Tiempo en Capital Federal

19° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Suroeste 17km/h
  • Sábado 19 de Septiembre
    Despejado11°   15°
  • Domingo 20 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Lunes 21 de Septiembre
    Muy nuboso10°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Lopérfido: «Creo cada vez menos en el concepto de cultura oficial»

Quince años después, Darío Lopérfido vuelve a hacerse cargo de Cultura. Seguirá programando el FIBA y el Colón. Planes de descentralización y de colaboración con Nación y Provincia.

Por Franco Spinetta
Email This Page
dario_loperfido
dario_loperfido_2
Anterior Siguiente

De alguna manera, regresa al mismo cargo casi 20 años después. El flamante ministro de Cultura de la Ciudad, Darío Lopérfido, ocupó ese puesto durante la jefatura de Gobierno de Fernando De la Rúa. Antes había sido director del Centro Cultural Ricardo Rojas (1992-1999). Cuando fue electo presidente, De la Rúa lo nombró secretario de Cultura y Comunicación de la Nación, con rango de ministro. Tras el fracaso de la Alianza, Lopérfido se refugió en la actividad privada: fue consultor del Grupo Prisa (en España) y directivo de la productora Fénix.

Volvió a Buenos Aires en 2011 convocado por Hernán Lombardi para reasumir como director del Festival Internacional Buenos Aires (FIBA). En 2015 se hizo cargo del Colón. Seguirá como director artístico del teatro y también del FIBA, paralelamente a su cargo de ministro.

¿Qué ideas tiene para su gestión?
Algo ya me adelanté como director del Colón al armar un festival de verano. Es algo muy usual en algunas ciudades, y es muy lindo. Durante febrero habrá un festival en la sala del Colón, pero también en la Plaza Vaticano. Vamos a hacer algunas cosas de ópera de cámara, conciertos de la orquesta estable, jazz, rock. Después, llega la apertura de la temporada del Teatro Colón. Vamos a largar la campaña “Primer Abono”, que le dará un 50 por ciento de descuento a menores de 35 años. Queremos estimular que los jóvenes vayan al teatro.

¿Qué le deja su paso por el Teatro Colón?
Me sigue dejando mucha satisfacción y alegría. Se pudo abrir mucho el teatro. Voy a seguir vinculado como director artístico. De hecho, voy a tener dos despachos: uno en el ministerio de Cultura y otro en el Colón. Va a asumir una directora general que se va a encargar de la parte administrativa, porque yo no me puedo hacer cargo.

¿Cómo será la relación con provincia y Nación?
Hasta el momento, Nación y Provincia no nos beneficiaban en nada, nos perjudicaban todo el tiempo. Ahora va a pasar lo contrario: con los ministros de Cultura de la provincia y de Nación somos amigos, nos conocemos hace años. Vamos a reunirnos quincenalmente y de esa circulación de bienes culturales se va a beneficiar mucha gente.
Hace poco, artistas vinculados al Teatro San Martín hicieron un informe, ¿está al tanto?
Lo vi en un periódico.

¿Tiene una opinión?
El Teatro está en remodelación.

Hay dos teatros cerrados, también.
Sí, porque hacía 15 años que no se hacía ninguna obra. Si entrás a la Sala Martín Coronado, está impecable. Yo la usé para el FIBA. Había que hacer eso. Cuando hay que hacer obras, hay dos caminos. Uno es el que se tomó en el Colón: cerrarlo para remodelarlo. Acá se trató de mantener la programación. Pero yo respeto mucho la opinión de todos. Hay que activarlo, abrirlo, la obra se tiene que terminar. Pero también es cierto que hay cosas que se terminaron, como la sala de ensayo del Ballet y la Leopoldo Lugones. El Alvear tenía un problema en el techo y entraba agua, era muy peligroso: se iba a morir un actor con algún cortocircuito. Me informaron que el techo ya está terminado, que falta cambiar la instalación eléctrica y se abre.

¿Y qué piensa sobre las críticas del informe SM?
Yo los respeto mucho. Hay críticas sensatas, pero también hubo prejuicio y casi repetición como zombis de cosas que se decían en las usinas kirchneristas. Vamos a ver qué cosas son ciertas y cuáles responden a esa lógica conceptual que implicaba que Macri era el demonio. Ahora la cosa ha cambiado radicalmente. El kirchnerismo está teniendo un ostracismo poco decoroso. Ni siquiera quisieron formalizar la entrega de la banda presidencial. Nosotros no tenemos rencores contra nadie. Queremos trabajar mancomunadamente.

¿Va a convocar a estos trabajadores, artistas y directores –como Ricardo Bartís y Mauricio Kartun– que se mostraron preocupados por la situación del Complejo Teatral?
Mirá, Kartun ha dicho cualquier cosa de mí y en el último FIBA, que yo dirigí, estuvo programado. Somos gente que nos conocemos hace 25 años. Los que tuvieron un problema fueron ellos, no yo. Dirigí las últimas tres ediciones del FIBA y a los tipos que me dijeron de todo, los programé. Los republicanos no tenemos ese problema. Los conozco de toda la vida. Kartun trabajó como programador del FIBA en 1997 porque lo puse yo. Después se volvió un fundamentalista de no sé qué y me llamó de todo. Mi respuesta fue programarlo en el FIBA.

¿Qué va a pasar con las coproducciones en los teatros oficiales?
No tengo una mirada particularmente crítica sobre eso. A veces está bien coproducir porque se suman recursos, sponsors. Lo que no puede haber es una coproducción en la que el que paga es el Estado y el privado se lleva la plata. Cuando las coproducciones se organizan de una manera justa, ecuánime, está bien. Lo que hay que tener es la cabeza abierta a todo. En el Teatro Colón se coproduce con otros teatros del mundo, con una finalidad artística y con la idea de hacer producciones más grandes con menos dinero.

Usted habló de la descentralización de la cultura, ¿qué implica ese concepto?
Hay muchas estructuras creadas. Me interesa el sur de la ciudad, que se potencie cada vez más como espacio de arte. Y después apoyar, subsidiar proyectos que suceden en centros culturales que no son del Estado y que a veces lo que necesitan es un poco de dinero. Es la propia lógica de la Ciudad: un grupo de gente que se junta, crea un centro cultural con actividades… entonces, ¿para qué el Estado le va a meter un centro cultural en la misma cuadra? Hay que apoyarlos, llevarles insumos, orquestas, obras de teatro o darles dinero para su proyecto.

¿Los centros culturales van a tener las puertas abiertas del ministerio?
Sí. El ministerio no tiene que ir con un pie enorme a meterse en los lugares. Creo cada vez menos en el concepto de cultura oficial. Creo que el ministerio es un facilitador. En los 90 había que crear una cultura oficial muy fuerte, la ciudad empezaba a ser autónoma. Ahora, la Ciudad ya camina y no todo depende del Estado. Entonces lo que hay que hacer es una pequeña colaboración y que después hagan lo que les parezca.

¿La ley de Centros Culturales es un paso hacia eso?
Sin duda. Hay pequeños festivales que están buenos. Lo que se puede hacer es decirles: “Te ayudo con esto, esto y esto” y no hacerle un festival paralelo, que le compita.

DZ/ah

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario