Tiempo en Capital Federal

13° Max 10° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 82%
Viento: Nordeste 20km/h
  • Miércoles 23 de Junio
    Cubierto con lluvias11°   13°
  • Jueves 24 de Junio
    Cubierto con lluvias12°   15°
  • Viernes 25 de Junio
    Cubierto11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

León Gieco, crónica de un sueño

Se reeditó el libro de Finkelstein que repasa la vida y obra del referente de la música nacional.

Por nahuel-mercado-diaz
Email This Page

Si no hubiera un León Gieco, habría que inventarlo», escribe la inolvidable Mercedes Sosa en el prólogo del libro León Gieco, crónica de un sueño, de Oscar Finkelstein.

En la introducción a la edición de 2011, casi veinte años después de la primera, en 1994, el autor sintió la necesidad de volver a León. En todos los encuentros entre el músico y el periodista surgía la frase: «Che, tenemos que hacer un libro nuevo, actualizado, más grande, con más fotos».

Cerca de cincuenta horas de audio y charlas sostenidas en los distintos lugares por donde se mueve León, como su estudio de grabación, el restaurante La Cátedra, o atravesando el Rosedal en auto, son el resultado del nuevo Crónica de un sueño.

Cada capítulo es un viaje al mundo de un artista que se sigue reinventando y actualizando con el tiempo. Los lugares por los que anduvo el músico dan título a cada capítulo, «De Ushuaia a la Quiaca», el emblemático disco que registra los sonidos de toda la Argentina; su infancia y arribo a la gran ciudad plasmados en el capítulo «De Cañada Rosquín a Plaza de Mayo»; o «De Caballito a Japón», donde León cuenta la famosa anécdota del concierto de Amnesty International en el estadio de River, junto a Sting y Peter Gabriel, donde Charly García le dijo en perfecto inglés a Bruce Springsteen: «En la Argentina, el jefe soy yo».

Un relato a dos voces va repasando la trayectoria y los avatares en la vida del músico, junto a las canciones y las experiencias vividas. Gieco recuerda su infancia mágica en el campo, la primera guitarra comprada con el sueldo de repartidor, un relato que se mezcla con las impresiones de Finkelstein, que llega siempre a los versos de alguna canción: «La carneada», «Todos los caballos blancos», «La Navidad de Luis» y otras letras surgidas de la vida en el campo, tan añorada por el músico.

Por supuesto, la vida y obra de León Gieco propone un repaso por la historia de nuestro país, marcada por el golpe de Estado de 1976 y las razzias en los recitales de rock; la vuelta a la democracia y la gira mundial «Derechos humanos ya, Amnistía Internacional»; la legendaria actuación en el teatro Ópera junto a Pete Seeger, el padre del folk y la canción de protesta.

También, la década del 90 y el contrato con Emi-Odeón, que dio por resultado el hermoso disco Mensajes del alma, con la entrañable canción «Los Salieris de Charly», hasta Los Orozco, su gran consagración en el mercado discográfico.

Ya instalado como uno de los grandes artistas de rock de la Argentina, con una larga trayectoria sobre sus espaldas, la década de 2000 encuentra a un León Gieco volcado a la militancia por las causas sociales. Así es que en 2001 participa del XXV aniversario del golpe de Estado, en el estadio de Ferro, organizado por Madres de Plaza de Mayo. Organizó el espectáculo Planeta de mujeres, a beneficio de la Asociación Miguel Bru, creada por Rosa, la madre del estudiante de periodismo asesinado por policías de La Plata. Recuerda el concierto en el predio de la Esma junto a Joan Manuel Serrat y Víctor Heredia; la actuación en el multitudinario evento del Bicentenario, hasta su último proyecto Mundo Alas junto a músicos y bailarines con capacidades especiales.

Un gran registro fotográfico acompaña esta edición de lujo: León tocando con su primera banda, Los Moscos, en el escenario del BARock, grabando para Porsuigieco, con Sixto Palavecino y el Cuchi Legizamón, junto a Mercedes Sosa y Silvio Rodríguez. Y también junto a figuras internacionales como Metallica, Roger Waters, o en el escenario junto a Bono y U2, en La Plata, este año, tocando «Sólo le pido a Dios».

Un libro que invita a seguir descubriendo el músico al que el mundo nunca le fue indiferente.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario