Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   24°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado16°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Los vecinos se oponen a los ‘sapitos’

El Gobierno de la Ciudad anunció la construcción de 25 pasos bajo nivel.

Por pablo-gandolfo
Email This Page

El cruce de las calles Cuen­ca y Gutenberg, frente a las vías del ex Ferroca­rril Urquiza, vio alterada su pereza habitual. En las venta­nas y balcones, aparecieron bande­ras que dicen «no al túnel». La reac­ción se produjo ante la información de que la Ciudad planeaba construir un paso bajo nivel, justo allí.

Esa esquina está dentro de un rectángulo delimitado por las vías de los ex ferrocarriles Urquiza y Mi­tre – Ramal Suárez. La ausencia de pasos bajo nivel, con excepción de las avenidas, le imprime una de sus características al barrio: como mu­chas de sus calles internas terminan chocando con las vías, sólo las to­man quienes se mueven dentro del barrio. La mayoría de los pasos bajo nivel anunciados están ubicados en zonas similares, con escasa afluencia de tráfico, en Villa del Parque, Urqui­za, Pueyrredón y Devoto; Coghlan, Saavedra, Agronomía y Núñez.

El proyecto de construcción de los «sapitos» surge de la aprobación por la Legislatura de la Ley 3528, que permitió que US$ 150 millones destinados a obras en el subte fue­ran redirigidos a la empresa AUSA.

En la Ciudad quedan 103 pasos con barrera. El plan urbano ambien­tal señala que deben ser reemplaza­dos, ya que allí se produce el 9% de las muertes en accidentes viales. Sin embargo, los actuales «sapitos» no prevén el reemplazo de pasos a ni­vel, sino que la mayoría están ubi­cados en calles donde actualmente no existe paso. Jorge es arquitecto y uno de los vecinos de Villa Pue­yrredón que todos los miércoles se autoconvocan en Av. San Martín y Salvador María del Carril. «Este pro­yecto destruye la trama de la ciu­dad y a los barrios más tranquilos. Generar más circulación no es ha­cer ciudad. La ciudad no se puede concebir como un lugar de tránsito vehicular. Además de calles y autos, en la ciudad hay habitantes.»

Desde el Gobierno, Sergio Le­vitt, vocero del ministro de Desarro­llo Urbano Daniel Chain, defiende la iniciativa: «Que no pasen autos en la calle donde uno vive es hermoso, pero millones de personas viven en la ciudad en calles por donde pasan autos. Es natural la resistencia del frentista al cambio. Pero este cam­bio es igualitario, a lo sumo trans­forma una calle inactiva en una ac­tiva, que la ciudad necesita para funcionar mejor». Adriana, una veci­na de Urquiza afectada por el paso de la calle Ceretti, reacciona indig­nada: «Si alguien elige vivir en un lu­gar céntrico o en una avenida, sabe que allí hay tránsito. Nosotros elegi­mos vivir de otra manera. Entonces no puede venir el Gobierno a des­truir esa forma de vida».

Ante las quejas de los vecinos, el legislador Adrián Camps (Proyec­to Sur) presentó un proyecto para derogar parte de la norma y cance­lar 16 de los 25 «sapitos». «Los cru­ces deben hacerse por las avenidas y no en calles. No soluciona los pro­blemas de tránsito; simplemente los traslada al corazón de los barrios».

El sentido de los pasos bajo nivel es reemplazar las barreras. Así, evi­tan accidentes, facilitan el flujo de vehículos y permiten acrecentar la frecuencia de los trenes. Esos son los argumentos de Levitt para defender el proyecto: «La idea es fortalecer el transporte público, aumentando la frecuencia de trenes. Esto resulta imposible con pasos a nivel». El le­gislador Martín Hourest subraya la inconsistencia de la argumentación: «Los ‘sapitos’ propuestos tienen un solo carril: no resuelven el tránsito y no permiten el paso de lo colectivos; no elimina las barreras».

Levitt señaló que se hacen pri­mero los más pequeños porque «los estudios de tránsito demues­tran que sin ellos resulta imposible absorber el impacto de la realiza­ción de los grandes». Legislador de la Coalición Cívica, Sergio Abre­vaya, refuta ese argumento: «La res­puesta del Gobierno es un absurdo. Si el motivo fuera ése, en lugar de sapitos se pueden abrir provisoria­mente barreras mientras se realiza la obra y luego cerrarlas. objetivo de esta obra es puramente electo­ral: obra rápida que se pueda in­augurar antes de las elecciones, sin importar que produce un daño irre­parable en los barrios».

Mientras tanto, los proyectos para los pasos bajo nivel en las ave­nidas San Martín, Constituyentes, y Triunvirato no fueron presentados en el paquete actual. El Gobierno salió a desempolvar viejos proyec­tos y señaló que los «sapitos» son un primer paso, para luego encarar esas obras, en el 2012.

DZ/KM

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario