Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sureste 38km/h
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto13°   17°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Maravilla Martínez: ‘Los combates siempre terminan con un abrazo’

El boxeador que le arrebató el Olimpia de Oro a Messi se prepara para defender su corona internacional en Buenos Aires, con estadio lleno. 

Por Alejandro Duchini
Email This Page
maravilla martinez maravilla martinez

Es desde hace unos años el boxeador del momento. La pasión que genera en el país Sergio “Maravilla” Martínez se ve reflejada en la intensa venta de las entradas para la pelea del sábado 27 de abril ante el inglés Martin “Power” Murray. Los importes van desde los 100 hasta los 5.000 pesos. Durante 2012, “Maravilla” causó una revolución cuando le ganó en Las Vegas a Julio César Chávez Jr. por el título mediano del Consejo Mundial de Boxeo. Fue como en los tiempos de Carlos Monzón, cuando el ring seducía a las celebridades del mundo del espectáculo. Un mundo que a Sergio Martínez no lo asusta. Tanto que no tuvo problemas en bailar en el programa de Marcelo Tinellli. En diciembre del año pasado, Martínez recibió el Olimpia de Oro, el más importante galardón que entrega el periodismo deportivo nacional. Y le ganó nada menos que a Lionel Messi. Su sueño era pelear en la cancha de River, el club de sus amores. Pero esta vez le toca defender el título en el estadio de Vélez. Lo de River, ya se verá.
Una historia que comenzó en 2001, cuando fue a probar suerte a España. Sólo llevaba un bolso y un papelito con el número de teléfono de Pablo Sarmiento, quien hoy es su entrenador. Indocumentado, se las arregló para crecer en el boxeo. Y desde allí saltó a la gran vidriera del ring internacional, en California, Estados Unidos. Ahora vive en Madrid y pasa algunos meses del año en su casa de California.
Salió una biografía tuya que dice que le tenés miedo al agua. Es llamativo que eso le pase al campeón del mundo.
Ja, ja… La verdad es que le tengo pánico al agua. No es que no sepa nadar. Pero en California hago un entrenamiento sobre el agua que me da terror. Y me caí algunas veces. Son dos horas en las que de verdad sufro mucho.
¿Qué extrañás de tu país?
Quilmes. Cada vez extraño más. Me gustaría ir para estar con mi mamá, Susana.
Imaginate que tenés un día libre para hacer lo que quieras, donde quieras. ¿Qué harías?
Aprovecharía para tomar unos mates en mi viejo barrio. Porque los mates se asocian más que nada a la compañía. Como en Madrid estoy solo, se hace difícil. Por eso creo que en España hay más cafeterías.
Estás luchando contra el bullying e hiciste mucho por defender a una adolescente que lo padecía, Monique McLain. ¿Qué mensaje darías a los chicos?
Más que a los chicos, el mensaje tiene que ser para los grandes, porque esos temas empiezan en las casas. Pediría a los padres que enseñen a sus hijos buenos valores.
¿Sabés cómo está Monique?
Mejor. La ayudó muchísimo hacer boxeo, deporte. Si no me equivoco, tiene dos combates hechos. Y volvió al colegio. Hay un grupo de psicólogos trabajando con ella. Pero el boxeo le sirvió para levantarle la autoestima. Ojalá siga boxeando porque eso es positivo para su vida.
¿Por qué recomendás el deporte como forma de vida?
Porque al hacer un deporte, el cuerpo va a estar más sano. Luego se pasa al cuidado físico. Y además se genera compañerismo, que en otras situaciones no es tan común. Compartir deportes de equipo sirve para insertarse mejor en la sociedad. Y el boxeo es extraño porque hay intercambio de golpes, pero los combates siempre terminan de la misma manera: con un abrazo entre los boxeadores.
¿Por qué se abrazan?
El abrazo es porque se termina de trabajar. Lo primero que decimos al rival es “gracias”. Es muy bonito haber compartido toda una experiencia de un combate.
¿Seguís llorando después de cada pelea?
Sí, porque después de haber trabajado tantas semanas, tan duro, de algún modo uno tiene que sacar afuera lo que vivió.
Solés hablar de la pasión por vivir. ¿De dónde te viene eso?
No sé. Supongo que de los genes. Si mis padres no hubiesen sido así, sería de otra manera.
Aunque te va bien en el boxeo y tenés otros ingresos, ¿no temés terminar pobre, como otros colegas?
También hay muchas historias de boxeadores que tuvieron finales felices. En lo personal, no me gustaría volver al sitio en el que comencé. Tampoco quiero enloquecer por ganar más o menos dinero.
El 27 vas a pelear con Murray ante una multitud en Vélez. ¿Qué sentís frente a eso?
Pelear en mi país es el desafío más grande de mi carrera pugilística. Y probablemente será también la aventura más grande que pueda tener en mi vida a nivel personal.

 

En pocas palabras

• Nació el 21 de febrero de 1975.
• Hincha de River.
• Fue obrero metalúrgico.
• Jugó al fútbol hasta los 20 años.

 

dz/lr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario