Tiempo en Capital Federal

24° Max 11° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Sureste 27km/h
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado17°   29°
  • Martes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso19°   31°
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Macri prepara la tijera y busca un impuestazo

El panorama financiero para 2010 anuncia un recorte en obras públicas y un incremento de impuestos.

Por Paula Mendoza
Email This Page

Ahogado por la falta de fondos, apela a la oposición para reali­zar una reforma tri­butaria para que suba el ABL pero se niega a gravar las opera­ciones financieras y los grandes capitales. Apesar de los proble­mas presupuestarios, aumen­tó la planta política en un 40% y permitirá incrementos para las empresas contratistas. Para 2010 habrá recortes en obras y la deuda pública porteña subi­rá. Las alarmantes subejecucio­nes en obras para hospitales y escuelas.

La Ciudad, al igual que mu­chas provincias, atraviesa gra­ves problemas presupuestarios para realizar obras de in­fraestructura y mantener las más de 700 escuelas y los 33 hospitales que tiene la Capital. En este contexto, según el Presu­puesto 2010, que prevé un gasto total de $17.457,8 millones, con respecto al 2009 el gobierno de Mauricio Macri recortó las par­tidas para obras, como mínimo, en un 42% (cerca de $1.000 mi­llones menos). La cifra segura­mente será más alta a fin de año ya que esa previsión no toma en cuenta un incremento de costos por inflación.

De ese monto total, $8.787 millones, que representan el 50,33% del gasto, correspon­den solamente a salarios de toda la administración pública: docentes, médicos y municipales de todas las áreas.

Y sólo el nuevo contrato para la recolección de residuos pasa­rá de $1.050 millones previstos a $1.300 millones por la presión de las empresas por su­puestos aumentos de costos.

Pero esto es sólo la punta del iceberg. Si se mira con lupa, en reali­dad la ciudad tendrá un resulta­do financiero deficitario en $462 millones producto de la deuda pública que sostiene, que repre­senta un 2,7% del presupuesto, y que supera a la inversión en Educación y Salud juntas. Es más: esto representa un 124% más que el 2009 (con $210,7 mi­llones). Según explicó el legisla­dor porteño de Nuevo Encuen­tro, Gonzalo Ruanova, «para cubrir este déficit, el gobierno de Macri buscará endeudar a la Ciudad por $1.764 millones, los cuales permitirán también pagar amortizaciones de capital de la deuda porteña por $1.300 millo­nes». A esto se le suma una des­aceleración en el crecimiento de la recaudación. «La Ciudad está pasando por una reconstrucción de su capacidad de pago por la inflación. Esto significa que la inflación está haciendo subir la recaudación de Ingresos Brutos pero menos que el año pasado, cuando mantuvieron un prome­dio de 19% de suba interanual, y hoy están en un 14%», dijo el legislador y economista Martín Hourest.

Recorte

Ahora bien, en concreto, ¿cuáles son las obras planifica­das que se realizarían este año? Una primera mirada muestra que en subterráneos no se po­drá pagar con fondos propios de la ciudad sino que el avance en las líneas A, B y H están ata­das a que finalmente se concre­te un crédito externo por 300 millones de dólares a una tasa de dos dígitos. Mismo caso para una serie de obras del FOISO (Fondo de Infraestructura So­cial) por las que se pensaba co­locar un bono por $1.100 millo­nes. Como si fuera poco, según datos de la ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto y Ad­ministración Financiera Pública) para el último cuatrimestre de 2009 tampoco se había conse­guido el financiamiento externo para comprar $150 millones en concepto de equipamiento hos­pitalario, según una norma san­cionada en 2008.

«No han colocado nada. Han intentado capturar ahorro por medio de deuda que no han logrado emitir. Fue una mala lec­tura de la economía internacio­nal hizo que no puedan captar estos recursos», dijo Hourest. En este marco, para 2010 el minis­terio de Espacio Público, que bá­sicamente tendrá como gran­des trabajos el asfalto, bacheo, arreglo de veredas y el manteni­miento de los espacios verdes, asciende a $482,2 millones. In­sólitamente si se suma la inver­sión planificada en obras para Educación ($172 millones) y para Salud ($ 204,1 millones) no se al­canza la cifra que se destinará al espacio público.

Un completo informe elabo­rado por el equipo económico que comanda el diputado Rua­nova da cuenta que el Minis­terio de Desarrollo Urbano tie­ne $688,8 millones para invertir en 2010. Esto supone tres obras para mitigar inundaciones: las del Arroyo Maldonado (que pasa por Juan B. Justo con un presu­puesto de $322,5 millones), del Arroyo Vega (sobre Blanco Enca­lada en Belgrano por un monto de $42,4 millones) y del Arroyo Ochoa-Elia ($26 millones). Sin embargo, en el caso del Vega para completar los trabajos tam­bién se dependerá del financia­miento externo.

En el caso del Arroyo Medra­no (en Saavedra, en la zona del Parque Sarmiento) ocurre lo mis­mo. Pero, vale decir, una cuestión es lo presupuestado, lo que se supone que se invertirá, y lo que efectivamente se gastó. En este sentido, según el documento,»las obras que se plantearon para este año, prácticamente no se hicie­ron. Se ejecutó sólo un 12,9% (de un presupuesto de $381,8 millo­nes al 30 de junio de 2009 se ha­bían ejecutado solamente $49,4 millones). Para el diputado Ser­gio Abrevaya, de la Coalición Cí­vica, «es hora que Macri empie­ce a administrar bien, a ejecutar correctamente el presupuesto y no esté pagando sobreprecios en las obras, algunas de ellas parali­zadas como el paso a nivel de la Avenida Mosconi en Villa Devo­to». Es casi una tradición en es­tos dos años la subejecución de partidas en áreas sensibles. Por otra parte hay un dato alarman­te vinculado a la planta política, una bandera de austeridad que el jefe de gobierno levantó durante la campaña y se transformó en un doble discurso porque incremen­tó un 40% la cantidad de fun­cionarios políticos, de 473 pasa­ron a revistar 644, y aumentó un 55% los sueldos de sus asesores o plantas de gabinete, eliminan­do los topes para sus remunera­ciones y estableciendo median­te un oscuro decreto incentivos monetarios de hasta dos suel­dos y medio para los funciona­rios». El recorte y el impuestazo serian evitables si la Ciudad recu­rriera a la Corte Suprema para re­clamar lo que le corresponde tan­to por el traspaso de funciones de la Policía Federal a la Metropolita­na, como por lo que se recauda en juego en su territorio.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario