Tiempo en Capital Federal

15° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 92%
Viento: Suroeste 13km/h
  • Lunes 26 de Julio
    Despejado  14°
  • Martes 27 de Julio
    Despejado  10°
  • Miércoles 28 de Julio
    Parcialmente nuboso con lluvias  9°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Magdalena Aicega: “Nos faltó suerte para ganar el oro”

Alejada de Las Leonas pero en plena actividad, la defensora repasa su carrera, valora la evolución del hockey nacional y habla del futuro.

Por Matías Navarro García
Email This Page
magdalena_aicega

Cuando uno piensa en Las Leonas, automáticamente se le viene a la mente un grupo de referentes con Luciana Aymar, Vanina Oneto y, principalmente, Magdalena Aicega a la cabeza. Capitana y líder de la mejor Selección argentina de hockey femenino de la historia, “Magui” aceptó dialogar con Diario Z después del entrenamiento de Belgrano Athletic.

Las Leonas surgieron en el 2000 y perduraron. ¿Por qué creés que la gente se encariñó tanto con ustedes?
Lo importante fue haber cambiado la mentalidad de un grupo. Si bien el hockey venía trayendo buenos resultados desde antes, se modificó el pensamiento a partir del Mundial ’98. Lo significativo fue el grupo, que tenía mucha mística, y a través de valores y objetivos muy claros que nos planteó un gran cuerpo técnico encabezado por Cachito Vigil, logramos un montón de cosas.

¿Y qué les faltó hasta ahora para obtener la medalla de oro en los Juegos Olímpicos?
En cualquier torneo uno necesita un 100% de todo, tanto lo técnico, lo táctico, lo físico, lo mental… y también suerte. A veces tuvimos todo eso, pero no en los Juegos Olímpicos. Ojalá se pueda, pero una tiene que estar satisfecha con todo lo que hizo Argentina en los últimos años. No nos tocó ganar este título, pero trajimos un montón de otros torneos, y jugamos finales olímpicas.

¿Cómo ves la evolución de los clubes luego de Las Leonas?
Mejoró muchísimo. Ahora, al tener selecciones menores, hay muchas chicas que están entrenando y van teniendo roce internacional, lo que levanta mucho el nivel. Y, claro, se sumaron muchas mujeres y varones a partir de la explosión nuestra. Eso sí, en cuanto a la popularidad, creció muy poco. Uno abre el diario del domingo y solamente ve un cuadradito con los resultados, pero si jugaron Las Leonas seguro hay una doble página dedicado a eso. En comparación a otros países, el hockey metropolitano de Argentina viene segundo a nivel mundial, sólo detrás de Holanda, que tiene una mayor infraestructura, pero en cuanto a popularidad quedó muy relegado.

¿Nunca te picó el bichito de ir a jugar afuera?
Circunstancialmente estuve en Italia, que tiene un nivel malo, pero porque mi marido estaba jugando al rugby allá. No había una diferencia económica tan grande entre quedarte o irte, pero perdías tu lugar en el día a día. Si hubiera estado la posibilidad de haber hecho una diferencia económica todavía, pero eso no pasaba. Ahora, con los apoyos del ENARD, pasa menos. Por eso hoy muchas jugadoras que se quedan acá.

Cuando arrancaste, no contaban con ese apoyo económico…
Eran otros momentos, todo va mejorando y creciendo. Cuando empecé, entrenaba en las canchitas de Marangoni, y si hoy tenés que hacerlo en una que no sea de césped sintético, no vas a poder competir con los mejores del mundo. Aunque fuimos y somos amateurs, siempre nos preparamos como profesionales. De hecho, muchas jugadoras tenían que trabajar y estudiar a la par. Fuimos de a poco obteniendo becas, sponsors, ese tipo de cosas… Si hoy el hockey deja de contar con eso, ahí sí sería una derrota importante.

¿Qué fue lo más lindo que te dejaron Las Leonas?
Sin dudas, todo lo que me tocó vivir en el grupo, no sólo en cuanto a los partidos y la adrenalina, que es por lo que uno juega y lo que más se disfruta, sino por mis amigas. Por ejemplo, Mariana Díaz Oliva es la madrina de mi hija. Formamos un lindo grupo que hoy todavía se sigue viendo.Cuando tomé la decisión de retirarme fue porque sabía que en algún momento tenía que hacerlo, y quería tratar de dejar al hockey antes de que me deje a mí. Estuve 16 años jugando en la Selección, y una también busca otras cosas, que las termina relegando por estar en el alto rendimiento. Tardé un año y medio para decidirme, pero quería irme disfrutando el hockey, y así fue. Hoy me gusta verlo, y obviamente lo extraño, me gustaría volver a jugar, pero estoy en otra etapa.

Seguís jugando, ¿te ves como entrenadora?
Por supuesto. Creo que cuando no juegue más me dedicaré a eso, por lo menos en las divisiones inferiores. Hace tres años que vengo diciendo que no sé qué haré el año siguiente, y la verdad es que tampoco lo pienso mucho. Va a ser lo que sea, lo que uno tenga ganas en ese momento… por ahora pienso en la radio y en cuidar a los nenes.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario