Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Sábado 28 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvias21°   28°
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso23°   31°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Cubierto con lluvias20°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Mariano Chiesa: una voz que sabe ser la voz de otros

Doblajista y actor, habla en nombre de las cucarachas de CQC y del pájaro de las tostadas Twistos.

Por Alicia Beltrami
Email This Page

Puede convertirse en otro en cuestión de segundos. Personificar a un pájaro carpintero que le picotea la cabeza a una jovencita machacándole que el supervisor que le gusta es casado o que debería hacerse la depilación definitiva; puede mutar rápidamente a cucaracha, desesperarse como un mosquito perseguido por el fogonazo de un insecticida e incluso hablar como una galletita con copos de chocolate. Mariano Chiesa puede ser todo eso sin temor a la esquizofrenia, sino más bien considerando que rankea entre lo más divertido que hace en su vida. Es que este joven de 28 años, locutor, doblajista y cantante, trabaja -y mucho- como actor de voces de comerciales radiales y televisivos de marcas como Twistos; Raid, Pepitos, entre otras, o de micros en programas de TV como el de las cínicas cucarachas de CQC. Un oficio que ama porque -según dice- además de vivir bien le «permite seguir siendo un pendejo aun siendo un adulto».

Aunque se trata de uno de los integrantes más jóvenes del pequeño círculo de locutores que se precian de trabajar con continuidad y alta demanda, Mariano sabe que en general son personajes anónimos, que gozan de reconocimiento entre los entendidos. Como el que recibió de Fernando Peña, con quien compartió el aire de su programa durante casi tres años. «Yo hacía un programa genérico en FM KSK. Michel Peyronel, el director de la radio, me dijo que Peña me había escuchado y que le gustaba. Una noche me llama y me dice ‘estoy comiendo con Peña’, me lo pasa y siento: ‘Ey, pendejo, ¿cuándo laburamos juntos? Y yo: ‘Ni en pedo laburo con vos’, y así estuvimos dos meses.»

Hay una anécdota con la Negra Vernacci que pinta el lugar entre bambalinas que ocupa el actor de voces de comerciales. «Empecé a trabajar en esto hace ocho años más o menos, justo cuando se produjo un cambio generacional en la locución y empezaron a escucharse modos de decir más descontracturados. Fue de a poquito, como pidiendo permiso, con algunas publicidades que fueron surgiendo después de presentar un demo en estudios mientras estudiaba en el ISER (Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica). Pero el boom fue con Benditos, realizada por Agulla y Baccetti para Quilmes durante el Mundial de Fútbol 2006», afirma Mariano. Benditos le abrió puertas para que hoy pueda representar la voz institucional de marcas como Axe, Personal, Ole, Frávega, Arcor, Coca Cola y Motorola, entre otras.

Ese mismo pibe que jugaba a hacer diferentes voces sin tener conciencia de lo que hacía, incursionó también en films animados como Patoruzito I y II; El Ratón Pérez; Boggie, el Aceitoso; High School Musical y Gaturro.

Su primera película doblada fue la italiana Ovo Sodo, en el que adaptaba la voz de un actor que casi no articulaba. «La película duraba dos horas, el ritmo normal de doblaje hubiese requerido cuatro horas en dos sesiones, como mucho. Tardé tres semanas. ‘Me decían: ¿qué pasa papá! Te pusieron una cama ya?'», cuenta entre risas. Hoy, como doblajista trabaja en una sola serie -Doodlebops- a punto de estrenarse, sólo para no perder el training.

Sucede que su tiempo está minuciosamente distribuido entre el entrenamiento físico, las cinco horas que le ocupa grabar al menos seis comerciales diarios, y Avenida Q, la exitosa comedia musical de títeres para adultos que produce y lo tiene como protagonista en el Paseo La Plaza.

«Yo había hecho teatro como actor de voces y es la primera vez que pongo el cuerpo. Lo que más me gusta es que estoy haciendo algo que no se vio nunca acá: la técnica de juntar a humanos y muñecos, que además son políticamente incorrectos», dice y concluye: «Estoy aprendiendo a full para llegar a la tele, es lo que hago desde siempre». Lo que le picotea la cabeza como el pajarraco de Twistos.

DZ/KM

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario