Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Machi Rufino: El hombre que escucha

Es uno de los bajistas más respetados de la escena local. Tocó con Pappo y Spinetta. Prepara su primer disco solista.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page
_DSC1208

Hay algo que deben de sentir todos los que han tocado con Carlos “Machi” Rufi­no: una especie de inmensa segu­ridad, que los deja libres para ex­presar su musicalidad y felices de contar con un talento que amplifi­ca todo tesoro estético encontra­do. Con certeza, esto les pasó a dos músicos míticos del rock lo­cal, como Pappo o Luis Alber­to Spinetta, con quienes integró Pappo´s Blues e Invisible, respecti­vamente. Y también a jazzeros del nivel de Baby López Furst o Jor­ge Navarro. Actualmente, el bajis­ta sigue tocando con el trío que formó con Lito Epumer y Cristian Judurcha yace más de un lustro, con el cual se presenta una vez por mes en el Boris Club. Además, está abocado a la preproducción de lo que será su primer disco so­lista, “un placer” –dice– que se dará luego de 40 años de carrera. Machi sostiene que su mejor he­rramienta es todo lo que escuchó desde chico. Por eso, su debut en solitario no sólo lo tendrá tocan­do y cantando canciones propias, sino también versiones de aquella música que más ha amado.

¿Qué te entusiasma de seguir tocando?

No conozco a nadie en la músi­ca que se pregunte cuánto le falta para jubilarse, porque es una acti­vidad de por vida. Esto pasa por­que uno necesita la música como el aire, es una forma de sentirse vivo. Además, yo enseño hace más de 30 años, es también una pa­sión, a la que nunca se me ocurri­ría darle un final, salvo cuando me llamen de arriba. Y a mis alumnos trato de diversificarles la audición. Porque si entiendo rápido la músi­ca que voy a tocar es porque ten­go el oído muy entrenado.

¿Cuándo encontraste tu soni­do?

Lo tengo desde cero. Nunca lo trabajé. Cuando hacía poco que tocaba, me llamaron para una grabación con profesionales, me pusieron una partitura, que no leí porque no sabía, pero conocía el tema. Ala semana me llamaron de nuevo, para grabar un tema que también conocía. Después le pregunté al dueño del estudio por qué me llamaban si no leía músi­ca. Y me dijo que era porque te­nía muy buen sonido. Ahí tomé conciencia. Luis Alberto Spinetta dijo que nunca iba a tener un so­nido como el mío en sus bandas si yo no tocaba con él. Es una cues­tión de la naturaleza, porque no uso efectos, ni necesito llenarme de pedales.

En una entrevista, Spinetta habla de la importancia que tuvo para ustedes experimen­tar con los acordes.

Para esa época aún no había es­tudiado música. Mis estudios son posteriores a la época de Invisi­ble. La base de “Jugo de lúcu­ma” la hice intuitivamente, por­que escuchaba jazz desde los tres o cuatro años, cuando me pren­día a la radio. La cantidad de mú­sica oída que tengo antes de ni siquiera imaginarme tocar, es in­conmensurable. Es más, para mí tocar, si uno tiene data, es un trá­mite, porque lo primero que hay que saber hacer es oír, reconocer lo que estás oyendo y tener cier­ta memoria auditiva como para reproducirlo. Baby López Furst me decía que la gente no tiene entrenamiento armónico, oye la melodía y por ahí el ritmo, pero no lo que está en el medio. Una de las cosas más interesantes de Luis Alberto Spinetta como com­positor es la armonía. Y es a lo que menos bolilla se le da gene­ralmente.

Sobre todo desde de Invisi­ble, sos visto como un tótem del bajo.

Debo decir algo: yo no soy faná­tico del bajo. Es más, no sé si es el instrumento que me hubiera gustado tocar. En realidad, que­ría tocar la batería, pero por una de esas cuestiones de la vida, en una banda de barrio de la que se fue el bajista, me llamaron cuan­do aún ni tocaba para reempla­zarlo. Les dije que sí porque que­ría formar parte de algo musical. También me gusta cantar, lo hice en casi todas las formaciones que tuve. Y lo disfruto mucho. En el disco que haré este año, que será de canciones y no para mostrar qué bien que toco el bajo, voy a cantar en todos los temas. Con 40 años de música, lo haré por­que tengo ganas. Por placer.

¿Qué le ha dado la música a tu vida?

Reconozco que lo mucho o poco que tengo me lo dio la música, es lo que ocupa el lugar más prepon­derante en mi vida. Pero la música sola no me llena. Respeto al faná­tico, pero yo viajé en la Fragata Li­bertad, fui nombrado naviero ho­norario de la Fragata Sarmiento, todas actividades que no se rela­cionan con un músico de rock. Y es que no me siento rockero. Soy músico, a secas.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario