Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 56%
Viento: Suroeste 24km/h
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   19°
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

María José Gabin, del Parakultural al Cervantes

La actriz despliega su versatilidad en una obra infantil.

Por Magalí Sztejn
Email This Page

Su pequeña figura no le resta presencia en el escenario y detrás de la suavidad de su voz emerge la profundidad de sus ideas. Seguramente por su completa formación, esta actriz, bailarina y dramaturgista, que en los 80 integró el emblemático grupo del under porteño Gambas al Ajillo, hoy puede ponerse al frente de la obra infantil Marisa y Simón, en el Teatro Nacional Cervantes. María José Gabin confiesa que «fue un desafío volver a bailar después de muchos años de no hacer coreografías».

¿Cómo se aborda un espectáculo para chicos?
El hallazgo de esta obra es ubicarla en una escuela pública, que es bastante diferente de lo que habitualmente sucede. Al ser un teatro nacional, el despliegue técnico es limitado. Apela sobre todo a la creatividad. Creo que visualmente está muy bien lograda, con el clown, la música y lo coreográfico.
Yo me formé en la danza y mi expectativa era trabajar en el teatro, que es lo que más me gusta.
¿Estás alejada de la televisión por decisión propia?
Por ahí no veo grandes cosas que diga «me gustaría estar ahí». Está muy sometida al mercado. La televisión pública es una mosca blanca en este momento, después de años que no era nada.
Definiste los 80 como un momento liberador, ¿cómo definirías éste?
Es riquísimo. En primer lugar, por los debates que se están dando. En los 80 un travesti no se sentaba a la mesa de Mirtha Legrand. Ahora estamos viviendo con la Ley de Matrimonio Igualitario. La sociedad es muy amplia. Hay gente que está más cerca de la posibilidad de reflexión y otra más alejada.
Pero lo peor que puede pasar en una sociedad es que todos pensemos que basta con ser feliz. Las tensiones que se dan ocurren porque hay oposiciones, gente que tiene distintas necesidades.
¿Quiénes fueron tus referentes?
Ricardo Bartís me parece una persona muy creativa. Después hay mucha gente haciendo cosas, como Claudio Tolcachir que hace La omisión de la familia Coleman en cooperativa y dirige Agosto. Siento admiración por esa capacidad. La idea de referente tiene más que ver con aquellos actores que están interesados en hacer propuestas propias, más que los que trabajan siempre para otros.
¿Qué pasó con el conflicto que tuviste con Buenos Aires Bus -la empresa que opera el Bus Turístico-, que usó una obra de Pérez Celis, tu padre, sin pedirte autorización?
Supuestamente sacaron la imagen del bus, pero estuvo cuatros meses circulando. Los derechos de autor una tiene, justamente, derecho a defenderlos. El problema más grave es que aquellos que se erigen en cuidadosos de las instituciones son los primeros que pasan por encima de tus derechos. Me mandaron a un abogado de la empresa tercerizada y argumentaron que no sabían que había un problema familiar. Pero el problema lo tenían ellos conmigo. Usaron la imagen sin pedirme permiso y cuando yo los puse en conocimiento, no me citaron a hablar. La contestación fue sacarla de circulación. No hubo intención de llegar a un acuerdo.
¿Qué lugar ocupó tu padre?
Siempre estuvo muy cerca de mí, si bien vivía
en el exterior. Cada vez que viajaba, yo estaba haciendo una obra y venía a verme. Era mi principal fan. Traía quince amigos y los obligaba a pagar la entrada. Lo extraño porque estábamos muy cerca.
¿Vos también fuiste fan de él?

Sí, lo veía trabajar siempre con mucho apasionamiento.
Eso es una enseñanza. Era muy lindo ver cómo estaba siempre generando cosas, entusiasmado porque le había salido la posibilidad de hacer una escultura. Su obra me parece muy atractiva y lo he visto de cerca muy fuerte como influencia.

 

 

 

 

DZ/LR

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario