Tiempo en Capital Federal

26° Max 20° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 66%
Viento: Sureste 29km/h
  • Domingo 28 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   23°
  • Lunes 29 de Noviembre
    Nubes dispersas17°   28°
  • Martes 30 de Noviembre
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/11/2021 08:19:21
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Los berretines de Calé

La muestra Calé-Trapi­tos al sol se puede visitar hasta el 15 de noviembre en la Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2502.

Por Rodolfo Edwards
Email This Page
cale_muestra

Según el diccionario lunfardo de José Gobello, “berretín” es un capricho, un propósito que se forma uno sin fundamento ra­cional. Los berretines del genial artista Alejandro del Prado, alias Calé, fueron el tango, el fútbol y el dibujo, envueltos en la manta gigantesca del mapa de Buenos Aires, donde este rosarino encon­tró su razón y destino. Con veinte años, llegó a la capital de la Ar­gentina en un año clave: 1945. En ese momento, bajo la prédica de Juan Domingo Perón, el pueblo comenzaba a sentirse protago­nista real de la historia argentina, y a Calé le tocó ser el poeta que quizás mejor narró los cambios sociales y políticos que estallaron en forma inusitada en aquellos años donde la idea de felicidad comenzó a tomar la forma de un sueño posible. Fue un “poeta” en toda la extensión y bonhomía del término; con la pluma y el plumín supo describir estados del alma popular, las alegrías, las pasiones y los placeres pero también las broncas, los traumas y las bata­llas cotidianas. Sus personajes deambulan por una Buenos Aires concreta, material, humana, de­masiado humana. Los hablantes de Calé son novias, madres, ofi­cinistas, colectiveros, atorrantes, peluqueros, muchachos del taller y la oficina. Heredero de Evaristo Carriego, Nicolás Olivari y Raúl González Tuñón, trasladó toda esa potencia lírica al cuadrito de sus historietas. En la popular re­vista Rico Tipo, capitaneada por el dibujante Divito, Calé alcanzó su apogeo con la serie “Buenos Aires en camiseta”. Los frentes de las casas, los inquietantes umbrales, veredas baldeadas por el amor de las comadres, milon­gueros fatales, bigotes y tocados, sifones y manteles, desfilan ante nuestros ojos como fantasmales estampas de un pasado heroico y feliz. Pequeños tratados de socio­logía, nacional y popular: al pan, pan, y al vino, vino.

Fanático de River Plate, se dio el gusto de trabajar en la revista del club, escribiendo graciosas crónicas donde no dejaba títere con cabeza. En una de las vitrinas de la muestra hay una camiseta de River (con aquellos botones de camisa) y una pelota de cue­ro firmada por el mítico Angelito Labruna.

Su pasión por el tango lo con­virtió en un bohemio impenitente que terminó siendo productor de espectáculos y diseñador de programas de recitales y tapas de discos, codéandose con lumina­rias como Astor Piazzola, Aníbal Troilo y Horacio Salgán. Murió a los 38 años. Vivió rápido, traba­jando sin parar, dejó una obra trascendente, testimonio cariño­so de su época.

Curada por Judith Gociol y José María Gutiérrez, responsa­bles del Archivo de Historieta y Humor Gráfico de la Biblioteca Nacional, la muestra Calé-Trapi­tos al sol se puede visitar hasta el 15 de noviembre en la Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2502, 3º piso. Lun a vier de 9 a 21 y sáb y dom de 12 a 19.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario