Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 71%
Viento: Nordeste 21km/h
  • Domingo 9 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Lunes 10 de Mayo
    Cubierto12°   17°
  • Martes 11 de Mayo
    Nubes dispersas  16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Los piquitos al bebé no son una buena costumbre

Parecen una muestra de afecto sin connotación sexual. Pero confunden a los bebés y los chicos: hay besos para la pareja y besos para los hijos.

Por Valentina Herraz Viglieca
Email This Page
Studio shot of father kissing his son (2-5 months) 09 Dec 2013 --- Studio shot of father kissing his son (2-5 months) --- Image by © Jessica Peterson/Tetra Images/Corbis

Te amo más que nada en el mundo”, escuchan miles de veces los bebés amados y, sí, cuando un bebé nace ocupa un lugar de afecto central e inmenso en el mundo de los padres. Tenerlos a upa, acariciarlos, llenarlos de besos, cosquillitas, mordisquear los deditos del pie y, en algunas familias, hasta darle “piquitos”.

El beso en la boca entre adultos y bebés es una costumbre extendida. En general los padres y madres consideran que no tiene una connotación sexual, sólo es otra demostración de afecto. Sin embargo esta costumbre podría generar confusión en los chiquitos. “Los bebés pequeños transitan la etapa oral en la cual hay una especial sensibilidad en todo lo que tiene que ver con la boca”, dice la psicóloga Marcela Marsenac, docente de posgrado de la Asociación Argentina de Psiquiatría y Psicología de la Infancia y la Adolescencia. “El mundo les pasa por los labios, el contacto con la madre a los efectos de la nutrición y también el intercambio libidinal, amoroso. El beso produce una excitación que va más allá de lo necesario”, agrega.

Por la boca del bebé pasa todo lo importante, cada nuevo juguete va a la boca, cada textura, los dedos del pie, el hombro de la madre, la nariz del papá. Los bebés buscan ese contacto para conocer el mundo que los rodea, el beso en los labios despierta esa sensibilidad y, aunque “el piquito” podría parecer algo positivo, en realidad, lo estamos haciendo descubrir algo para lo que no están preparados: “Esas excitaciones existen para los chicos con la dificultad de que no hay todavía un desarrollo mental que pueda comprenderlas y significarlas; los padres tienen que encontrar el límite y respetar el cuerpito del ser amado pero que es otro“, dice Marsenac.

Otro mundo mismo tema

Los bebés suelen crecer más rápido de lo que se espera, caminan, dicen algunas palabras, bailan, hacen berrinches. Y descubren que quieren ser los novios/novias de sus mamás o papás. Empiezan a rivalizar, empieza el Edipo. En este momento es probable que sean ellos los que quieran besar al adulto en los labios, quieran echar al otro de “la cama grande” y una lluvia de “vos no” aparece para dar lugar a su “mía mamá”.

En esta etapa de crecimiento sería positivo que el niño ya supiera que hay besos para las parejas y besos para los hijos, que el beso en los labios tiene una exclusividad entre pares y que a los hijos hay otras formas de demostrarles el amor, el inmenso amor, el más grande amor del mundo, que no incluyen el beso en la boca. “Es fundamental hacer esa diferencia en un momento en el cual el niño está por primera vez puesto en relación a papá y a mamá como pareja. Está rivalizando con uno y dirigiendo su energía amorosa, erótica, hacia el otro. Señalarle “sos la persona que más amo en el mundo pero no sos mi pareja” es un límite estructurante, que lo ayuda a formar su subjetividad y la constituye. Uno a veces no se da cuenta cómo esos límites estructuran mucho más de lo que se piensa”, afirma la especialista.

“Dale un besito a Viole….”

Y Luca se saca el chupete, se acerca a Viole y le zampa un beso en la boca: los adultos de alrededor festejan. El pañal asoma por el pantalón. “¿Ya tenés novia?”, ¿Cuál te gusta más Lola o Mía?” son las preguntas que escucha un nene que todavía usa pañales pero que ya socializa con los nenes y nenas del jardín. Marsenac opina: ”Se han perdido algunos bordes de cuál es el respeto hacia el cuerpo del otro, es una gracia que les hacen hacer, los ponen como si fueran grandes, están jugando a “tiene una noviecita”. Hay algo que va más allá de lo que esos dos niños pequeñitos pueden hacer: jugar, compartir, pelear. Entonces hay algo que pone el adulto que no es del niño, lo pone el adulto”, dice y agrega: “Cuando el adulto pone ese plus de sexualidad y le hace hacer al niño una cosa que no nace del niño, de alguna manera está pasando el límite. Está disparando algo que no sabe hacia dónde va a ir”.

Las familias deberían tener en cuenta otros aspectos, el primero es puramente sanitario: en la boca de los adultos hay bacterias y muchas enfermedades se transmiten a través de la saliva, besar a un bebé pequeño que está formando sus defensas es, además, depositar esas bacterias en los labios del pequeño. El otro aspecto es que el nene sepa diferenciar una práctica afectiva que se desarrolla en su casa, con mamá y papá, de la posibilidad de practicarla con otro adulto.

Los límites del cuerpo

Apartir de los 2 o 3 años es preferible que los padres no se paseen desnudos delante de los hijos ni dejen abierta la puerta del baño ni lo compartan con las criaturas.

“El baño es altamente estimulante de la sexualidad y entonces es también un límite a tener en cuenta, con esta situación se abre algo que el chico solito no tiene. Muchas veces aparecen las consultas por dudas de abuso y, en realidad, son las mismas conductas familiares que pasan el límite al respeto al cuerpo del otro y producen esa excitación cuando el niño no está todavía ni cerca de eso”, explica Marsenac.

Hay que fomentar la autonomía para ayudar a los chicos a crecer, cuando el chico ya puede dejar la teta, cuando ya puede dormir en su cama –si es posible en su cuarto–, cuando puede avisar para ir al baño, dejar los pañales, limpiarse solo, bañarse solo, son todas etapas que si se cumplen se los ayuda a crecer: “Amar al otro también es darle las herramientas para que crezca y evolucione”.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario