Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 63%
Viento: Suroeste 12km/h
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto12°   15°
  • Miércoles 19 de Mayo
    Cubierto12°   15°
  • Jueves 20 de Mayo
    Cubierto13°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Malena Guinzburg: “No alcanza con ser gracioso, hay que trabajar”

Radio, teatro, televisión, stand up. La hija del inolvidable Jorge Guinzburg se ha ganado con su talento para el humor un lugar en la escena local.

Por Hernán Rizzone
Email This Page
malena_ginzburg

Ella es una mujer que se encuentra a full en cuanto a sus actividades laborales. Hace ya varias temporadas, a diario le impregna humor al ciclo Sarasa que conduce Ronnie Arias y se emite por la tar­de en FM 100. Después, los fines de semana, continúa haciendo reír, pero en el Complejo La Plaza con la obra de stand up Más canchero junto Pablo Fábregas, Diego Scott, Fernando Sanjiao. Y los domin­gos aparece en un rol humorís­tico en la pantalla del 13.

La chica no para un mi­nuto, al igual que su padre el recordado genio del hu­mor Jorge Guinzburg. Mal­ena heredó del pequeño gi­gante del humor la pasión y el amor por aquello que realiza cada día. Minutos an­tes de ingresar a Radio Mitre Malena se tomó un café en un bar aledaño a Diario Z. Por su­puesto que todas sus pasiones afloraron en la pequeña mesa de la cafetería. Así se habló de radio, teatro –más preci­samente stand up–, tele­visión, entre otras cosas.

¿Alguna vez pensaste en tener otra profesión que no fuera la de humorista?

En algún momento se me cruzó por la cabeza estudiar antropología pero era más bien una crisis voca­cional. En general mis gustos tenían que ver con la cuestión artística.

¿Qué proyectos laborales te­nés en mente que todavía no pudiste concretar?

Salvo posar para Playboy cualquier cosa (dice mientras sonríe). En serio, estoy muy abierta a probar y me aburro cuando hago mucho tiem­po lo mismo. Entonces, siempre apunto a buscar otros horizontes.

Hace tiempo que el stand up funciona bien en Buenos Aires. ¿Es un género que llegó para quedarse o es una simple moda?

Muchos lo hacen y después lo aban­donarán. Enton­ces, quedarán los mejores del género. Me parece que hoy en día hay muchos que llevan a cabo el stand up y eso permite que mu­cha gente lo conozca.

Siendo, como sos, una espe­cialista en stand up, ¿qué debe tener alguien que desea abor­dar ese estilo teatral?

(Piensa unos segundos). No alcan­za con ser gracioso. Más que nada hay que trabajar. Después se verá si podés ser más o menos gracio­so. Me gusta el stand up cuando es muy auténtico y está proba­do que cuanto más verdadero es uno, mejor le va a ir.

¿Nunca se te cru­zó por la cabeza ser docente de stand up?

Me gusta y las veces que brin­dé un taller es­tuvo ligado a la oratoria, a pedi­do de empre­sas que buscaron mejorar estas cuestiones para sus empleados. La docencia me gusta y no está descartada.

¿El epicentro del stand up por­teño es el Complejo La Plaza?

Sí, es verdad.

En cuanto a tu obra Más can­chero. ¿Qué podés contarnos?

Estamos muy bien porque hace tiempo que seguimos en cartel y llenamos todos los fines de sema­na a pesar de que nos presenta­mos los viernes a la medianoche y los sábados a las 0.30. Y son ho­rarios bastante duros. La verdad que me pone muy feliz y el espec­táculo anda de maravillas. Incluso, íbamos a comenzar con otra pro­puesta humorística pero al irnos tan bien, decidimos seguir en car­tel con Más canchero.

Igualmente estás por hacer un infantil.

Sí, en vacaciones de invierno haré una obra que probablemente se llamará Cancherito. Ya esta­mos ensayando pero to­davía no está definido el título. La obra muestra a un escritor de una puesta infantil que no encuentra el final. Entonces, los personajes se escapan para convencerlo de que concluya el cuento. Me encanta trabajar para los chicos.

Cambiando de tema e ingre­sando en el mundo de la ra­dio. El ciclo Sarasa en los últi­mos tiempos ha tenido varios cambios a raíz de los proble­mas en la voz, que por suer­te ya superó, Ronnie Arias. ¿Cómo lo viviste?

Sí, desde octubre del año pasa­do Ronnie estuvo con problemas vocales y por varios meses no le permitieron trabajar. El equipo lo bancó. Teníamos que seguir ade­lante pero siempre con la cabe­za puesta en la salud de nuestro conductor y amigo. Por suerte ya han pasado algunos colegas que nos ayudaron mucho como Bebe Sanzo, Mariano Peluffo, Maju Lo­zano, entre otros. Ahora Ronnie ya mejoró y anda muy bien.

¿Cuál es tu usina? ¿De dónde sacás material para trasladar­lo al humor?

De la vida misma. Igualmente in­ternet me ayuda a tener una idea de ciertas cosas.

¿Cómo es hacer humor para un artista cuando no está en un buen día?

Es difícil, porque cuesta. Pero hay que salir adelante a todo instan­te dado que hay que entretener a la gente. Igual en radio se dicen muchas cosas con lo cual se blan­quea todo.

Ahora estás con Jorge Lanata como su medical trainner, en un rol humorístico.

Sí. Es un papel pequeño al principio del programa que en cada sema­na reto a Lanata dado que hago de alguien que in­tenta cuidarlo. Es una jugada rara, porque entien­do que estoy en un lugar contro­versial, pero me lo propuso Diego Scott quien tra­baja ahí y además hacemos teatro juntos.

¿Al estar en un programa así sentís que estás en medio del fuego cru­zado entre dos reali­dades políticas y me­diáticas?

(Risas) Es parte de mi trabajo. Yo nada tengo que ver con la parte política. Además entiendo donde me estoy metiendo.

¿Tu padre con tantos años de experiencia, qué te aconseja­ba en la faz laboral?

No tengo un consejo en especial de mi papá. Él era una máquina de trabajar y un apasionado de aquello que hacía todos los días.

¿Sos igual a él en ese aspecto?

Sí, totalmente, él era un apasiona­do de su trabajo y de su familia.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario