Tiempo en Capital Federal

26° Max 17° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 61%
Viento: Nordeste 25km/h
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   27°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Las ‘Saladitas’ ya venden sus productos en los barrios porteños

Las ferias del tipo de La Salada son un boom comercial porque ofrecen productos a mitad de precio.

Por Patricio Eleisegui
Email This Page

Como sucede en el conurbano, la venta informal crece en la Ciu­dad. Incentivados por el éxito de la feria La Salada, que en Lo­mas de Zamora mueve unos 9 millones de dólares semanales, un grupo de empren­dimientos que apela a la misma estrategia de concentrar ofertas de zapatillas, ropa y teléfonos celulares a muy bajo precio, pisa fuerte en puntos de gran movimiento co­mercial como Flores, Once y Retiro. Son las «Saladitas», ferias instaladas en galpones y complejos reciclados que, casi como una sucursal de la primera, comercializan en la Ciudad los productos que, sin grandes controles fiscales, se venden en La Salada.
Once Elefantes, La Dulce, Punto Once, Mogotes Factory o la cuestionada La Sa­ladita Soho, en Palermo, aglutinan de 30 a 200 stands, que se venden a 15 mil dó­lares o se alquilan a 4.000 pesos mensua­les. Estos montos mantienen relación con las ventas de estas ferias. En Mogotes Factory, en Bogotá 2974, Flores, un puesto se alqui­la a 4.500 pesos y su facturación mensual no baja de los 45 mil pesos. «La feria tiene 60 locales y en una semana empezaremos a construir 60 más. En menos de un año, ten­dremos 1.720 metros cuadrados de puestos. Vamos a darle forma de shopping porque los clientes son gente de clase media y nos pide un mejor lugar», cuenta Jorge Castillo, impulsor de Mogotes Factory y uno de los administradores de La Salada bonaerense.
La envergadura de Mogotes Factory to­davía se encuentra muy lejos de la de Once Elefantes, ubicada en La Rioja 30, a metros de Plaza Miserere. Con unos 200 peque­ños stands, vende desde ropa deportiva e indumentaria infantil hasta CDde música películas y bijouterie. Los puestos de Once Elefantes se alquilan a mil pesos por mes, con una recarga de 250 en concepto de ex­pensas. El mismo valor tienen los stands de La Dulce, en Rivadavia 2627, que concen­tra más de 30 puestos y exhibe un cartel que reza «Mejor que La Salada, La Dulce». Ofrece ropa, celulares y camisetas de fútbol hasta un 50% más baratos.
La diferencia de precios también es noto­ria en Punto Once, en Pueyrredón y Sarmien­to, con más de 200 puestos. Los vendedores reconocen que la mercadería «es imitación». Tildadas de ilegales por el comercio tradicional, las «saladitas» respon­den con papeles que, aseguran, son la prueba de que estos em­prendimientos operan con consen­timiento del gobierno porteño..
Esta diferencia se explica por el no pago de IVA, Ingresos Bru­tos o cargas sociales, sostiene la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). «No pagar ningún impuesto les per­mite hacer descuentos de hasta un 50%», señala Vicente Lourenzo, secreta­rio de CAME. Diego, uno de los promoto­res de la Saladita Soho, un centro de com­pras al que el gobierno porteño le acaba de negar la habilitación, afirma que «hay un mito de que todo es trucho y que no se cumple la ley. La mayoría de las ferias tiene habilitación legal y la gente nos elige no sólo para comprar, sino también para te­ner su negocio. Poner en marcha un comer­cio demanda más de 30 mil pesos sólo para arrancar. En las ferias lo podés hacer por cuatro mil pesos. No hay que cargar con­tra los centros de compras, sino pensar que son la respuesta a los excesos en los costos y alquileres que sufren los que quieren vivir del comercio», concluye.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario