Tiempo en Capital Federal

31° Max 23° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 40%
Viento: Nordeste 21km/h
  • Miércoles 20 de Enero
    Despejado24°   30°
  • Jueves 21 de Enero
    Despejado23°   29°
  • Viernes 22 de Enero
    Despejado21°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Macri endeuda a la Ciudad y remata patrimonio

Por Aníbal Ibarra, legislador Frente Progesista y Popular.

Por Aníbal Ibarra
Email This Page

A pesar del fuerte impacto de la crisis de 2001-2002, y como resultado de las políticas llevadas adelan­te, hacia fines de 2005, la Ciudad de Buenos Aires se encontraba financieramente saneada.

El distrito se había desendeudado, no tenía atrasos con proveedores y contaba con una óptima clasificación financiera que le permitía acceder a las mejores tasas de interés del sector público argentino.

Además, luego de haber atravesado la crisis y ante el comportamiento cíclico de la economía, habíamos tomado la decisión de realizar previsiones durante épocas de crecimiento económico a fin de atender las necesidades de la Ciudad en períodos de contrac­ción de los ingresos fiscales. Así, a fines de 2005 la Ciudad contaba con un fondo anticíclico de más de 105 millones de dólares y casi 29 millones de euros.

Cuando Macri asume la Jefatura de Gobierno, lo hace en el contexto de un ciclo económico favorable -derivado de las políticas del gobierno nacional que condujeron a un inédito crecimiento económico del país- y con ingresos fiscales que eran ya un 40% superiores a los del período de la convertibilidad.

La gestión macrista, sin embargo, desaprovechó la coyuntura y no invirtió en obras de infraestructura para desarrollar la ciudad, ni en ampliar y mejorar la educación, la salud y los servicios de los sectores más postergados. En términos relativos, la inversión pública no supera hoy el pico de 2005.

El contexto de expansión de recursos que acompaña a la gestión de Mauricio Macri desde su inicio se usó, en cambio, para aumentar fuer­temente el gasto en contrataciones con proveedores privados, como sucede con la recolección de residuos, cuyos montos prácticamente se duplicaron entre 2005 y 2010.

¿Qué ocurrió en materia de política financiera y de endeudamiento en este contexto económico favorable? Durante este período, esos re­cursos no se usaron tampoco para generar resultados superavitarios en previsión de una potencial reversión del ciclo económico.

Al contrario de los lineamientos seguidos durante mi gobierno, la gestión financiera del macrismo se caracteriza por el incremento injus­tificado de la deuda en dólares en manos de privados. Se da entonces un retroceso en materia de política financiera, con un aumento del endeudamiento.

El total nominal de la deuda aumentó más de un 55% y los intereses de la deuda externa, que en 2007 representaban sólo alrededor de 40 millones de dólares anuales, representan hoy más de 120 mi­llones de la misma moneda. Baste, a modo ilustrativo, indicar que el incremento en el pago de intereses anuales por deuda generado por la gestión Macri -80 millones de dólares- equivale a un kilómetro de subte adicional por año que se podría construir.

El ejemplo más escandaloso de esta política es el de la colocación de la Serie 8 del Bono Tango, en pésimas condiciones financieras en términos de oportunidad, costos y plazos. La comisión pagada por esa emisión -quince veces la de mercado- y las condiciones de contrata­ción del agente financiero superan todo lo imaginable en materia de falta de transparencia en la gestión.

A pesar del nivel alto y creciente de recursos con que ha contado, la gestión macrista no impulsó, entonces, ninguna inversión significati­va; no aprovechó el ciclo económico favorable para generar resultados positivos que sirvieran de colchones para amortiguar o moderar posi­bles cambios de tendencia del contexto macroeconómico; y se manejó, además, en un contexto permanentemente deficitario, resultado del endeudamiento.

Siguiendo el camino de la derecha neoliberal, al mejor estilo noventista, en que se vendía YPF para financiar el déficit fiscal de 1998, Macri, en este contexto de fabulosa expansión de los recursos, rema­ta patrimonio de la Ciudad para financiar obra pública menor. Vendió los terrenos de Catalinas con la excusa de financiar tres escuelas que nunca construyó, y pretende hacer lo propio con el Edificio del Plata y con otros inmuebles de la Ciudad, 36 de ellos pertenecientes al Instituto de la Vivienda, esgrimiendo distintas razones, como la re­modelación del Teatro General San Martín. De este modo, la gestión macrista, en un período de alto crecimiento económico y de recursos en alza, no titubea en sacrificar patrimonio público, de modo absolu­tamente innecesario.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario