Tiempo en Capital Federal

14° Max 9° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 48%
Viento: Sureste 20km/h
  • Martes 22 de Septiembre
    Cubierto10°   17°
  • Miércoles 23 de Septiembre
    Cubierto13°   18°
  • Jueves 24 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Mal olor en la Línea D

Las filtraciones en los túneles son una amenaza latente y afectan el servicio.

Por Karin Miller
Email This Page
Las filtraciones en los túneles son una amenaza latente y afectan el servicio. Las filtraciones en los túneles son una amenaza latente y afectan el servicio.

Viajar en subte es, habitualmente, una experiencia en la que se combinan el amontonamiento y el calor. Pero para los pasajeros de la Línea D se ha sumado otro factor desagradable: en la estación Callao y alrededores se percibe un fuerte olor a cloaca. Diario Z recorrió los túneles en compañía del delegado Joaquín García y otros trabajadores. García afirma que el origen del olor fétido es que “desde hace años que no hay arreglos importantes en relación a las filtraciones de agua que se producen en el túnel. Lo único que hace la empresa es poner una chapa acanalada y el agua cae hacia los costados”. Desde Palermo hasta Catedral, en las paredes y en el techo del túnel se ven chapas de distinto tamaño. Sectores del piso tiene agua; también se ve basura acumulada alrededor. García asegura: “El pasillo está mojado constantemente, algo que es complicado porque cuando hay algún problema y se corta la luz, la gente tiene que caminar por el agua podrida”.

Si fuera sólo mal olor, no sería tan grave, pero cuando llueve, en pocas horas se anegan los túneles y se debe interrumpir el servicio. “Si el agua llega a cubrir lo que se llama el martillo, que es la parte superior de la vía, hay riesgo eléctrico. Arriba están las catenarias, la línea aérea, y corren por ahí 3.500 voltios. Eso lo toma el tren con un pantógrafo y hace masa con las vías. Es como una heladera enchufada cuando se inunda una casa.”

Para resolver la situación, García dice que “es necesario cortar la filtración de fondo y evitar que llegue el agua adentro del túnel. Algunas de las filtraciones pueden ser de napas, pero las que son cloacales son caños que están rotos. Es algo que demanda cierta inversión y que puede involucrar a otras empresas. A AySA, por ejemplo”.

Otro problema es que los vidrios de los coches se ensucian con el agua, los limpiaparabrisas no funcionan y los conductores pierden visibilidad. Para los guardas que tienen que asomarse por las ventanillas, es común que el agua sucia les salpique la cara. “Si te cae en el ojo, te garantiza conjuntivitis durante un mes”, dice García.

“La empresa tiene obligación de revisar todo, porque puede ser peligroso. Antes arreglaban ellos, ahora directamente lo derivan. El año pasado ni siquiera había mantenimiento de los trenes, por lo que con el tema de las filtraciones el arreglo era obviamente inexistente”, dice García. Debido a las dudas acerca de quién iba a hacerse cargo del servicio, en 2012 Metrovías no invirtió. En lo que va de 2013, asegura, la empresa “hizo un lavado de cara general en las estaciones porque está en tela de juicio su concesión. Por ejemplo, pintaron y pusieron más luces en Tribunales, que siempre fue muy oscura. Pero las dos semanas ya se veía la humedad otra vez. Y en el túnel, que nadie ve, no hacen trabajos”, sostiene García. Mientras esto no cambie, el mal olor persistirá.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario