Tiempo en Capital Federal

21° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 79%
Viento: Sur 37km/h
  • Lunes 22 de Julio
    Cubierto11°   13°
  • Martes 23 de Julio
    Cubierto  12°
  • Miércoles 24 de Julio
    Despejado  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Lucas Poggi: «Tengo pasión por lo que hago»

El nadador paralímpico revive el tercer puesto logrado en Toronto y revela su deseo de clasificar a Río 2016.

Por Jonathan Sacco
Email This Page
poggi

Lucas Poggi, el nadador representante de Platense, que sufre de espina bífida, cumplió uno de sus sueños al consagrarse en los Juegos Paralímpicos de Toronto en la especialidad 100 metros espalda de natación adaptada. Pero no se conforma con la medalla de bronce obtenida en Canadá y va por el objetivo de conseguir la marca mínima (1:12.25) para clasificar a los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016. Envuelto en el cálido microclima que se vive en el natatorio Jeanette Campbell del Cenard, Poggi está acompañado por su entrenador Juan Manuel Zucconi, quien también interviene en la entrevista con Diario Z.

¿Qué se te cruzó por la cabeza cuando te colgaste la medalla de bronce?
Lucas Poggi: Una noche antes había hablado con mi mamá. Estaba descansando en la Villa Panamericana y no fui a la fiesta inaugural para estar bien. Me dijo que sea feliz, que no importaba el resultado y eso me dejo mucho más tranquilo. Lo mismo me dijo mi entrenador. Siendo feliz uno hace las cosas mucho más simples, es por eso que cuando me subí al podio se lo dediqué a ella. Como no se puede hablar en ese momento quería homenajearla de alguna manera y me escribí en la mano: “Para vos mami”.

¿Cuándo te diste cuenta que podías dedicarte a la natación en el alto rendimiento?
L. P: Cuando hice mis primeros cien metros por “accidente” en River. Me dijeron que me tire y espere y yo entendí que me tire y nade (risas). Del otro lado, me dijeron que si estaba cansado vuelva caminando y yo interpreté que tenía que volver nadando (risas). Los referentes de aquel entonces, que eran mis ídolos, me aplaudieron y ahí me di cuenta de que la natación era parte de mi vida.

¿Cómo manejaste el tema de no contar con el tren inferior por sufrir de espina bífida?
L. P: Nací con esa discapacidad y me tuve que adaptar. Con el tiempo fui probando e intenté mejorar con las piernas pero mi discapacidad no me le permite. Es por eso que estamos con Juan Manuel y desde siempre trabajé sólo con brazos.

¿Con cuanta desventaja nadás en la categoría S8 frente a los atletas que tienen patada?
L. P.: Estoy en una categoría muy competitiva, dentro de los diez mejores. La desventaja es que estoy compitiendo con nadadores que tienen parálisis cerebral y ellos tienen uso de sus brazos y piernas. Pero tengo mucha pasión por lo que hago y le doy para adelante igual.

Juan Manuel, más allá de lo logrado en Toronto, ¿el mundial de Glasgow fue el roce que necesitaban para superarse?
J. M. Zucconi: Sí, es importantísimo. Lo bueno que le pasa a Lucas es que al lograr un buen nivel, siempre entre los diez o doce mejores del mundo, lo clasifica a los torneos más importantes. Lucas está en una etapa donde se le están juntando todos sus entrenamientos con certámenes importantes que cierran el círculo justo para que de ese modo llegue a su mejor rendimiento.
En Canadá quedaron a menos de un segundo de lograr la marca mínima exigida para llegar a Río 2016

¿Cómo trabajan para poder lograrlo?
J. M. Z: Como es un deporte a contrarreloj, no se puede estar al ciento por ciento todo el año. A nivel objetivo tenemos tres torneos: en diciembre se organiza el certamen argentino, donde van a tener la primera posibilidad de lograr la marca necesaria. Luego, a fines de abril, tenemos el europeo y después, en junio, tenemos la última oportunidad para clasificar a Río de Janeiro. En el medio sólo se entrena y se participa en torneos convencionales para generar cambios fisiológicos y llegar bien.

¿Qué virtud tuvo Juan Manuel en tus resultados positivos?
L. P: Me cambió mucho la cabeza. Me fui de River dos o tres días antes de que cierre el libro de pases. El primer mes me costó un montón porque me hizo cambiar toda la técnica. Pero sabía que algo bueno iba a sacar de mí. Creo que el nadador es el reflejo del entrenador. El primer mes ya había mejorado dos segundos, me llevó a ganar el sudamericano de Santiago y a posicionarme entre los mejores del mundo.

¿Qué lugar ocupa en tu crecimiento el Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo)?
L. P: Es muy importante. El grupo de trabajo arranca desde la familia, luego viene el equipo para mejorar dentro del agua y después el Enard, que ocupa un lugar enorme y está creciendo junto a nosotros. Desde 2011 en Guadalajara nos apoya con becas y eso nos da tranquilidad. El apoyo privado de los sponsors también es importante y creo que por eso los logros van llegando de a poco.

¿Qué tres deseos pediste en tu cumpleaños?
L. P: El primero, llegar a Río 2016. El segundo, un tema personal: que mi vieja se recupere de una enfermedad. Y el tercero que venga algo bueno y me sorprenda.

DZ/sc

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario