Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 31km/h
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   20°
  • Sábado 24 de Octubre
    Parcialmente nuboso17°   22°
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con probabilidad de lluvia19°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Lorenzo Quinteros: “Estoy muy contento con mi vida”

A los 67 y con 52 años de carrera, el actor, director y maestro de actores trabaja en dos grandes proyectos teatrales y asegura que en la tele “siempre trabajan los mismos”.

Email This Page
_DSC0566

 

Llegó a Buenos Aires desde su Monte Buey natal (Córdoba) derechito a la Escuela Nacional de Arte Dramático, de la que egresó en 1968 con una beca para la Academia Nacional. Desde entonces, Lorenzo Quinteros trabajó en teatro y en una cuarenta películas: debutó en 1971 en el filme Alianza para el progreso, que nunca fue estrenado comercialmente. Pero sin dudas fue el intenso psiquiatra de “Hombre mirando al Sudeste”, el gran film de Eliseo Subiela, el que convirtió a Quinteros en un actor conocido por el gran público. El joven cordobés también se convirtió en docente de generaciones de actores en el Teatro San Martín, en la Escuela Nacional de Arte y en la Escuela Municipal de Arte Dramático. Desde 1982 también dictó cursos de actuación en París. Uno de sus últimos trabajos fue la dirección de “Comer de noche”, que escribió con su mujer, la actriz Romina Moretto.

¿Qué proyectos tenés en carpeta?
Dos grandes proyectos de teatro que me tienen muy entusiasmado. Por un lado, terminar la pequeña adaptación y dirigir “Víctor o los niños al poder”, de Roger Vitrac, una pieza del surrealismo francés, cuya puesta original estuvo a cargo de Antonin Artaud y vamos a estrenar en julio en el Centro Cultural de la Cooperación. Por otro lado, me llamó Villanueva Cosse para hacer en agosto “La sombra de Wenceslao”, de Copi, en el Teatro Cervantes. Cine y televisión, no por ahora, pero no me importa, porque con los esos dos proyectos estoy hecho. Además, comienzo con mis cursos y talleres, que me brindan muchísimo. Empecé cuando todavía estudiaba, enseñando a mis compañeros de años inferiores, y nunca lo dejé. Ahora me acompaña mi mujer. Los cursos iniciales están mejor con ella porque tiene una mirada más joven del teatro. A mí me encanta trabajar con alumnos avanzados.

Pero el año pasado sí estuvo bastante en la televisión.
Sí. Hice bastante televisión. Ruta Milagrosa en la TV Pública y un unitario que todavía no salió, con Claudia Lapacó. Volví al cine, con una película sobre trata de blancas muy buena e impactante, que espero se estrene pronto. En teatro dirigí por segundo año “Pezones Mariposa”, y la primera temporada de “Comer de Noche” (en el Payró), que en febrero se respuso en “El Extranjero”. Básicamente, una obra para reflexionar sobre la vida y sobre los exabruptos de los seres humanos
Con el club de teatro El Jugador recuperaste una sola propia.
Antes tuve El Doble y lo vendí porque me agobiaba tener que funcionar como administrador-empresario. Me sacaba de mi oficio. Yo siempre quise ser actor y director de teatro, no otra cosa. Ahora compramos un estudio con posibilidad de alguna expresión artística, pero nada más. Estamos muy contentos, haciéndolo de a poco a partir de una casa prácticamente demolida, en Villa Crespo. Creo que este año lo terminaremos de readecuar.

Tiene un perfil muy bajo. ¿No necesita de la tele?
No. Nunca, por suerte; porque no va conmigo. Al egresar del Conservatorio casi todos mis compañeros fueron a buscar trabajo a la televisión; yo hice todo lo contrario: me metí en grupos independientes de teatro, y me fortalecí en él. Ese arranque me marcó un poco. Y actualmente estoy muy contento con mi vida y mi trayectoria. Cine y televisión me gusta hacer, pero no voy en búsqueda de trabajo en ese sentido

Le gusta generar lo propio.
Mirá: generalmente eso es una condena. Cuando uno se abre un poco del medio para hacer lo propio, dejan de tenerte en cuenta. Esto hace que, de pronto, existan ciertas ausencias muy importantes en la televisión, por ejemplo. Siempre trabajan los mismos, y me alegro por ellos; pero el público necesita un poco de variación. Yo no soy un actor importante para eso, pero hay otros que sí, y tampoco están

¿Qué libro o personaje querría o siente que tiene pendiente hacer?
A mí me gusta hacer lo que hago… y también lo que creo no haré nunca… Por ejemplo, si tuviera todos los elementos que hacen falta para poder hacerlo -y no los voy a tener-, filmar una película con la vida de “el otro” (el doctor) Maradona. Me parece una figura y una vida -por lo poco que conozco- interesante. Me animaría a dirigir cine por primera vez.
¿Cuáles son los tres libros que más ama?
El Quijote, Hamlet y El jugador, de Dostoievsky.

¿Cuántos años de profesión tiene?
Van 52 años. Lo que pasa es que éste es un oficio muy divertido. Te lleva de un lado a otro, conocés países, provincias, historias, lecturas diferentes; los personajes te nutren de experiencias diversas. Yo se lo recomiendo a todo el mundo. Por supuesto, tiene que haber espectadores. Pero a los alumnos trato de decirles que eligieron algo lindo, más allá de que pueda ser lo propio para cada uno.

Pero no es tan sencillo ser actor…
Ser actor es muy hermoso y muy difícil. Desgraciadamente mucha gente lo hace sencillo. De pronto en el oficio o la televisión se lo toma poco seriamente como arte, y es uno de los más completos y difíciles.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario