Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 51%
Viento: Sureste 21km/h
  • Sábado 31 de Octubre
    Despejado13°   19°
  • Domingo 1 de Noviembre
    Despejado15°   20°
  • Lunes 2 de Noviembre
    Despejado16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Macri busca autorización para una nueva deuda: 415 millones de dólares

Es la primera emisión de semejante deuda en un distrito en poco más de un año.

Email This Page

Mauricio Macri intentará que la Legislatura le apruebe, el próximo jueves, otro enorme endeudamiento, esta vez por 415 millones de dólares en el mercado local e internacional. Se trata de la primera emisión de deuda de esta envergadura que realiza un distrito en más de un año, y la más grande que lleva adelante la Ciudad desde 2010.

El Ministerio de Hacienda porteño y bancos asesores empezarán hoy un road show entre inversores en Londres y Nueva York, con la idea de abrir el período de colocación hacia el final de la semana. Sostienen que apareció una oportunidad en el mercado internacional después de que Grecia consiguiera anteayer que su congreso le aprobara el plan de ajuste que le estaban exigiendo los otros miembros de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), según publicó el diario La Nación.

Para llevar adelante la operación entre inversores locales, la Ciudad contrató a Banco Macro y a Puente, mientras que de la transacción en el mercado internacional se harán cargo Citi, Barclays y el banco brasileño Pactual.

 

Figurita repetida

Hace un año, el Jefe de Gobierno logró que los legisladores le aprueben un endeudamiento por 485 millones de dólares. En 2010, Macri consiguió que la Legislatura lo autorizara a endeudarse por 475 millones de dólares. Lo hizo a través del Bono Tango S8, que se emitió en marzo y abril de 2010 para extender las líneas A, B y H del subte. Tenía una tasa de interés muy alta que provocó críticas de los opositores porteños. Sin embargo, el dinero no se usó y las obras no se iniciaron porque no estaban hechas las licitaciones previas para la línea H, por ejemplo. La plata sin destino fue pesificada y, del total de 1843 millones de pesos, 600 millones de pesos se colocaron en Letras del Tesoro Nacional, que dan un interés del 12 por ciento anual. Los otros 1243 millones se depositaron en un plazo fijo en el Banco Ciudad, que da un interés anual de 6,5 por ciento. Como los bonos tienen una tasa del 12,5 por ciento, la diferencia entre lo que se debe pagar en intereses de deuda y lo que se gana con esos plazos fijos resultó en una pérdida de 30 millones de pesos para la Ciudad. Todo esto se hizo sin la autorización debida de la Legislatura, que Macri debió buscar cuatro meses después, cuando los opositores porteños se quejaron.

La tasa elevada implica que la Ciudad debe pagar 59.375.000 dólares por año en intereses. Son 235 millones de pesos: más de lo que la gestión PRO destina a Educación (en 2010, gastaron 107 millones) o a Vivienda (74 millones). Desde el inicio del gobierno de Macri, los intereses de la deuda se incrementaron un 107,6 por ciento y se duplicó su participación relativa en el gasto total.

A partir de que el gobierno de Macri consiguió un crédito y lo dejó durmiendo en los bancos los legisladores discutieron otros usos para esos fondos. Una parte del dinero (30 millones de dólares) fue enviado para hacer obras de infraestructura en Educación. Sin embargo, esa cartera tuvo una ejecución del 33,6 por ciento. Dejó sin gastar 211,7 millones de pesos. 

El 5 de agosto de 2010, el macrismo consiguió otra autorización de la Legislatura para enviar parte de ese dinero (150 millones de dólares) a AUSA para hacer pasos a nivel en distintos barrios. Esta vez se hicieron las licitaciones, pero los funcionarios PRO se saltearon pasos: no hicieron las audiencias públicas, ni los estudios de impacto ambiental.

La pregunta que siguió es qué pasó con los otros 100 millones de dólares que estaban destinados al subte. Según la oposición, también permanecen en el banco. Las licitaciones comenzaron a fin del año pasado. «Quedaron mal parados al no poder utilizar el dinero. Salieron con estos salvatajes, como mandar el dinero a AUSA y luego no poder usarlo. O mandar a educación y subejecutar las partidas», advirtió Martín Hourest a Página12. «Ellos vinieron con un sistema de deuda, que se llama rollover: tomo dinero y voy pateando los vencimientos», explicó el legislador de Igualdad Social.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario