Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 78%
Viento: Oeste 18km/h
  • Sábado 13 de Agosto
    Cubierto13°   17°
  • Domingo 14 de Agosto
    Cubierto13°   19°
  • Lunes 15 de Agosto
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 12/08/2022 11:45:28
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Mara Brawer: ‘La política macrista es el achicamiento del Estado’

Reportaje a la diputada nacional por el Frente para la Victoria.

Por Romina Calderaro
Email This Page

Mara Brawer es diputada por primera vez en su vida. Entró el año pasado en la lista del Frente para la Victoria y está fascinada con su nuevo rol. Psicóloga especializada en resolución de conflictos, fue subsecretaria de Educación de la Ciudad, coordinadora del Área de Construcción de Ciudadanía en las Escuelas e intregrante del Observatorio de Violencia Escolar del Ministerio de Educación de la Nación. La diputada critica con vehemencia la gestión de Mauricio Macri y, respecto de la política educativa del ministro Esteban Bullrich, asegura que sigue la línea general de la gestión del líder PRO: achicar el Estado y subsidiar el sector privado. Sobre el traspaso del subte, sostiene que el jefe de Gobierno porteño está «especulando». Brawer todavía no presentó ningún proyecto de ley, pero logró que se apruebe una declaración que derivó en la implementación de cambios en el diccionario Pequeño Larousse Ilustrado. Los detalles, en la siguiente entrevista con Diario Z.

Usted es diputada por primera vez en su vida. ¿Qué se siente?
Es mi primera experiencia legislativa en general porque sólo había estado unos meses como asesora de Daniel Filmus en el Senado. Siempre estuve en el Ejecutivo, ocupando cargos o asesorando. La verdad es que me resulta una tarea apasionante, porque gestionando estás en el día a día de la emergencia. La tarea legislativa tiene mucho más de estudio, de investigación y de debate, y a mí me encanta estudiar, entender las lógicas que subyacen detrás de los proyectos de ley, saber qué derechos se están tutelando. Estudiar y discutir con los asesores y con los colegas también me encanta, sobre todo en un año legislativo muy intenso.

¿Qué opinión le merece la discusión entre Ciudad y Nación respecto del subte?
Estoy asombrada de que la autonomía de la Ciudad haya que discutirla con el Gobierno de la Ciudad, que se está limitando en su capacidad de ampliar sus facultades. Algunos dicen que Mauricio Macri se asustó de lo que significa tener a cargo un servicio público en el que se movilizan tantas personas. Yo creo que es mera especulación política: que no hay vocación de gobernar o es una vocación distinta de la que tenemos nosotros, que es resolver conflictos, trabajar por el bien común. Si él piensa que es andar en patineta, que no genera ningún inconveniente, se equivoca. El que hace se equivoca, tiene inconvenientes, debe replanificar. El gobierno nacional no está transfiriendo un hospital, en el que al mes siguiente hay que pagar los sueldos. La política de subsidios es una política contingente que se tiene que ir transformando. No tienen un problema de plata: entre 2009 y 2010 subejecutaron mil doscientos millones de pesos. Prometieron diez kilómetros de subte por año y no los hicieron ni en los cuatro años.

Macri devolvió los subtes después de la tragedia de Once. Hace una analogía entre lo que pasó en el tren y lo que podría pasar en el subte.
Pero es falso, claramente falso. Si no, lo primero que hubiera hecho Macri es mostrar las denuncias que demuestren que los subtes están rotos. Las denuncias que hay son todas de higiene. Si después de firmar hubieran encontrado cien denuncias de que los frenos no andan, las habrían sacado a relucir.

¿Cómo termina esto?
La verdad es que no sé. Si se judicializa (la mayoría de los miembros de la Corte Suprema sigue la línea de no considerar a la Ciudad una provincia), daría la impresión de que, si llega al máximo tribunal, va a hacer ante todo el camino corriente. Nosotros esperamos que la resolución sea política. Y no hay ninguna señal de Macri porque está especulando. Alguien le debe haber dicho que le da mejor posicionamiento estar en esta disputa. El otro día escuché en una radio a un funcionario del gobierno de Macri decir: «Nos quieren transferir los negocios que no dan ganancias». No es un negocio y no tiene que dar ganancias: es un servicio público. Suponer que gobernar es hacer negocios y no tener conflictos es un error. Con el subte, Macri está especulando porque debe creer que esta postura le conviene.

Pero si él quiere ser presidente de la Argentina en 2015 está todos los días hablando de un tema que no le atañe a ningún vecino más allá de la General Paz. Es rara la estrategia.
Cuando hablo con los diputados del interior del país me doy cuenta de que viven como algo muy injusto tener que pagar las líneas de colectivos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y nosotros los porteños tenemos que saber que ser autónomos también nos genera responsabilidades.

Macri dice que el gobierno nacional le tiró el subte por la cabeza de un día para el otro.
Él es el que firmó el acta. Empezó a ejecutarla, aumentó la tarifa un 127 por ciento. Tiene que hacerse cargo.

Usted impulsó la aprobación de una declaración para que en la definición de los términos «gitanada» y «judiada» sea modificada por la Real Academia Española y el Larousse y se aclare que son términos discriminatorios. ¿Cómo siguió esa historia?
Tuvimos respuesta: nos mandó una nota el director del Larousse de México diciendo que en la edición del próximo año del Pequeño Larousse van a aclarar que son términos discriminatorios. Estamos estudiando cómo esto se puede convertir en ley porque los diccionarios no se hacen en la Argentina. También les pedí que revisen otros términos como «mexicaneada» que poca gracia les debe hacer a los mexicanos. El tema no es que no se defina el término, sino que se aclare que es discriminatorio.

¿Qué opinión le merece la política educativa que impulsa Esteban Bullrich?
La política educativa del macrismo es similar a lo que es su política en general: una política de achicamiento del Estado. Por eso cada vez aumentan más los subsidios a escuelas privadas y constantemente está achicando la escuela pública. La discusión por el cierre de grados es muy importante: fui funcionaria y sé que a veces pasa que te terminás encontrando con que hay una división de cinco alumnos. No puedo hacer una consigna universal «no al cierre». Los temas hay que estudiarlos y tiene que haber un acuerdo con una mirada pedagógica para establecer cuál es el mínimo de alumnos que tiene que tener un aula. Lo mismo pasó con las juntas de clasificación, había que hacer algo, pero algo estudiado y consensuado con los gremios.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario