cecilia Alemano
Email This Page

Al verla llegar, con el pelo recién lavado y recogido, el mozo de la esquina Homero Manzi le sonríe. Ella le pide un cortado y festeja que haya terrones de azúcar. Mariela Asensio, a los 31 años, es dueña de dos manos muy delicadas, un lunar entre las cejas, una mirada decidida y un modo peculiar de enfatizar las ges y jotas, como su amigo y colega José María Muscari. Hace sólo días estrenó Lisboa, el viaje etílico donde además de retratar la atmósfera portuaria de la ciudad portuguesa, habla del fracaso: «Necesitaba hablar de la gente anónima a quien no le interesa trascender. Quería contar el lado B de la vida, una oda al perdedor. Sentí que entramos en una era de mucha inmediatez, donde parecería que el éxito pasa por un lugar y si no, no existís. Es una ridiculez a la vez absurda y nociva, en la que mucha gente cree», dice.

¿Te atrae esta idea de una existencia que no busque trascender?
Hay mucha gente concentrada en cosas más concretas de la vida diaria. Busca simplemente vivir. Son personas no marketineras que no responden a una idea de algo establecido, pero les pasan cosas como a todos. Creo que éxito y fracaso son la misma cosa en diferentes grados, como el calor y el frío.

A vos te llegó el éxito siendo muy joven. ¿Te pesa a veces?
No, porque creo que lo único que sostenés en el tiempo es trabajar y tener una búsqueda. Me gusta la sala llena y que me hagan notas, pero todo el tiempo me digo: «Con esta obra te fue bien, con ésta bárbaro y con ésta otra mal. Es así». Cuando hice Mujeres en el baño tuve una repercusión muy fuerte que no proyecté. Resultó un hit, pasó del teatro off a la calle Corrientes, y después tuve que meditar cuál era el mejor camino a seguir. Si seguir para ese lado o continuar mi búsqueda. Tuve que deshacerme de un montón de opiniones a mi alrededor.

Tus obras e incluso tus roles como actriz tocan la identidad femenina. ¿Es una de tus obsesiones?
Un artista siempre está hablando de lo mismo, y sí, yo me declaré feminista hace ya años, cuando entendí que vivimos en una sociedad donde mujeres y hombres no gozan de los mismos derechos. Trabajo para reconstruir esta cultura patriarcal.

En una época donde el feminismo tiene mala prensa ¿éste es un modo de transgresión?
Ser transgresor hoy es conectar con vos mismo y ser auténtico. Igual es tan subjetiva la transgresión… Si ya todo está hecho.

¿Cómo crear partiendo de esa idea?
Para mí crear tiene que ver con resignificar. La gran revolución está en redescubrir lo que ya hay. Si te subís al subte y ves nenes de tres años caminando descalzos y solos por los vagones, después en teatro, ¿qué cosa dura querés contar? ¿Querés poner a un nene en patas? No tiene el más mínimo efecto si después te tomás el subte, lo ves y es verdad. Entonces la pregunta es cómo contar ese dolor para que tenga una razón de ser.

DZ/rg

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario