Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Sureste 38km/h
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto con lluvias13°   16°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Los estudiantes no vuelven a las aulas

Regresaron las tomas a los colegios y la crisis no se detiene.

Por Franco Spinetta
Email This Page

Luego del fracaso de la reunión entre las autoridades del Gobier­no con los secundarios porteños, en la que el ministro de Educa­ción, Esteban Bullrich, dijo haber entregado un «plan completo de infraestructura», los alumnos volvieron tomar 15 escuelas. Bull­rich recibió el lunes último a 63 representan­tes de 54 escuelas que rechazaron las pro­puestas del Ministerio de Educación por considerarlas una fachada con el único ob­jetivo de desmovilizar la protesta, según ex­plicaron desde la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios (CUES). Diez escue­las volvieron a ser tomadas el martes por los alumnos y se sumaron a las cinco que se mantenían desde la semana pasada. Se espera que en estos días se agreguen otros colegios en solidaridad, en la medida «que no se satisfagan los pedidos de obras eleva­dos al ministerio por los propios alumnos».

Por su parte, la Presidenta de la Na­ción, Cristina Kirchner, dio un fuerte apo­yo a los estudiantes. «Yo creo que es positi­va la discusión porque no escuché insultos, agravios ni adjetivos calificativos», destacó Cristina y agregó: «Esto es un problema de infraestructura que debe ser abordado. Los chicos piden un plan de obras en serio, lo que no me parece mucho».

También se manifestaron en el mismo sentido el ministro de Educación de la Na­ción, Alberto Sileoni: «es algo que lo tiene que resolver Macri», señaló; y el titu­lar de Trabajo, Carlos Tomada, sostuvo que «la continuidad del peronismo la expresan esos jóvenes que representan lo mejor de la rebeldía peronista».

Estas declaraciones despertaron males­tar en el PRO. «No puede sugerir que las to­mas son legítimas», respondió Bullrich a la Presidenta.

Bullrich presentó un plan que contem­pla el inicio de obras en 26 escuelas en un plazo no mayor de 30 días. La propuesta del ministro incluyó un monitoreo de las obras en conjunto, con participación del Gobierno, legisladores y estudiantes.

Sin embargo, los representantes de los colegios que participaron de la reunión con­sideraron la propuesta como «insatisfactoria» y aseguraron que en la carpeta que Bullrich entregó no sólo no se contempla la totalidad del reclamo, sino que hasta se mencionan obras «con su respectivo presupuesto» que ya fueron hechas. «Sorprende la falta de in­formación del ministerio», enfatizó Juan Oro­mí, miembro de la agrupación Lobo Suelto y alumno del Nicolás Avellaneda. Los estudian­tes sospechan que la propuesta del Gobierno tiene el único objetivo de dividir a los colegios y desmovilizar a aquellos que se presentan como más combativos.

El titular de la cartera educativa se mos­tró optimista una vez finalizada la reunión, pero ante la presentación de una contra­propuesta por parte de los representantes de los colegios, Bullrich dijo que escuchó «más bombos que propuestas». El ministro reconoció en varias entrevistas «problemas de gestión» y comunicativos: «Podríamos haber mejorado en términos de comunica­ción del plan».

Bullrich deja expuesta la inconsistencia en los argumentos del PRO relativa a la po­11litización del conflicto: ahora parece que los chavistas y kirchneristas le dieron paso la iz­quierda ortodoxa. Mientras tanto, el recla­mo de los alumnos sigue siendo el mismo de siempre: el cumplimiento de la ejecu­ción presupuestaria en infraestructura es­colar (que alcanza sólo el 7,38% este año) y la solución inmediata de los problemas edi­licios en los 54 colegios que se encuentran en conflicto.

Desde la CUES dijeron que el ministro Bullrich se comprometió a estudiar la con­trapropuesta. También, circuló la versión de que habría otra reunión, algo que des­de el Ministerio de Educación descartan por completo. Desde ese mismo ministerio aseguraron a Diario Z que planean reali­zar reuniones con cada comunidad educa­tiva -padres, alumnos y directivos- por se­parado, pero no una reunión en conjunto con todas las es­cuelas involucra­das, como sucedió el lunes.

Durante la ges­tión de Mauricio Macri sólo se inau­guró una escuela (EEM N.° 6, Iriarte y Mon­tesquieu, Barracas), a pesar de contar con la posibilidad de utilizar el Programa Nacio­nal 700 Escuelas que el gobierno nacional puso a disposición de las provincias, inclui­da la ciudad de Buenos Aires. La única con­traprestación que los distritos deben hacer es habilitar un terreno para la construcción del establecimiento. La semana pasada, Bu­llrich informó que el Ministerio de Educa­ción comenzó los trámites para gestionar la edificación de escuelas bajo el plan nacio­nal, ahora denominado Programa Nacional Más Escuelas, puesto que se construyeron más de 700.

Este dato no debe pasarse por alto. En la ciudad de Buenos Aires el porcentaje de alumnos que cursa sus estudios en la escue­la pública disminuyó en los últimos años. Se­gún datos del Ministerio de Educación de la Nación, mientras que en 2003 un 55% iba la escuela estatal, en 2009 ese porcentaje bajó a 48%, lo cual representa que un 52% de los chicos concurre a establecimientos pri­vados. La situación empeora si se tiene en cuenta sólo en nivel inicial, dado que se trata del sector con mayor demanda. Unos 6.500 chicos no pueden iniciar en tiempo y forma sus estudios primarios debido a la falta de vacantes, con lo cual muchas de esas fami­lias se quedan sin la posibilidad de percibir la Asignación Universal por Hijo dado que uno de sus requisitos es el certificado de escola­ridad del niño.

Protesta facultativa

Esta semana, varias facultades de la UBA se sumaron al reclamo estudiantil. Las sedes de Sociales, Ingeniería y Filoso­fía y Letras fueron ocupadas en señal de solidaridad con los colegios porte­ños, pero también para exigir mejo­ras edilicias. «Se está poniendo de manifiesto la crisis edu­cativa a nivel nacional», explicó Alejandro Lipcovich, presidente de la FUBA. «El 16 de septiembre planeamos una marcha nacio­nal educativa con los docentes universita­rios, terciarios, los secundarios, el conjunto de la educación del Congreso a la Plaza de Mayo», agregó. Desde la CUES aseguraron que la intención es continuar con las movi­lizaciones y las tomas, incluso en aquellos colegios que están de acuerdo con el plan presentado por el Ministerio de Educación. En ese plan, de 38 carillas, se especifican las obras, colegio por colegio. Así y todo, los delegados estudiantiles dijeron que mu­chas de esas obras son menores (recarga de matafuegos, colocación de luces de emer­gencia) y no contemplan problemas estruc­turales. También, los alumnos expresaron que en algunas refacciones falta su respec­tivo presupuesto y, debido a la desconfian­za que poseen hacia el Gobierno, reclaman mayores especificaciones.

«Empezamos con una protesta mucho más grande que incluía el déficit en las be­cas y las viandas, ahora apuntamos a que al menos cumplan con las refacciones en las 54 escuelas que participamos de la re­unión», afirmó Tomás, delegado del Fer­nando Fader. «Está claro que las tomas tu­vieron su efecto, sino el ministro nunca nos hubiera recibido y muchos menos escucha­do nuestro reclamo… ahora tiene que res­ponder», agregó Juan Oromí.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario