Tiempo en Capital Federal

16° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 81%
Viento: Este 28km/h
  • Jueves 17 de Octubre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Viernes 18 de Octubre
    Muy nuboso13°   19°
  • Sábado 19 de Octubre
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Luis Trombetta: «El dengue es una epidemia continental»

Las epidemias de dengue son consecuencia de la degradación de las condiciones de vida en todo el continente y del abandono de las políticas de salud pública.

Email This Page
luis trombetta

El dengue en la Argentina ingresa desde las regiones tropicales y subtropicales de Sudamérica. El norte y nordeste del país son las fronteras climáticas que lindan con las áreas desde donde se genera la circulación del virus entre poblaciones migrantes de la región. El dengue se expande como consecuencia de la dispersión del vector transmisor, el mosquito Aedes aegypti.

En América, el dengue o una enfermedad similar se conocieron en formas epidémicas desde el siglo XVIII, en zonas costeras y asociadas al tráfico marítimo.

Después de la década de 1930 disminuyeron las epidemias caribeñas y cesaron -respondiendo al control del vector- entre 1956 y 1963.

Hacia finales de la década de 1970, con la implementación del programa de erradicación continental, la enfermedad estaba controlada. En realidad el programa estaba dirigido al control de la fiebre amarilla, que comparte el mismo vector. Con excepción de Venezuela, las Guayanas y algunas áreas del Caribe, el mosquito transmisor estaba erradicado.

Abandono de control

La reintroducción del Aedes aegypti se debe al abandono de los programas de control vectorial. Hacia finales de los años 90, la situación era la misma que en 1940.

Las epidemias en el Caribe regresaron de la mano del abandono del plan sanitario de control vectorial y en Cuba, en 1981, se produjo la primera epidemia de dengue hemorrágico (dengue grave), con cerca de 10.000 enfermos y 158 casos fatales.

A partir de esa época, el dengue se reintrodujo en todo el continente, incluso en los Estados Unidos (1980, 1986 y 1995) con la única excepción de Canadá.

La única medida efectiva para limitar la expansión de la enfermedad es el control del mosquito dado que no existen al presente una vacuna que inmunice a la población susceptible.

El control vectorial físico se sostiene en un plan de saneamiento ambiental dirigido a brindar el abastecimiento público de agua segura y en el sistema de recolección, transporte y eliminación de residuos sólidos (envases, latas), neumáticos y recipientes plásticos.

Un plan de erradicación del mosquito transmisor del dengue debe ser sostenido a través del financiamiento del Estado, y dirigido a resolver los problemas sanitarios y habitacionales de la población.

La responsabilidad de los sucesivos gobiernos argentinos queda revelada en la Resolución Ministerial Nº 872 de 1963, cuando se dio por terminada la campaña de erradicación del mosquito Aedes aegypti y que contó con la Revisión Final a cargo de la Oficina Sanitaria Panamericana de la Salud, entre abril y mayo de 1964.

La declaración de la erradicación del Aedes aegypti, dirigido a la eliminación de la fiebre amarilla, fue suscripta por el Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en su 16ª reunión, realizada en Washington en septiembre de 1965.

Luego se dio por iniciada la campaña de vigilancia, que sin duda fue abandonada, y que condujo a la reintroducción del mosquito transmisor y a la expansión del dengue a nivel continental.

Las epidemias de dengue son consecuencia de la degradación de las condiciones de vida en todo el continente, especialmente en América latina, del abandono de las políticas de salud pública y de las condiciones de miseria social a las que somete la explotación capitalista.

El Dr. Luis Trombetta es médico del Hospital de Enfermedades Infecciosas F. Muñiz. Es especialista en Enfermedades Infeccionas; en Medicina Interna y en Medicina del Trabajo. Docente de la UBA.

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario