Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 69%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 14 de Abril
    Despejado17°   21°
  • Jueves 15 de Abril
    Despejado18°   22°
  • Viernes 16 de Abril
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Manuel Belgrano, educador y soldado

El Bicentenario invita a revisitar la historia de la Ciudad.

Por victoria-camarasa
Email This Page

El creador de la bandera nació el 3 de junio de 1770 en la misma casona fa­miliar donde, 50 años después, dejó la vida. Quedaba a pocos metros del con­vento de Santo Domingo. Manuel fue el cuar­to hijo de trece hermanos. La madre, Jo­sefa González Caseros, era criolla, y el padre, Domingo Belgrano y Peri, era un comerciante italiano emigrado primero a Cádiz y luego a Améri­ca, que se radicó en Buenos Ai­res en 1751.

Belgrano estudió en el Colegio de San Carlos y luego en la universidades de Salamanca y Vallado­lid (España). Se recibió de abogado y en 1794, ya de vuelta en Buenos Aires, asumió con sólo 23 años como primer secretario del Consulado. En 1806 durante las Invasiones Inglesas, se in­corporó a las milicias criollas.

Desde sus inicios, Belgrano fue un gran pensador, enérgico defensor de la educación y la enseñanza de oficios. Creó escuelas de Dibujo, de Matemáticas y Náutica. Pero también supo ha­cerse cargo de la defensa de la patria con una fuerte participación militar. La expedición al Paraguay y la jefa­tura del Ejército del Norte son sólo algunos ejemplos.

Sufrió importantes derrotas que le costaron, inclu­so, un procesamiento por parte del gobierno central, incapaz de reconocer sus logros. Afortunadamente, los testimonios recogidos pudieron demostrar su implacable desempe­ño y conducta, por lo que fue absuelto en agosto de 1811.
También consiguió importantes triunfos en las batallas de Tucumán y Salta que hicieron que se le otorgara un premio de 40 mil pesos oro, que él decidió destinar a la construcción de escuelas públicas en Tarija, Jujuy, Tucumán y Santiago del Es­tero. El dinero donado por Belgrano, lamentablemente, no cumplió su objetivo y fue destinado por los sucesivos go­biernos a otros efectos. En 1816, participó del Congreso de Tucumán.

Belgrano murió olvidado, el 20 de junio 1820, el día que ha quedado en la historia como «de los tres gobernado­res». Buenos Aires estaba atravesada por la guerra ci­vil entre unitarios y federales. Sólo un periódico, El Despertador Teofilantrópico, se refirió a su muer­te: «Triste funeral, pobre y sombrío, que se hizo en una iglesia junto al río, en esta capital al ciudadano, brigadier general Manuel Belgra­no», escribió el sacerdote Castañeda. Ha­bía muerto en la extrema pobreza, al pun­to que le pagó a su médico, el escocés Redhead, con su reloj de bolsillo. El már­mol de la cómoda de su hermano Miguel se usó como lápida. Fue sepultado con el hábito de los dominicos.

Recién un año más tarde, el 29 de julio de 1821, el gobernador Martín Rodríguez resolvió con­memorar la muerte del patrio­ta con un funeral cívico. Los comercios fueron cerrados, la gente se concentró en la Pla­za Mayor y el Fuerte de Bue­nos Aires disparó una salva de cañones. Ala noche si­guiente, la actriz Ana Ma­ría Campomanes dedicó la función en el Teatro Coliseo «al ilustre porte­ño general don Manuel Belgrano». También se estrenó una obra patriótica La batalla de Tucumán, que siguiendo el estilo neoclá­sico de la época, mostraba a Belgrano compartiendo el Olimpo con los dioses griegos.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario