Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 59%
Viento: Este 22km/h
  • Lunes 21 de Octubre
    Cubierto14°   18°
  • Martes 22 de Octubre
    Cubierto14°   20°
  • Miércoles 23 de Octubre
    Despejado14°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Los Chiflados de Boedo, una murga con sabor a barrio

La murga del barrio recuperó la que fuera sede del histórico Club Mariano Boedo.

Por Juan Castro
Email This Page
IMGP1830RC

Los Chiflados de Boedo son uno de los grupos más representativos de la murga porteña. Vigentes desde 1998, se los reconoce por su uniforme blanco, azul y grana.

Estos “chiflados” tienen su propio espacio cultural y deportivo sobre la avenida San Juan, casi esquina Boedo. Allí, entre los cafetines, asoma su frente multicolor con filetes porteños, pintados por el Grupo Artístico de Boedo Roberto Arlt. Además, se lucen las caras de Los Tres Chiflados, la firma azulgrana de la agrupación murguera y un estandarte redondo, con las siglas CMB en rojo. Para los memoriosos, es sinónimo de historia: significa Club Mariano Boedo, institución fundada por los vecinos en 1928 que perduró hasta los años setenta. Y ahora tienen su sede Los Chiflados.

Durante más de cuarenta años, el viejo club marcó el ritmo social de la barriada. En las primeras épocas, había bailes y matinés al son de una vieja vitrola. Más adelante, cuando ya eran casi 500 socios, hubo una biblioteca popular, ajedrez, billar, bufet y deportes, evoca Alicia Rodríguez, que investigó la vida del club para el Segundo Congreso de Historia del barrio.

El legado del CMB también late bajo tierra. En junio de 1966, sus socios donaron un busto del prócer salteño Mariano Boedo a la estación del subte E que lleva su nombre, ubicada en la histórica esquina.

Desde septiembre de 2012, Los Chiflados mantienen viva la impronta vecinal del club. Además de bailar la danza del dios Momo, ofrecen clases de fotografía, kung fu, kick boxing, taekwondo, francés, tango, yoga, pilates, danza, dibujo, guitarra y canto, entre otros.

Matías Mora, uno de los directores de la agrupación, asegura: “Nos damos cuenta de lo importantes que fueron los lazos creados en el club porque al día de hoy se acercan los vecinos a contarnos historias suyas vividas acá”.

“Hoy recuperamos los salones del Mariano Boedo”, continúa Mora, “y le sumamos la impronta de Los Chiflados. Hay actividades culturales y deportivas, también hay reuniones de narcóticos anónimos y funciona el centro de jubilados Eterna Juventud. Continúa siendo un sitio de historia y referencia, en el corazón de Boedo.”

“En verano, el carnaval se vuelve la fiesta del barrio y lo celebramos en plena calle. Durante el año, seguimos con la misma pasión en esta casa, que es emblemática y la llenamos de vida y cultura”, cierra Mora.

De este modo, la murga del barrio recuperó un pedazo de historia.

• Dirección: San Juan 3545.
• Teléfono: 4932-7657.
• Barrio: Boedo.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario