Tiempo en Capital Federal

23° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 60%
Viento: Sureste 17km/h
  • Sábado 29 de Enero
    Cubierto19°   26°
  • Domingo 30 de Enero
    Despejado21°   29°
  • Lunes 31 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/01/2022 12:53:37
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Los Metrobús que se vienen

Macri promete que dejará siete corredores exclusivos para colectivos al fin de su mandato. Los vecinos implicados se sienten amenazados por desalojos e inundaciones.

Por Néstor Rivas
Email This Page
Metrobus_tapa

Prometieron subterráneos e hicieron metrobuses: así podría resumirse la políti­ca de transporte impulsa­da por el Ejecutivo porteño durante la gestión de Mauricio Macri.

En efecto, el actual jefe de Go­bierno había prometido en campa­ña inaugurar 10 kilómetros de sub­te por año. Pero aquellas palabras se las llevó el viento. Lo que efecti­vamente ocurrió fue que los porte­ños conocieron el Metrobús, mejor dicho la versión criolla de los llama­dos “autobuses de tránsito rápido” (en inglés, Bus Rapid Transit) que re­corren numerosas ciudades a través de carriles exclusivos.

Actualmente, el Metrobús sur­ca tres avenidas: Juan B. Justo, 9 de Julio y Roca-Fernández de la Cruz (el llamado Metrobús del Sur). Se­gún el subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, el sistema es uti­lizado por la mitad de los porteños y ha redundado en un ahorro de tiempo de viaje global del 36 por ciento en beneficio de los usuarios.

El lunes 20, Dietrich expuso ante la Comisión Evaluadora del Sistema de Metrobús, que integran los le­gisladores de la Comisión de Trán­sito y Transporte. Participaron una docena de vecinos que, además de escuchar al funcionario, expusieron sus quejas e inquietudes.

Dietrich detalló las expectati­vas que el Gobierno de la Ciudad alberga en los cuatro próximos me­trobuses que proyecta construir. De éstos, están en marcha los de las avenidas Cabildo y San Martín ha­cia el norte y el noroeste, respecti­vamente. También progresa el que se construirá sobre la Autopista 25 de Mayo, a lo largo de 7,4 kilóme­tros, entre el peaje Dellepiane y la 9 de Julio, recientemente adjudicado a la constructora Dycasa.

El cuarto proyecto, un metro­bús que recorrería la avenida Paseo Colón, se encuentra en una suerte de limbo debido a que, para con­cretar la traza prevista, se deben desalojar varios inmuebles. Esto ge­neró un frente “conflictivo”, según la expresión utilizada por el subse­cretario Dietrich (ver nota aparte).

Evaluaciones

El balance oficial es positivo. Según Dietrich, las cifras globales arrojan un incremento de usuarios y una disminución del tiempo de viaje, de accidentes y de emisiones de monóxido de carbono. El subse­cretario afirmó que con los nuevos emprendimientos, el sistema pasa­rá de los 38 kilómetros de recorrido actuales a 50 y los usuarios aumen­tarán de 660.000 pasajeros diarios a más de un millón.

También ponderó el crecimien­to del Metrobús de la avenida Juan B. Justo, inaugurado en 2011 y que sirvió como experiencia pilo­to del sistema. El pionero recorre 12,5 kilómetros entre Pacífico y Li­niers. Según las cifras oficiales, al cabo de tres años pasó de 70.000 a 150.000 usuarios.

Algo previsible, Dietrich des­tacó la performance del Metrobús de la 9 de Julio, el que más críticas generó antes de su inauguración. Afirmó que es aprovechado por 240.000 pasajeros, beneficiados con una reducción del tiempo de viaje del or­den del 50 por ciento. No se detuvo en deta­lles respecto de lo que significó el drástico cambio de mor­fología de la avenida y al sacrificio de sus jacarandáes para construir un carril que se superpone con el recorrido de la línea C del subterrá­neo, la más abandonada de la red.

En cuanto al llamado Metro­bús del Sur, que une Constitución con Puente de la Noria a través de dos ramales, Dietrich prometió que pronto lo empezarán a usar quin­ce líneas de colectivos y se com­pletarán sus conexiones con la Lí­nea H del subte y con el ferrocarril Belgrano Sur. Según sus proyeccio­nes, beneficiará a 250.000 veci­nos de ocho barrios. Actualmente, es el más problemático de los tres que están en funcionamiento. Sólo dos líneas hacen el recorrido com­pleto y otras cinco sólo lo utilizan parcialmente. El tramo de la aveni­da Sáenz, en Pompeya, enloquece a taxistas y automovilistas, ya que sólo tres líneas de colectivos pa­san por ese tramo de Metrobús, mientras otras quince lo hacen por afuera, según expuso Roberto Ro­dríguez, titular del gremio de taxis­tas de ciudad de Buenos Aires, ante la Comisión Evaluadora.

Los que se vienen

Según la exposición de Die­trich, el Metrobús de la avenida Ca­bildo recorrerá 2,7 kilómetros y será aprovechado por 170.000 usuarios. Lo utilizarán 16 líneas de colectivos y se internará a través de la aveni­da Maipú en el partido bonaeren­se de Vicente López. Afirmó que redundará en un ahorro de tiempo de viaje del orden del 20 por cien­to. Los legisladores de la oposición cuestionaron la superposición de obras que se realizan sobre la aveni­da Cabildo. Ocurre que para cons­truir el Metrobús, se destruirán los boulevares que el Gobierno cons­truyó un año atrás. Además, esta­ba prevista la construcción de co­cheras para la línea D bajo la misma avenida, lo cual requerirá excavar de vereda a vereda.

Dietrich afirmó que la cons­trucción del Metrobús se coordina­ría con Sbase para evitar cualquier colisión de proyectos y minimizó la destrucción del boulevard. “Tuvi­mos que elegir entre los canteros y el Metrobús, y el Metrobús va a beneficiar a mucha gente. Quizás otro hubiera hecho algo distinto, nosotros elegimos esto”, sostuvo. Para aventar sospechas por la con­tinuación de la obra en territorio bonaerense gobernado por Jorge Macri, primo del jefe de Gobier­no, Dietrich recordó que el acuer­do con la intendencia de Vicente López fue suscripto bajo los man­datos de Aníbal Ibarra y Enrique “Japonés” García. Aseguró que el municipio de Vicente López apor­tará 90 millones de pesos, entre efectivo y obras complementarias.

Respecto del Metrobús de avenida San Martín, Dietrich ase­guró que a lo largo de sus seis ki­lómetros beneficiará a más de 70.000 vecinos y será utilizado por diez líneas de colectivos a lo largo de sus 11 estaciones.

Vecinos y legisladores señala­ron que, en ambos casos, el reco­rrido del Metrobús atravesará zo­nas inundables. Dietrich aseguró que se habían completado los es­tudios del caso y que los pondría a disposición de todos.

Sin embargo, casi simultánea­mente con su exposición, el Ob­servatorio del Derecho a la Ciudad e integrantes de la Asamblea de Inundados de Saavedra presenta­ron una acción de amparo que po­dría paralizar la construcción sobre la avenida Cabildo.

Por último, Dietrich estimó que el Metrobús de la Autopista 25 de Mayo –“el primero en su tipo en la Argentina y uno de los prime­ros de Latinoamérica”– beneficiará a 120.000 usuarios con una reduc­ción del tiempo de viaje del orden del 40 por ciento.

Las quejas de los vecinos

Antes de comenzar su exposi­ción, Dietrich escuchó quejas va­rias. Las más airadas fueron las de los vecinos de San Telmo. Denun­ciaron que la obra sobre Paseo Colón “destruirá medio barrio” y se quejaron por la falta de infor­mación oficial.

Una comunera de la Comuna 13 se quejó por el colapso que las obras provocarán en la avenida Cabildo y demandó detalles sobre la licitación y el financiamiento de la obra. Des­de la Defensoría del Pueblo exigie­ron saber cuáles son los estudios so­bre demanda origen-destino que se realizaron para decidir la pertinen­cia de las obras. Por su parte, los taxistas reclamaron porque no son consultados respecto del tránsito en la Ciudad, a pesar de tratarse de su ámbito de trabajo.

Una de las críticas más conci­sas fue la de Isabel Ferreyra, inte­grante de la Red por los Derechos de los Discapacitados (REDI). Des­de su silla de ruedas, señaló que el Metrobús no cumple con los pará­metros de accesibilidad estableci­dos por las leyes de la Ciudad. “No hicieron los vados peatonales, los pasamanos no guardan las distan­cias reglamentarias, ni se instala­ron más semáforos sonoros”, pun­tualizó. Agregó, además, que las paradas están muy separadas en­tre sí y que el Metrobús no cum­ple el Código de Transporte en el punto que señala que entre las 22 y las 6 de la mañana y durante tor­menta o lluvia, el ascenso y descen­so “debe hacerse antes de la en­crucijada que el pasajero requiera, aunque no coincida con la parada”. Por último, señaló que las rampas no están protegidas y se quejó por la falta de capacitación brindada a los choferes.

La Comisión Evaluadora del Me­trobús se reunió, en promedio, a ra­zón de una vez por año. Desconta­das las promesas y proyecciones, sólo puede evaluar lo realizado. El Ejecutivo mantiene un cerrado ma­nejo de la extensión del sistema. La tónica que caracterizó a la reunión fue la falta de información brindada por el Gobierno de la Ciudad. Por eso, alguien dijo con mordacidad que, más que evaluadora, era una “comisión de autopsia”: sólo deba­te hechos consumados.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario