Tiempo en Capital Federal

19° Max 15° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 55%
Viento: Sureste 24km/h
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas10°   15°
  • Sábado 3 de Octubre
    Parcialmente nuboso  11°
  • Domingo 4 de Octubre
    Cubierto11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Lo que dice el mapa del cielo

La costumbre de interpretar los designios personales en estrellas y planetas es tan antigua como la humanidad. Fin de año es una  poca de gran cantidad de consultas, porque muchos quieren saber qué les deparará el futuro próximo. 

Por Natalia Gelos
Email This Page
las-astrologia las-astrologia
Solar Fire - Chart Page Solar Fire - Chart Page
Anterior Siguiente

Aquí abajo, en la ciudad, las horas se escurren entre el subte, el caos de tránsito, la imposibilidad de llegar al microcentro, el calor, la inundación, el malhumor de fin de año. El mundo terrenal se rige por la incertidumbre. Y es justo a fin de año, también, cuando de manera a veces ingenua, otras esperanzada, muchos recurren a la ciencia de los astros en un intento de alcanzar alguna certeza. El año que está por llegar se vuelve una promesa. Doce signos. Ascendentes. Lunas. Casas planetarias que representan los distintos aspectos de la vida de la persona: carácter, familia, trabajo, salud, amor, etc. Cada vez más personas consultan su carta natal para ver cómo estaban los astros allá arriba cuando nacieron. Para intentar saber qué les depara el destino y prepararse, de alguna manera, para el futuro. Ahí es cuando entran en juego los astrólogos, quienes saben interpretar ese mapa cósmico, tan criticado como consultado por políticos, miembros de la farándula y personas corrientes a lo largo de los tiempos y que entra en su pico de demanda.
La oferta destinada a satisfacer esta demanda es variada. Los libros de predicciones se acumulan cada vez que se acerca el 31 de diciembre. Horangel, Lily Süllos, Ludovica Squirru –precursora de la astrología china – son los clásicos. Con los años, han aparecido otros nombres. Jimena La Torre, por ejemplo, atiende consultas desde 1999 y participa en eventos en los que, con un poco de místicismo y un poco de actuación, ofrece sus conocimientos a los participantes luciendo un infaltable gorro carmesí y un tercer ojo. Su libro ya vaticina lo que se viene en el 2013, “el año de Géminis”. La carta natal es más precisa, porque es estrictamente individual. “Es un mapa del cielo del momento en el que naciste –explica La Torre-. Es informativa de tu personalidad y sirve para el autoconocimiento. También da información de situaciones de tu vida, como a la edad en que deberías casarte o con qué signos te llevás mejor y por qué, y también cuáles son tus aptitudfes profesionales”. Su clientela es de todas las edades y sexos. “Es un conocimiento ancestral que ayuda a que la vida sea más mágica y positiva”, dice. Ante la pregunta sobre si es consultada por famosos o políticos, dice que sí, pero no da nombres. Consultada sobre la carta astral de la Ciudad, responde: “No me dedico a la astrología política”.
Esa rama de la disciplina es el picante de las predicciones. Basta mirar los diarios de fin de año o próximos a elecciones para ver las predicciones, acertadas o no tanto, sobre quién será el próximo presidente. También el análisis de las cartas natales de ciudades y países ha sido objeto de estudio. Ludovica Squirru encabeza la Fundación Espiritual. Cada 4 de diciembre se celebra en Traslasierra, Córdoba, una ceremonia destinada a corregir un nacimiento del país, al parecer mal aspectado.
CULTURA ASTROLÓGICA
Hay una tradición argentina que une el arte con los astros. El pintor Xul Solar dedicó gran parte de su obra a investigar la relación entre el mundo y el cosmos. Los signos del zodíaco son recurrentes en su obra, que puede verse en el Museo Xul Solar, en Laprida 1212. Allí también se conserva una carta natal que le regaló a Jorge Luis Borges, pero que nunca hicieron analizar para mantener la intimidad del documento. El poeta Oliverio Girondo fue otro de los que obtuvieron una carta natal de Xul.
VOCACIÓN ASTRAL
“La Astrología fue parte de mi vida desde que tengo memoria – cuenta Silvia Neira, docente de Casa XI, una de las instituciones más convocantes. Recuerdo los signos del zodiaco de mis compañeros de primaria al mismo tiempo de mi fascinación por el cielo y las estrellas junto con la pregunta sin respuesta acerca de nuestro origen humano. Estudié Astrología de forma autodidacta desde adolescente hasta que descubrí CasaXI en sus comienzos; ahí comencé a estudiar sin ninguna expectativa de dedicarme a esto. Me sorprendí a mí misma antes de los 30 años siendo docente de Astrología y respondienco consultas”. Neira explica que los grupos de estudio van cambiando con los años y que hoy abunda la gente joven. “Es muy interesante ver cómo utilizan el lenguaje astrológico como un software que los ayuda a pensarse y ver la vida desde un paradigma que toma al hombre como un sistema energético mucho más naturalmente que hace 10 años”, dice, y agrega que, desde esa perspectiva, quienes se adentran en el mundo de la astrología no pierden la perspectiva y combinan de manera exitosa la carta natal y la realidad. La astróloga dice que en años anteriores había más psicólogos, gente que tenía un “formateo” más arraigado para comprender las posibilidades del lenguaje astrológico. Hoy, quienes se inscriben en esos cursos buscan la realización y el estudio de cartas natales como lenguaje, herramienta interpretativa y de autoconocimiento. “Creo que se hizo una ola en donde se ve claro la utilidad que aporta, al mismo tiempo que muchas de las disciplinas que en la onda New Age de fines de los 80 dejaron de estar de moda, otras se profundizaron y expandieron, la astrología forma parte de estas últimas”, agrega Neira.
Joe Fernández es astrólogo y participa del programa Gente Sexy, por Rock and Pop.Llegó a la disciplina a través de una novia. Joe no hace muchas cartas natales porque le llevan tiempo y energía: “No podes hacer una chantada que bajás de internet. Ademas la carta astral te la da un programa. Lo interesante es qué hacés con tu carta astral”, explica. “La información que te brinda permite conocer más profundamente el potencial de tu energía reconociendo las partes con las que no te identificás, a eso lo llamamos ‘destino’. Es un mapa que está vivo, tiene ritmos de manifestación y formas en la que esto ocurre. Sirve de mucho para comprendernos en nuestras contradicciones, deseos, vocación”, detalla la astróloga.
Fernández dice que las mujeres se acercan con menos prejuicios: “El hombre es más incrédulo, es más reacio a la apertura mental. Pensá que en la devolución afloran miedos, traumas, cosas no asumidas y por momentos es muy difícil lograr que un hombre confiese su mundo interior. La mujer se deja llevar, es más fluida”.
Los detractores ven a la astrología occidental como una pseudociencia donde todo se reduce a una cuestión de fe. Quizá las aguas se dividen entre quienes consultan por curiosidad y quienes actúan a partir de lo que ello les vaticina. Fernández resume esa línea de pensamiento: “La idea de la astrología no es ‘adivinar’ el futuro, sino mostrarte cuáles son tus cartas para que puedas entender y jugar con ese destino. Por ejemplo, te dice que si tu carta astral se compone de un 6 y un 5 de bastos –poniendo como ejemplo el truco– cantes envido, no cantes truco. Es eso, son herramientas que hacen que puedas comprender profundamente cuál es tu energía vital”
Precios y garantías
Una consulta dura aproximadamente dos horas, con el servicio de devolución de la carta natal inlcuido. Por este servicio se paga entre $300 y $400. A veces se desarrolla en dos encuentros. Hay otras maneras de obtenerla: desde las gratuitas, online, luego de poner nombre, fecha, hora y lugar de nacimiento en alguna de las páginas dedicadas al tema (aunque sin alguien que la explique es inentendible) hasta las que se adquieren por sitios de venta en la web, que se envían por mail, con informes y cuestan unos $200 Pero ¿cómo hacer para identificar a los astrólogos serios de los que bordean el fraude? Jimena La Torre dice que la clave está en ver el currículum y su trayectoria.
Donna Cunningham, una astróloga de renombre, dice en su libro “Guía astrológica del conocimiento personal” que los mejores astrólogos no se promocionan, sino que se labran un nombre a partir de los clientes satisfechos. Además, aconseja tener una entrevista por teléfono o personalmente, y dejarse guiar por el propio criterio.

 

Danza de soles

Por Paula Jiménez España
Poeta y astróloga.

Una tarde de febrero de 2009 me encontré con una amiga para que me leyera mi carta natal. Estábamos bajo la influencia de Acuario y ella me explicó mi afinidad con ese signo que es el que rige mi ascendente. Más de diez años antes me habían hecho una revolución solar cuya lectura me anticipó con precisión lo que me iría a ocurrir ese año. Un fuerte enamoramiento, mudanza, cambio de trabajo, viajes. Todo se cumplió. Pero esa información no me suscitó, sin embargo, ningún interés más trascendente que el de verificarla en la realidad. No tuve, como esa tarde iluminada del 2009, la inquietud por saber cómo se llega a ese conocimientos. Sin embargo, una década después, cuando mi amiga Estela puso el dibujo de mi carta astral en una hoja impresa sobre la mesa del bar y comenzó a hablar de mí, yo sentí – sí, sentí, no pensé, no intuí: sentí- la presencia de un misterio que me estaba llamando, no solo para conocer más de mi pequeña vida sino para conocer más de él. Fue un despertar inmediato a una vocación, un llamado al camino de un saber que de pronto, inexplicablemente, supe que me estaba esperando. ¿Por qué no me había sucedido antes? No tengo ninguna explicación para eso, salvo que las cosas suceden cuando pueden y deben suceder. En ese momento, lo que Estela decía sobre mi carta me hizo pensar profundamente en una palabra bastardeada en el habla común, en una entidad inasible que para algunos nos gobierna y según otros, manejamos: el destino. ¿Qué era eso? ¿El destino era encontrarme con ella aquella tarde y que me aflorara repentinamente el intempestivo deseo de saber más, mucho más, sobre la influencia de los astros en todo lo que existe? Me fui del bar derechito a la escuela de Astrología Casa XI (una de las más prestigiosas del mundo, no exagero) y ese mismo destino hizo que justo ese día estuvieran inscribiendo para las clases. Cursé allí durante cuatro años que me cambiaron rotundamente la vida. Es como si desde entonces hubiese aprendido a manejar el zoom de la cámara: si quiero puedo mirar la realidad desde un plano más general, guiada por la alta lógica de los planetas, y si quiero puedo enfocarme en los detalles y verificar que los planetas también están en lo pequeño, influyendo hasta en el más mínimo detalle. Nada se cae del borde. Todo da vueltas alrededor del sol. Pero para la astrología el sol está en cada uno de nosotros, por eso se trata de un conocimiento de lo vincular: muchos soles relacionándose entre sí y girando alrededor del sol, muchos soles, muchísimos (nosotros) en la gran danza de la vida y de la muerte.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario