Tiempo en Capital Federal

23° Max 14° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 55%
Viento: Sureste 36km/h
  • Miércoles 28 de Septiembre
    Cubierto12°   17°
  • Jueves 29 de Septiembre
    Cubierto11°   16°
  • Viernes 30 de Septiembre
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/09/2022 15:26:46
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

María Rachid: ‘Macri propone exclusión’

Reportaje a la Vicepresidenta del Inadi y candidata a legisladora porteña por el FPV.

Por Romina Calderaro
Email This Page

María de la Cruz Rachid tiene por estos días doble tarea. Por un lado, la campaña política: está cuarta en la lista de legisladores porteños del Frente para la Victoria con la que Daniel Filmus intentará desbancar a Mauricio Macri. Por otro lado, su tarea como vicepresidenta del Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) en un país que está lejos de ser un ejemplo de tolerancia y respeto a la otredad. Pese a la acumulación de responsabilidades, Rachid parece contenta: será porque desde chica sueña con ser diputada.

En la entrevista repasó varios temas: desde la gestión de Mauricio Macri hasta el momento en el que se asumió como lesbiana, pasando por su deseo de que se despenalice el aborto y su preocupación por la naturalización, entre los pobres, de las distintas formas de discriminación de las que son objeto.

¿Qué opinión le merece la campaña «Sos bienvenido», de Mauricio Macri, en la que el jefe de Gobierno parece autorizar a gente de aspecto humilde a estar en la ciudad de Buenos Aires?
Es una campaña por lo menos desacertada, porque el mensaje de bienvenida que está dando a distintas personas, que parecerían ser diversas, está sostenido desde un lugar hegemónico. No sería necesario decir ese «bienvenidos» si no hubiera un lugar hegemónico desde donde darles la bienvenida a otros diferentes. Si bien no podría decir que es claramente discriminatorio, sí puedo afirmar que es desacertado. Esa campaña del PRO me hace acordar a la frase «tengo un amigo judío». El mensaje que se lee entre líneas viene desde un lugar que suele ser discriminatorio.

¿Y usted cree que es una bienvenida genuina?
Está claro que no, porque si uno ve las políticas públicas concretas en relación a, por ejemplo, la diversidad, son todo lo contrario a lo que pretende emitir esa campaña. A propósito del Indoamericano, las propuestas del gobierno de Mauricio Macri son de exclusión: él pretende echarles la culpa a los migrantes de los problemas de vivienda que son producto de su ineficacia. Sus políticas públicas son discriminatorias. En el caso del Indoamericano, Macri relacionó la inmigración con la delincuencia. Ahora son bienvenidos.

Hablando de integración, ¿no hay pocas mujeres en las fórmulas y en las listas de la elección porteña?
La verdad es que me imaginaba una fórmula con más mujeres, es cierto, pero creo que de todas formas la propuesta del Frente para la Victoria siempre incluyó todos los temas relacionados con las mujeres. De hecho, la fórmula y la lista fueron pensadas por una mujer, que es Cristina Fernández, de modo que está garantizada la equidad en la propuesta del Frente para la Victoria.

Es la segunda vez que Mauricio Macri elige mujeres para secundarlo. ¿Qué papel cumple la mujer en el armado de Macri?
En general ellas, en ese armado, representan una mirada conservadora del lugar de las mujeres. Para mostrar la otra cara, en el Ministerio de Seguridad, a nivel nacional, tenemos a una mujer (Nilda Garré) que puede responsabilizarse de cualquier tema. Las mujeres que elige Macri no tienen militancia histórica, en algunos casos han llegado por vínculos familiares y no por historia.

A pesar de los déficit de su gestión, algunas encuestas le dan una leve ventaja a Mauricio Macri para la segunda vuelta. ¿Cree que se puede revertir?
La mayoría de las encuestas expresa un empate técnico que creo va a definirse a favor del Frente para la Victoria. El punto a favor de Macri es que muchas veces hace buenas campañas de marketing, pero que no están basadas en políticas públicas reales, en avances concretos, sino en general en mentiras, como la del adulto mayor que cuenta su historia en situación de calle. Y la gente en definitiva se da cuenta. Pensemos en el piso que debería estar garantizado en la Ciudad: salud, educación, vivienda. Son tres temas que deberían estar solucionados y no lo están. Y la Ciudad tiene los recursos para hacerlo. Si no puede ocuparse de esas tres cosas, menos va a poder garantizar seguridad, limpieza y belleza de la Ciudad. Buenos Aires tiene la posibilidad de ser una ciudad maravillosa.

¿Con qué temas está vinculado el grueso de las denuncias que llegan al Inadi?
Las denuncias que hay en la mayoría de los casos tienen que ver con migrantes, con temas de discapacidad, de obesidad, pero no sé si la mayor cantidad de denuncias indica la mayor cantidad de casos concretos de discriminación. Por ejemplo, creo que una de las discriminaciones más frecuentes es hacia las personas en situación de pobreza. Sin embargo, casi no hay denuncias. Porque está muy naturalizada. Y estamos trabajando en las denuncias que no están llegando al organismo, yendo a los barrios para generar conciencia respecto de los derechos que tienen las personas.

¿Cuán discriminatorios somos los porteños en relación con los habitantes de otras ciudades?
Depende del tema. En algunas cuestiones estamos muy mal: el tema de la migración, por ejemplo. Cuando Mauricio Macri relacionó la delincuencia con la inmigración, encendió un fósforo en un lugar donde había pólvora. Esto se vio en los foros de debate y en Facebook. Se advirtió un trasfondo de discriminación en la sociedad que francamente debería preocuparnos. Esto pasa en todo el mundo: cuando desde la política hay un problema de gestión, en general el chivo expiatorio es la inmigración. Y después, los porteños discriminamos muchísimo por la estética general de las personas: obesidad, vestimenta. Las empresas favorecen este tipo de discriminación.

¿Cuánto cambió la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario la representación social de la homosexualidad?
Yo creo que hay un camino que ya se había recorrido, por eso se vio tanto apoyo social a la ley. Y después, por supuesto, cuando el Estado emite un mensaje en el que deja de legitimar la discriminación, ayuda al tramo que todavía hay que recorrer.

Queda pendiente la despenalización del aborto. ¿Cree que se va a impulsar desde el gobierno nacional? Dicen que la presidente Cristina Fernández de Kirchner no quiere.
No sé cual es la postura que tiene la Presidenta sobre este tema, pero sí sé que éste es un gobierno nacional que se preocupa por los derechos de las personas, por los derechos de las mujeres, y estoy convencida de que vamos a poder avanzar en este tema. En lo personal, estoy a favor de la despenalización y de la legalización del aborto.

Usted ha dicho que asumir su orientación sexual fue un hecho que le cambió la vida. ¿Cómo fue esa decisión?
En aquel momento yo vivía en otro país y, en un contexto quizá de mayor libertad del que vivía acá, me permití sentir lo que sentía y vivir lo que quería vivir. Yo digo que me cambió la vida porque a partir de quebrar con un mandato tan importante como es la heterosexualidad obligatoria en esta sociedad, me permití repensar todo, cuestionarme todos los mandatos y ser una persona mucho más libre.

¿Se paga un costo alto?
En un primer momento, te diría que el 95 por ciento de los gays, lesbianas y bisexuales pasamos por un sufrimiento alto, porque hay costos que impone la sociedad por transgredir la norma. Uno pasa por momentos muy duros de sentir lo que va a perder y después se da cuenta de que hay mucho por ganar.

¿Le molestan los chistes sobre homosexuales tan extendidos en nuestra sociedad?
A mí no me molestan en particular, pero sí me doy cuenta perfectamente de que los chistes discriminatorios generan mucho dolor y mucha violencia. Esos chistes tan extendidos en nuestra sociedad terminan legitimando situaciones de discriminación y, sobre todo, en los adolescentes generan mucho temor. Cuando hay un grupo de adolescentes que hacen chistes respecto de la homosexualidad de manera permanente, si hay una persona homosexual en el grupo, le va a costar mucho más poder ser quién es. A esa edad, ese tipo de presiones son muy peligrosas.

 

27 preguntas De la A a la Z

A. Edad: 36 años.
B. Barrio donde vive: Congreso.
C. Estado civil: Soltera, pero estoy en pareja.
D. Signo: Escorpio.
E. Religión: Agnóstica.
F. Equipo de fútbol: No tengo.
G. ¿Sus hijos van a escuela pública o privada? Cuando
tenga, van a ir a la escuela pública.
H. Nivel educativo: Universitario incompleto.
I. ¿Cree en la amistad entre el hombre y la mujer? Sí.
J. ¿Qué vicio le gustaría dejar? No tengo vicios.
K. ¿Hace terapia? No, hice dos veces (seis meses en cada
oportunidad).
L. ¿Qué libro está leyendo ahora? El de Aníbal Fernández
sobre las zonceras.
M. Lugar preferido de la Ciudad: La Reserva Ecológica.
N. De chica quería ser: Diputada.
Ñ. Dibujito animado preferido: No tengo.
O. Salida nocturna favorita: Cena con amigos.
P. Comida preferida: Humita.
Q. Un defecto: Impaciencia.
R. Una virtud: Soy generosa.
S. Personaje preferido: Evita.
T. Un hecho que cambió su vida: Asumirme como
lesbiana.
U. ¿A qué hora se despierta y se acuesta? A las siete estoy arriba. Me acuesto tipo una.
V. ¿Cena en su casa? La mitad de las noches.
W. Un programa familiar: Salir con mis sobrinas.
X. ¿Tiene alguna cábala? No.
Y. ¿Cuál fue su primer trabajo y a qué edad? En Rentas
de la Ciudad, a los 18 años.
Z. Vacaciones: Piedra Blanca, en San Luis.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario