Tiempo en Capital Federal

19° Max 10° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 54%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Martes 29 de Septiembre
    Despejado13°   19°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Despejado15°   23°
  • Jueves 1 de Octubre
    Parcialmente nuboso12°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Macri presidente: no gobierna, pero ya castiga

De los anuncios sobre devaluación, retenciones y levantamiento del “cepo al dólar” a las expectativas inflacionarias. El nuevo gabinete. La retirada mansa del kicrhnerismo. La incógnita CFK: ¿quiere sostenerse al frente del peronismo o del FpV?

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
macri650

Éste es el extraño caso del presidente electo, pero no en ejercicio, que ya gobierna. Y que pega duro. Mauricio Macri supo cuidarse en el último tramo de su campaña –muy profesional– asegurando que nada de lo ganado en el ciclo kirchnerista iba a perderse, que su consigna era Pobreza Cero, que la presunta “campaña del miedo” desatada desde el campo adversario oscilaba entre el terrorismo y la idiotez. Pero antes de eso sus declaraciones sobre el dólar, la devaluación y el llamado cepo cambiario ya habían desatado una expectativa importante en la City, entre los formadores de precios y en la sociedad misma. Se sabe que fueron mucho más francos sus economistas y que el PRO decidió durante la campaña dejarlos en una más que cautelosa hibernación.

La cuestión es que alcanzó con las declaraciones de Macri y de sus economistas para que la expectativa inflacionaria se convirtiera en realidad pura –esto es la Argentina– y dura. Desde hace un mes lo sabe –y lo padece– cualquier lector de este medio que vaya al supermercado. El precio de la harina trepó a lo pavo, lo mismo que otros alimentos, lo mismo que los insumos difundidos.

Hay mercadería que sencillamente no se entrega. La soja incluida. Caramba: el inminente ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, hombre de la Sociedad Rural, Ricardo Buryaile, obtendrá pingües beneficios cuando entregue su soja o lo que haya cosechado.

Por si las moscas: a eso no se le llama corrupción, se lo llama mercado.

La inflación ya está entre nosotros, redoblada. ¿Recuerdan a la nominada ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, leyendo cada mes la inflación inverosímil medida por consultoras privadas?

Anécdota personal del que escribe. Con la idea de viajar a Esquel este verano, este columnista vio ciertos precios anunciados en la web de Aerolíneas. Cuando fue a Aerolíneas, el precio ya era el doble.

Sin desanimarse, el cronista se dirigió a la Terminal de Ómnibus de Retiro. Pero no sólo la tarifa anunciada en internet ya estaba incrementada sino que no se vendían pasajes para enero “porque no está cargado el sistema”.

Remarcadores Argentinos SA difícilmente deje de aumentar sistemáticamente los precios haya devaluación en uno o dos tramos. Se sabe que lo mismo sucederá con las tarifas del gas y la electricidad.

Hay un posteo ocurrente en Facebook: el macrismo anunció que no se aplicará el tarifazo para dos millones de pobres. ¿Pero no era que las mediciones de la oposición daban que tenemos 14 millones de pobres?

Empresarios a los que les interesa el país

Macri aún no gobierna y ya le metió un severo palazo a la capacidad adquisitiva de trabajadores y clases medias. El suyo es un gabinete de empresarios. La nombrada canciller Susana Malcorra, aunque con una trayectoria interesante, se encargó de despedir a cientos de telefónicos desde su puesto jerárquico en Telecom. Isela Contantini, en viaje de General Motors a Aerolíneas Argentinas, se jacta de ser “agresiva”. “Me encantan los conflictos y las peleas. Son las mejores formas de crecer”, dijo con cierta coquetería.

Quien será ministro de Energía, Juan José Aranguren, ¿ex? Shell, siempre fue el primero en subir precios y torpedear la política energética del kirchnerismo.

Peor es el prontuario de los ministros del gabinete económico ligados al mundo financiero.

Retirada mansa

Salvo palabras sueltas presidenciales, el kirchnerismo está en una retirada mansa, algo triste, ¿introspectiva o sólo callada? Poniendo mucha distancia quien escribe entiende que tras doce años de gobierno y enfrentamiento con sectores poderosísimos –económicos, mediáticos, del Poder Judicial– no está nada mal haber perdido las elecciones por menos de tres puntos.

Pero la retirada es rara, ordenada, silenciosa. Y por ahora (solamente por ahora) con la virtud de que no hayan surgido choques feroces. Los ministros, los referentes K, no han dicho prácticamente una sola palabra de balance. Daniel Scioli se bancó la campaña bastante bien, con mucha fortaleza, no sabemos si algo solo por decisión del kirchnerismo, por indecisión, por falta de estrategias.

Cristina se va dejando algunas de las incertidumbres con que nos mantuvo estos años, aunque sí dio a entender y pidió que la transición sea tranquila y que la oposición no debe hacer una tarea destructiva como la que ella padeció. Pero lo importante: ¿quiere sostenerse al frente del peronismo o del FPV? ¿El PJ le seguirá interesando tan poco como, con idas y venidas, le interesó en los últimos años? ¿Aspira a liderar la oposición o a ser candidata en 2019?

En la propia tropa, en ese marco de incertidumbre, pasan cosas raras. Sordos pases de facturas entre agrupaciones y una llamativa división entre las orgánicas presuntas y los autoconvocados, que dieron mucho de sí en el tramo final de la campaña electoral.

Las orgánicas hasta ahora llaman a despedir a Cristina el mismo día de la asunción de Macri. Con buenas y prudentes razones, los autoconvocados dicen que sea el 9, para evitar violencia o provocaciones. En este país, “la grieta” no sólo persiste sino que anda ensanchada. Un solo grito o trompada echada al aire puede enturbiar la asunción de Macri, democráticamente electo, y que, de nuevo, el kirchnerismo quede como la parte agresora.

¿Revolución de la Alegría? Los ánimos siguen caldeados. Y si es por grietas o por brechas, lo que viene –con pérdidas severas para lo que no tienen cómo defenderse– pinta más que preocupante.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario