Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 63%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto12°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Martes 18 de Mayo
    Muy nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Lozano: ‘Boudou podría haber sido ministro de Macri’

El diputado dice que aunque no comparta lo que hace, Larreta tiene al menos experiencia de gestión.

Por
Email This Page

«Gabriela Michetti ha sido un fracaso hasta hoy en casi todo lo que encaró», juzga el diputado de Proyecto Sur y precandidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Claudio Lozano, en relación a la gestión de la ex vicejefa gubernamental. Durante casi una hora de charla, el economista de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) se distanció de la experiencia macrista, reivindicó las banderas de los recursos naturales y el medio ambiente -sempiternas en Proyecto Sur-, y dio algunos detalles sobre las eventuales alianzas que el espacio podría articular en la Ciudad. Además se refirió a Amado Boudou como alguien «que podría haber sido, tranquilamente, ministro de Mauricio Macri».

A usted se lo conoce como muy crítico de la gestión del macrismo en general y, en particular, hacia la política habitacional del PRO. ¿Es ése el punto más complicado del mandato de Mauricio Macri?
Es difícil encontrar puntos positivos en la gestión macrista. Hay algunos temas que son centrales a la hora de la discusión de la Ciudad, que tienen que ver con la gestión metropolitana y prácticamente no forman parte de la agenda de discusión del Gobierno. Tienen que ver con el tema del transporte, del medio ambiente, del problema de la seguridad entendido en serio. Hay tres cosas que están ausentes y son clave para discutir una seguridad diferente.

¿Cuáles son?
En primer lugar, la ciudad de Buenos Aires tiene desde hace veinte años un proceso sistemático y permanente de construcción de metros cuadrados sin que exista ningún plan. El resultado de esto es acumulación de personas y de autos, el colapso del transporte, problemas a la hora de las inundaciones y demás: no hubo un plan urbano que definiera qué rumbo debe seguir la Ciudad. En segundo término, el único modo de garantizar un plan que represente al conjunto de quienes habitan y trabajan en la ciudad de Buenos Aires tiene que ver con que se cumpla su Constitución, que es letra muerta, no sólo en el gobierno de Macri sino también hacia atrás. Desde 1996 para acá, las instituciones que hacen a la participación de la comunidad no se pusieron en marcha o bien fueron tergiversadas hasta su desaparición, como es el caso del presupuesto participativo. Y el tercer punto a tener en cuenta es el tema de la región metropolitana.

En caso de que finalmente se hagan efectivas las elecciones comunales, ¿qué importancia les dará Proyecto Sur?
Pretendemos gobernar con comunas, por lo tanto les vamos a dar toda la importancia. En general, tenemos trabajo territorial en varias de las comunas de la ciudad de Buenos Aires, con muchas de las organizaciones populares con las que hemos venido construyendo en el marco de la CTA desde hace mucho tiempo. Vamos a tratar de gestar frentes políticos y sociales lo más amplios que sea posible para poder discutir en cada comuna la mayor representación de la problemática local. De hecho, nosotros vamos a abrir nuestro partido a la participación de quienes son representantes fidedignos y permanentes de las problemáticas comunales.

En ese sentido, ¿cómo cree que va a afectar a Proyecto Sur, en términos de apoyo del movimiento de masas organizado, la fractura de la CTA?
En la CTA hubo un ganador, que fue la lista uno que nosotros respaldamos, con Pablo Micheli a la cabeza. Lo de Hugo Yasky tiende a desaparecer. Lo único que lo sostiene hasta este momento es la intervención del Ministerio de Trabajo. Luego del Congreso Nacional con ocho mil delegados de todo el país sesionando y definiendo el plan de acción de la Central, lo de Yasky termina siendo una suerte de patrulla perdida, donde el grado de representación es sencillamente inexistente.

Finalmente, ¿se concretará la alianza con el socialismo o el GEN? ¿Irá Graciela Ocaña de vice?
Nosotros venimos conversando con todos esos espacios. Somos muy puntillosos respecto a que no vamos a cederle protagonismo al esquema de poder que tiene el radicalismo en el distrito, porque creemos que eso es parte, al igual que el PJ y Sutecba, de la estructura que ha venido gobernando la Ciudad hasta acá y conformado un Estado que hay que modificar. Por lo tanto, estamos decididos a formar un frente político y social muy amplio en la Ciudad y estamos caminando en esa dirección. Supongo que los procesos que se están dando en las diferentes fuerzas van a llevar hasta finales de abril o principios de mayo las definiciones sobre cómo van a quedar las fórmulas.

¿Hay algunos lineamientos electorales en función de quien sea el candidato del PRO, en caso de que el elegido sea Gabriela Michetti u Horacio Rodríguez Larreta?
No, ésos son problemas de esa fuerza. Obviamente, con Michetti y con Rodríguez Larreta no nos une absolutamente nada, con lo cual nos da igual sea quien fuere. Gabriela Michetti no tiene la menor idea sobre la ciudad de Buenos Aires. La única diferencia entre Michetti y Rodríguez Larreta es que por lo menos él tiene alguna experiencia en la gestión, más allá que uno no comparta absolutamente nada de lo que él quiere hacer.

¿Y frente a Daniel Filmus, Amado Boudou o Carlos Tomada?
Respecto de los candidatos del Frente para la Victoria, por una cuestión de historia, uno tiene una distancia muy profunda con Boudou, que podría haber estado asociado a Macri, sin ningún tipo de duda. Y uno ha tenido momentos en los que ha trabajado en común con lo que pueden expresar Daniel Filmus o Carlos Tomada; pero más allá de esas cuestiones que son personales, el problema que nosotros vemos con quienes transitan el universo de opciones del Frente para la Victoria es que tiene por detrás parte del esquema de poder que ha venido gobernando la Ciudad. El macrismo, por caso, es una síntesis de las experiencias más reaccionarias del Partido Justicialista y de la Unión Cívica Radical, y nosotros entendemos que la prioridad es desplazarlo; por eso creemos en la creación de un frente que puede incluir a aquellos que vean con simpatía al gobierno nacional y a aquellos que no.

Si bien las encuestas ubican mejor a Macri o a Michetti, el kirchnerismo atraviesa un buen momento en la Ciudad.
En el mejor momento económico y político de su historia, en 2007, el Frente para la Victoria obtuvo 23 puntos y algo, con Daniel Filmus. En el peor, que fue en 2009, sacó el 11, con Carlos Heller. Me parece que hoy no está ni en el mejor ni en el peor, está en el medio.

Sin embargo, es el peor momento del macrismo.
Creo que, efectivamente, el macrismo no va a tener una primera vuelta con la envergadura que tuvo, con más del 46 por ciento de los votos. Sí creo que sigue siendo una fuerza importante, por lo tanto pienso que hay que ser serios respecto de la construcción política que se presente como alternativa. Me parece que no alcanza con hacer antimacrismo.

Y en ese orden, ¿qué papel cree que jugará la clase media?
En la ciudad de Buenos Aires hay una composición social determinada, y por lo tanto son importantes los sectores de medianos y altos ingresos, que seducidos por las políticas que tienen más que ver con lo que fue la experiencia de los 90 pueden hacer que la fuerza que lidere esa expresión tenga un piso del 30 por ciento de los votos. Los tuvo Erman González, con Carlos Menem, en su momento. Me parece que Macri sigue aglutinando eso y, por lo tanto, merece de parte de nosotros la conformación de un frente lo suficientemente amplio para dar esa disputa.

En su momento, algunos analistas planteaban que la gran elección de Proyecto Sur en 2009 obedec,ía, en parte, a que muchos sectores de la clase media no lo identificaban a Pino Solanas, o que no sabían que venía del peronismo. ¿Cree que para usted, que también viene del peronismo, eso puede ser una ventaja o un obstáculo?
No, yo creo que fue al revés. En realidad Pino tuvo un montón de votos peronistas que no fueron para Heller. Lo que quedó claro en la ciudad de Buenos Aires es que el único candidato peronista era Pino Solanas. Es cierto que él no forma parte del Partido Justicialista, lo cual no necesariamente coincide con el peronismo que, como tradición político-cultural, hace rato que no resiste los límites de la experiencia del justicialismo. Por otro lado, Pino ha incorporado un tema que fue clave en el voto juvenil que tuvo Proyecto Sur: el de los recursos naturales. No casualmente ganamos la intendencia en Andalgalá, en rechazo a la minería. Del mismo modo creo que Pino es mucho más que eso, en el sentido que es un tipo que construyó en base a documentales una mirada sobre la historia argentina que muchos ciudadanos de Buenos Aires vieron durante los últimos años. Amén de que creo que nosotros expresamos en ese momento una mirada sobre el proceso político que tenía la capacidad de no ser ni la variante ridícula de Elisa Carrió ni el seguidismo absoluto de la estrategia gubernamental, y que se planteaba una visión reflexiva y una construcción política con autonomía. Creo que esto es algo que está demandando en buena parte no sólo la ciudad de Buenos Aires sino todo el país.

Teniendo en cuenta que Proyecto Sur fue una fuerza que interpeló a la juventud, sobre todo en 2009, ¿cómo ve el escenario ahora en ese electorado que parece haberse volcado a las filas del kirchnerismo, sobre todo después de la muerte de Néstor Kirchner?
El pueblo argentino discute hacia adelante, no hacia atrás, y me parece que el gobierno nacional es hijo de un proceso de cuestionamiento a la experiencia neoliberal que es incluso previo a la gestión de Néstor Kirchner y tiene que ver con la acumulación de resistencia organizada que la sociedad argentina fue capaz de hacer durante la década de los 90, que se expresó en los cuestionamientos de 2001 e hizo posible que se abriera la experiencia del kirchnerismo con definiciones que fueron importantes, en materia de derechos humanos, de relaciones exteriores y demás. Es un momento de avance popular y por lo tanto tiene capacidad de intervenir sobre el voto juvenil.

Y esa intervención, ¿no es mayoritaria en las filas del oficialismo nacional?
No estoy convencido ni creo que eso sea así. Nosotros tenemos mucho voto juvenil y está vinculado a que atendemos problemáticas que, más allá de lo que el Gobierno diga o quiera, no asume: la política en materia de medio ambiente y recursos naturales es una política reaccionaria. Hay que diferenciar lo que son las construcciones organizadas, que en muchos casos están muy fortalecidas por el hecho objetivo de que quien dispone de la estructura del Estado puede avanzar con mucha más facilidad, de lo que es la realidad del conjunto de la sociedad.

 

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario