Tiempo en Capital Federal

33° Max 25° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Martes 26 de Enero
    Muy nuboso con lluvias26°   34°
  • Miércoles 27 de Enero
    Muy nuboso con lluvias25°   33°
  • Jueves 28 de Enero
    Cubierto con lluvias23°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Lorena Pujó: «El 50% de los residuos de la Ciudad son orgánicos y reciclables»

La coordinadora de la campaña de Tóxicos de Greenpeace señala la resistencia del gobierno porteño a cumplir con Ley
de Basura Cero.

Por Romina Calderaro
Email This Page
Lorena Pujó. Lorena Pujó.

Lorena Pujó es licenciada en Relaciones Internacionales y desde hace años trabaja en Greenpeace. Hoy se desempeña como coordinadora de la campaña de Tóxicos de la organización ecologista y no se puede decir que le falte trabajo: la supervisión de la limpieza del Riachuelo y la campaña para que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cumpla con la Ley de Basura Cero la tienen entretenida y preocupada. Sobre todo porque el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, dice que la ley es incumplible y no plantea ninguna alternativa razonable en el corto plazo. Pujó cree que la situación es mucho más grave de lo que creemos: dice que éste va a ser el año de la basura y habla de emergencia en este campo. También advierte sobre una amenaza latente: la incineración de residuos. A pesar de que está prohibida por ley, antes de asumir Mauricio Macri la propuso como alternativa al enterramiento de basura y la especialista cree que no es imposible que desde el PRO vuelvan a dejarse tentar con la posibilidad de prender fuego los residuos. En la siguiente entrevista con Diario Z, explicó por qué sería una pésima alternativa.

¿El Gobierno de la Ciudad está cumpliendo con su parte en el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo?
El octubre del año pasado se denunció que la Ciudad debía fondos para ejecutar el saneamiento, en la audiencia pública a la que convocó la Corte Suprema para evaluar el avance del plan de obras. Se están haciendo cosas, pero todavía faltan un montón.

¿Y se avanzó en la relocalización de las familias que viven en la cuenca, expuestas a la contaminación?
Esa es una de las mayores deudas. Si hablamos de la Ciudad, aún no se ha relocalizado a los habitantes de las Villa 21-24 y 26. Los funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires reconocieron en la audiencia pública los atrasos y extendieron los plazos para las relocalizaciones hasta diciembre de este año. Mucha gente cree que es imposible sanear el Riachuelo, pero si se tomaran las medidas necesarias, en una generación, esto es en 20 o 25 años, podría estar saneado.

Hablemos del tema de la basura. ¿Por qué tiene tantos problemas la Ciudad de Buenos Aires para realizar una gestión eficiente de residuos?
En 2013 estamos al borde del colapso de todo lo que es el sistema de gestión que viene desde hace 30 años. Hoy la gente puede ver más este colapso porque estamos al borde del abismo. Pero no es de hoy, se preveía hace diez años. En 2004 cerraron el relleno sanitario de Villa Dominico y a partir de ahí empezó el periplo de la Ceamse para buscar un nuevo lugar para instalar un relleno sanitario. La basura de la ciudad hoy se entierra en el relleno de José León Juárez. Ese relleno está por colapsar porque hay un aumento de la cantidad de basura que se entierra y por otra parte hay cero recuperación de basura.

¿Y la solución es producir menos basura o recuperar más?
La idea es regirse por los principios de la Ley de Basura Cero, que fue sancionada en 2005 y todavía no empezó a cumplirse.

Macri dice que esa ley es incumplible. ¿Esto es así? ¿Cuáles son sus puntos principales?
Lo que propone la ley es un modelo de gestión de residuos integral. El primer paso es reducir la generación. Porque no podemos seguir lidiando con estas cantidades crecientes de basura. Basura Cero propone un modelo circular. El actual modelo es lineal y creciente: son necesarios más recursos naturales para generar más productos que se descartan más rápido y generan más basura con la que nadie sabe qué hacer. Ese modelo lineal hay que reemplazarlo por el circular, que comienza por reducir la cantidad de basura que se genera. Hay que pensar que la basura que se genera tiene que ser reciclable. Si tenemos cosas que no son reciclables, hay que dejar de usarlas y reemplazarlas por otras que sí sean reciclables. El segundo paso es reciclar. Y el reciclado supone separar los residuos secos (el papel, el cartón, el plástico), pero también reciclar los residuos orgánicos, todo lo que es resto de comida. Porque con esos restos de comida se puede hacer abono para la tierra. Cerca del 50 por ciento de los residuos que se generan en la Ciudad de Buenos Aires son residuos orgánicos. Si se aplicara la ley, el porcentaje de basura no reciclable, destinada a ser enterrada en los rellenos, sería realmente insignificante y podría ser identificada fácilmente. Luego de la identificación, uno podría intentar dejar de usar esos productos y reemplazarlos por otros.

Hace unos años, los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires habían empezado a reciclar basura.
Sí. En 2007 había empezado un proceso, pero cuando llegó Macri dijo que el sistema era muy caro, que los vecinos no entendían nada y hacían todo mal. A partir de ahí hubo una lucha permanente entre el Gobierno de la Ciudad y muchas organizaciones, entre ellas Greenpeace, por el incumplimiento de la ley. Este año va a ser el año de la basura porque realmente no queda más lugar para enterrar. Y la Ciudad es la que más basura genera. Son más de seis mil toneladas por día. Frente a esa realidad, el ingeniero Macri asumió el año pasado un compromiso con el Gobierno de la provincia de Buenos Aires para reducir la cantidad de basura que se entierra, pero queremos ver realmente cómo lo va a hacer porque hasta ahora no ha logrado poner en marcha ninguno de los puntos de la ley. Basura Cero no es incumplible: hoy se le echa la culpa a la ley por todo lo que no se hizo.

La ley establecía cambios graduales y ahora se acumuló todo.
Claro. Para 2010 se tenía que reducir en un 30 por ciento el enterramiento. Para el mes pasado se tenía que reducir un 50 por ciento. Si hubieran hecho algo en estos años, podrían plantear que la meta era muy ambiciosa. Pero cuando no hiciste nada, es muy fácil decir que la meta era ambiciosa.

¿Hay algún país en el que un modelo como el de Basura Cero se haya aplicado de forma exitosa?
En el estado de San Francisco, en Estados Unidos, lograron en diez años recuperar el 75 por ciento de la basura que generaban. Y generaban una cantidad de basura parecida a la de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Y entonces qué va a pasar con la basura si no se está haciendo nada para cumplir con la ley?
Cuando no se sabe qué hacer con la basura, la tentación siempre es quemarla. Pero la incineración está expresamente prohibida en la Ley de Basura Cero. Te la venden como una buena manera de recuperar energía (quemar basura para recuperar energía), pero estamos hablamos de lo mismo. Es un mal sistema no solamente por la emisión de sustancias tóxicas, sino que necesitás quemar basura con poder calorífico para implementar ese sistema. La cáscara de banana no te genera nada, entonces se va a apuntar a quemar papel. En esta etapa en la que no se está quemando nada, lo que se quemaría sobre todo es plástico y papel, por el poder calorífico. Esperemos que la solución fácil no sea meter la basura en un horno para que desaparezca y listo. Nosotros empezamos a denunciar a Macri incluso antes de que asumiera porque él había dicho que quería incinerar.

Hablamos de la basura y del Riachuelo. ¿Qué otros problemas tiene la Ciudad de Buenos Aires que estén generando un daño al medio ambiente?
Un problema pendiente importante tiene que ver con el tema del transporte. La Ciudad de Buenos Aires está al borde del colapso y es muy poco lo que se está haciendo en materia de transportes alternativos.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario