Tiempo en Capital Federal

31° Max 23° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 72%
Viento: Noroeste 31km/h
  • Lunes 17 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   25°
  • Martes 18 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   22°
  • Miércoles 19 de Enero
    Cubierto con lluvias22°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 16/01/2022 18:33:09
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Mariano Chiesa: «Soy bastante intenso»

Conocido como creador de voces, conductor de radio y programas infantiles, agrega a su carrera la actuación en teatro y televisión y afirma que no se achica ante nada. 

Por Brenda Salva
Email This Page
mariano chiesa mariano chiesa

Desborda de energía y parece que nunca se le acabará la pila. Tal vez porque trabaja hace casi tres años con niños, tal vez porque uno de sus grandes mentores fue Fernando Peña, tal vez porque es capaz de darles vida a los bichos más famosos de la tele, tal vez porque Mariano Chiesa nació así. El locutor, conductor, productor y devenido actor-cantante, nació hace treinta y dos años en Martínez y es la voz de las famosas cucarachas de CQC, los bichos de Raid y el dinosaurio Barney. En Discovery Kids conduce el programa de juegos Velozmente, donde niños de Latinoamérica enfrentan desafíos didácticos y divertidos. Nadie pierde; todos participan y se llevan algo. Además, Mariano es parte del elenco de Casi Normales, una obra plagada de emoción, risas, llanto, música y que es la remake de Next to normal, aclamada en Broadway y ganadora de del premio Pulitzer, tres premios Tony y ocho premios Hugo. La historia gira en torno a una familia descompensada por la pérdida de un hijo, una madre viviendo entre la internación y las pastillas, un padre agobiado por la locura de su esposa, una hija adolescente ignorada y ese hijo que no se quiere ir. A pesar del drama, la risa es inevitable. En la obra, Mariano interpreta a un psiquiatra que por mucho que interviene no logra nada.
¿Qué sentís al tener un protagónico en una obra tan premiada como Casi normales?
Lo que me pasa es que vengo de hacer Avenida Q, que estuvo muy bien y con esta obra trato de cumplir todas las expectativas de la gente. Con las expectativas de todos, del director, del director musical y de quienes confiaron en mí para este papel. Fue muy loco porque cuando me convocaron yo intentaba hacerles entender que no soy actor, pero sí tenía muchas ganas de laburar en musicales. Lo llamativo del elenco de Casi normales es que todos somos ganadores de premios, si bien mi cara no era muy conocida, ellos buscaban a un joven que pudiera interpretar a un psiquiatra y mi perfil daba para eso. Pero me daba miedo porque el papel es serio y yo siempre hice cosas relacionadas con el humor.
¿En esa época también estabas en la radio?
Sí, estaba trabajando haciendo voces y hablando conmigo en FM TKM (Es muy temprano, de 6 a 9). Era muy cansador, llegaba con la mente realmente cansada. De todas maneras al programa lo premiaron como Revelación AM/FM. Fue muy lindo pero agotador. Tenía que decidir qué hacer, una cosa o la otra. Pero justo el programa terminó y pude arrancar con el musical.
En Velozmente trabajás con chicos, ¿qué fue lo más raro que te pasó en el programa?
Los nenes son muy auténticos, no tienen ganas de pilotearte nada; si al nene no le gustó algo te lo va a decir, no les importa nada. Lo que más me gusta de todo esto es que encuentro un espacio donde puedo volver a ser un chico. Juego a la par de ellos, me río con ellos, las grabaciones duran cuatro horas para un programa de media hora nomás. Es muy importante regular la energía y utilizar códigos que a ellos también les causen gracia. Son increíbles, hay momentos donde tengo que hacer fuerza para no tentarme, por ejemplo, estamos por grabar y siempre hay algún nene que se cuelga y lo ves mirando para cualquier lado. Además es un programa muy cuidado, trabaja un equipo de psicopedagogos muy importante, que está viendo cómo actúan y qué hacen los chicos, si hay uno enojado o que se inhibió, ellos están ahí. Somos treinta personas en total y entre ellos está Gabriel que es animador y se dedica ciento por ciento a los niños. En la última semana de junio y las últimas de julio arrancaremos a grabar la tercera temporada de Velozmente.
También estás en televisión abierta, ¿qué hacés en la nueva tira de Telefé, Qitapenas?
Me convocaron en la serie porque me vieron acá, en Casi normales. Hago el papel de Nicolás, que está enamorado perdidamente de Lola que es la hija de los Qitapenas. A su vez, ella tiene la mirada puesta en Benjamín Amadeo que es el príncipe ideal, el azul de los cuentos. Soy parte de ese triángulo amoroso y no me imaginaba haciéndolo porque no doy el papel de “langa”. Pero estoy aprendiendo muchos, soy un apasionado, no mido nada ni me asustan los desafíos.
Si tuvieras que elegir entre tus profesiones, ¿con cuál te quedarías?
Con la actuación recién estoy rompiendo el cascarón, a raíz de haber empezado a trabajar como actor hace poco, me siento muy cómodo en la locución porque soy locutor nacional hace diez años y es usar sólo la garganta, con la actuación utilizás todo el cuerpo. Disfruto el momento, como productor de Avenida Q me divertí muchísimo, aprendí mucho y fue durísimo. Con las propuestas que estoy teniendo realmente me siento cómodo actuando. No sé qué va a pasar, no sé si me voy a ir del país para trabajar afuera como conductor, me encantaría hacerlo, es una buena posibilidad sabiendo manejar el neutro, te abre muchas puertas. También estoy estudiando portugués para hacer cosas allá, en Brasil. Soy bastante intenso y me gustan los retos.
¿Qué estás leyendo?
La biografía de Tato Bores, escrita por Carlos Ulanovsky, tiene testimonios de los hijos, de los nietos de Tato. Es un libro gordísimo, supercopado.

 

En pocas palabras

• Nació en Martínez hace 32 años
• Conduce Velozmente por Discovery Kids
• Actúa en Casi Normales en el Teatro El Nacional
• Es Nicolás en la serie Qitapenas

 

dz/lr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario