Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

María Cristina Brunet, una comunera muy PRO

Presidenta electa de la Junta de la Comuna 1, es partidaria a ultranza de la descentralización.

Por
Email This Page

Perteneciente al sector histórico del PRO lidera­do por Gabriela Michet­ti, María Cristina Brunet, controladora de faltas del Gobier­no de la Ciudad y presidenta elec­ta de la Junta de la Comuna 1, está enrolada en el sector de la políti­ca porteña proclive a profundi­zar la descentralización. Aboga­da recibida en la UCA, especialista en derecho civil y mediaciones, se describe como una vecina co­mún, proveniente de una familia de Lanús Oeste sin antecedentes de militancia partidaria. «Mi fami­lia era esa gente que hoy votaba a un partido y mañana podía vo­tar sin problemas a otro», comen­ta con un dejo de ternura. Esa con­dición de falta de arraigo a lo que ella denomina «vieja política» fue lo que la hizo sentirse inmediata­mente cómoda en el espacio PRO.

Cristina -prefiere que la lla­men así- tiene 60 años, es casada y madre de tres varones ya gran­des (de 30, 28 y 27 años). Crió a sus chicos en Banfield, cerca de donde vivía Sandro, pero decidió mudarse a Recoleta «por la falta de seguridad». Llegó a la política en 2002 después de haber visto a Mauricio Macri en televisión, en un programa conducido por Ma­riano Grondona, donde el empre­sario invitaba a profesionales a acompañarlo en su nuevo proyec­to político. Eran los comienzos de la Fundación Creer y Crecer.

Hasta hace poco, Brunet tuvo su estudio jurídico a pocos metros de la esquina de Rivadavia y Cerrito. Ése fue durante años su contacto directo con la Comuna 1 (San Nico­lás-Monserrat-Puerto Madero-Reti­ro-San Telmo-Constitución).

¿Qué inquietudes fue relevan­do en los diferentes barrios que integran la comuna?
El foco del trabajo va a estar pues­to primero en Constitución, que es una zona siniestra, con problemas de alta conflictividad social: ca­sas tomadas, gente ilegal, denun­cias de venta de drogas, prostitu­ción. La gente está desesperada. Vamos a hacer hincapié en la pre­vención y en solucionar el proble­ma de la ocupación indebida del espacio público. En San Nicolás, el gran problema es la basura. Vamos a trabajar para lograr la separación de residuos en origen. También te­nemos el problema de los mante­ros, que pensamos resolver consi­derando de diferente manera a los artesanos y a los que venden ma­nufacturas industriales. San Telmo, en cambio, es un buen ejemplo de convivencia entre artesanos y co­merciantes. En Puerto Madero te­nemos el problema de la basura de los restaurantes y los hoteles. Tam­bién preocupa a los vecinos que el barrio funcione como una gran playa de estacionamiento. Por eso vamos a insistir con la colocación de parquímetros. En Monserrat y en San Telmo nos importa que los colectivos dejen de circular por el casco histórico. Y en Retiro tene­mos el problema de convivencia entre la zona comprendida por la estación y la Villa 31 y la zona resi­dencial. Como tema general a to­dos los barrios de la comuna, nos preocupa el robo de las señales. Soy de volver a la vieja usanza y es­cribir con pintura flúo sobre las pa­redes los nombres de las calles.

¿Qué propuesta tiene para las villas 31 y Rodrigo Bueno?
La idea de Mauricio Macri para to­das las villas es urbanizarlas. El mo­delo son las favelas de Brasil, don­de hay de todo: luz, bancos, pasan los colectivos. Cuando se urbani­za, sin querer se trae seguridad. Éste es un terreno que le compete al gobierno central. Pero por otro lado hay un artículo en la Ley de Comunas que refiere como com­petencia comunal «todo aquello que represente la calidad de vida».

¿Qué función tendrán los con­sejos consultivos? Tal como dispone la ley, son los órganos comunales que deberían canalizar la participación vecinal.
Los consejos consultivos son la gran instancia de participación que se abre a partir de las comu­nas. En el Consejo Consultivo los vecinos tienen todas las atribucio­nes para relevar las necesidades, proponer las soluciones y marcar las prioridades. Incluso tienen que armar el anteproyecto de presu­puesto y controlar la gestión.

¿Está a favor de que las comu­nas creen sus propios cuerpos de inspectores?
Sí, porque una no puede tener el ojo en todas partes. Tampoco se le puede decir al vecino que salga a la calle a hacer inspecciones. El cuerpo de inspectores de la comu­na nos va a ayudar un montón.

¿Tuvo contacto con los demás integrantes de la Junta Comunal?
Solamente con Alejandro Szer, del Frente para la Victoria, y con Ma­ría Elvira Lavalle, de Proyecto Sur, que es una divina. Nos pusimos de acuerdo en todo, porque es aboga­da como yo. Para nosotras lo im­portante son los resultados, que la gestión sea expeditiva. Vamos a de­jar de lado el tema de la ideología. Ni yo la voy a hacer a ella del PRO ni ella me va a hacer socialista. No­sotros estamos para resolverle los problemas al vecino. Para hacer po­lítica, andá al comité o al CAP.

Brunet se refiere a los Centros de Acción Participativa, equiva­lentes PRO a los comités radicales o las unidades básicas peronistas.

Los presidentes de juntas co­munales van a reunirse con el jefe de Gobierno en los con­sejos intercomunales para co­ordinar acciones. Pero ocurre que todos los presidentes son del PRO. ¿Va a estar todo digi­tado desde arriba?
Muchos temas que importan a la comuna van a tener que sacar­se por esta vía, porque se trata de funciones concurrentes a las comu­nas y al Gobierno central. Ya tene­mos como experiencia las reunio­nes con los directores de CGPC.

Algunos presidentes de Junta son partidarios de la descen­tralización y otros no tanto.

La descentralización es la nueva for­ma de gestionar. A partir de ahora, la gestión que no descentralice va a hacer agua. El éxito va a estar en poder responder a los vecinos. In­cluso hay mucha gente que por dis­tintas cuestiones no puede ir a las reuniones de Consejo Consultivo. Esa gente no puede quedarse sin ser escuchada. Mi idea es seguir ha­ciendo lo mismo que en campaña: voy a seguir tocando timbres.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario