Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 04/12/2021 11:53:23
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Las primeras batallas, por Reynaldo Sietecase

Se vienen las internas de la UCR y el Peronismo Federal. La soledad de Duhalde y las alianzas PRO.

Por Reynaldo Sietecase
Email This Page

El año electoral comienza a ilumi­narse con los aprontes que pre­ceden a las primeras batallas. La Unión Cívica Radical cerró la fe­cha de su interna para el 30 de abril próxi­mo. Contarán con la presencia de un au­sente: Julio César Cobos. Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz, los otros presidenciables en el partido de Alem, sólo se lamentaron para la foto. Piensan que de esta manera el otrora célebre Cleto «se perjudicó solo». En el Peronismo Federal, por lo menos en el fragmento que les toca gobernar a Eduar­do Duhalde y a los Rodríguez Saá, también intentan apurar una interna. Claro que aquí nadie festeja la carencia de contrin­cantes. En el Pro, Mauricio Macri actúa en público como candidato a presidente, traza estrategias y ne­gocia alianzas, pero en privado to­davía no cerró del todo la puerta a la reelección. En el gobierno pasan las cosas más raras: los halcones coinciden con algunos operadores de prensa en castigar a Daniel Scioli, que cumple el doble rol de «aliado imprescindible» y eventual «peor enemigo». Todo al mismo tiempo. Mientras tanto la presidenta Cristi­na Fernández no se siente obligada a anunciar lo inevitable: su propia candidatura.

Cobos justificó su deserción «para no violar la ley» (de internas abiertas y obligatorias para el 14 de agosto). Através de una carta expli­có que no competirá en este aperi­tivo electoral, al que llama despec­tivamente consulta, con Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz el 30 de abril (día de su cumpleaños) por ile­gal. Cobos, por primera vez, condi­cionó su candidatura: «Si compito, será en agosto», dijo, abriendo el paraguas en caso de que el aguacero de las encuestas lo deje a la intemperie.

En realidad, tanto Alfonsín como Sanz creen que la estrella de Cobos yo no ilumi­na tanto ni hacia adentro ni hacia fuera del partido («no sabe si quiere ser candidato», lo fustigó Gerardo Morales). líderes tradicionales de la UCRcreen que la muerte de Néstor Kirchner quebró las expectativas políticas del mendocino. De hecho fue el dirigente más insultado por los jóvenes ese día. Después de la «consulta», el candida­to radical que salga de la interna tratará de cerrar un acuerdo con el GEN de Margarita Stolbizer y el socialismo de Hermes Binner. Contra ellos deberá competir el vice.

En el Peronismo Federal nadie se alegra por las deserciones. El llamado a internas re­gionales lanzado por Duhalde y los Rodrí­guez Saá no encontró eco en Das Neves y Felipe Solá, este último decidido a compe­tir en agosto. Si no logran convencer al go­bernador de Chubut, la interna del PF pue­de convertirse en una mueca electoral que en lugar de fortalecer menoscabe aun más la chance del peronismo disidente.

En el campamento del Pro actúan como si todo estuviese cocinado. Macri candidato a presidente en alianza con el alicaído «alica alicate» Francisco De Nar­váez (que irá por la gobernación bonaerense) y algún sector marginal del PJ. Los contactos con el duhaldismo son intensos vía Cristian Ri­tondo. Falta zanjar la disputa por la sucesión entre Horacio Rodríguez Larreta y Gabrie­la Michetti. Si finalmente Macri mantiene su sueño presidencial, será su dedo el que deter­mine al delfín en base a las encuestas.

En las otras fuerzas hay más calma. Pino Solanas está solo y espera sumar a algún sector del progresismo que, en sus palabras, no sea furgón de cola del radicalismo. Elisa Carrió solitaria por opción, no espera nada.

En el Frente para la Victoria se reeditó un clásico: pegarle a Scioli. Sorprende que quienes lo pintan como una amenaza, a su vez, lo consideran «clave» para revalidar el modelo en las elecciones de octubre. En esta estrategia coinciden los halcones del gobierno con las plumas más críticas del periodismo opositor. Los dos sectores con una simpleza que asombra. Es evidente que el gobernador de Buenos Aires hace su jue­go y mantiene intactas sus ambiciones. Pero cree que el tiempo está de su lado y no es afecto a las traiciones. Con el tiempo se convirtió en el político más pragmático de la Argentina.

Scioli llegó al mundo político con Me­nem, fue funcionario de Duhalde y vicepre­sidente de Kirchner. No abandonó a ningu­no de los tres. Con el kirchnerismo, a pesar de las controversias, dio muestras de leal­tad difíciles de igualar: a pedido del ex pre­sidente fue candidato a gobernador de Buenos Aires cuando tenía todo listo para ganar la Capital y luego, candidato testimo­nial a diputados aun convencido de que se trataba de un error. Mientras se velaba al presidente del PJ y cuando de una trinche­ra y otra se especulaba con su eventual vol­tereta política, dijo: «Voy a estar dónde la presidenta quiera que esté». Será candida­to a la reelección.

El peronismo es eso: una ancha ave­nida, tal vez demasiado ancha, que va de Cristina Kirchner a Mario Ishii y los barones del conurbano, en el medio está Scioli, Mo­yano, Kunkel y tantos más. Basta recordar que Néstor Kirchner llegó al poder porque Eduardo Duhalde le abrió la posibilidad. La disputa de poder fue anterior a la pe­lea ideológica.

Un ejemplo de la amplitud de opcio­nes del PJ se da en la ciudad de Buenos Aires. pesar de que el Frente para la Victoria contaba con un candidato con­solidado Daniel Filmus y otro con buena imagen, Juan Carlos Tomada; se lanzó al ministro de Economía, Amado Boudou. El economista cuenta con el aval explícito de la Casa Rosada, al punto que esta semana lanzó un plan de viviendas en el conurbano -la principal flaque­za de Macri- y un día después ocupó el escenario de la tevé pública. Superada la sorpresa, los distintos sectores kirchneristas de la CABAparecen dispuestos a ban­car al ex ministro de Educación. ¿Po­drán? Las encuestas que lleguen al des­pacho presidencial serán la clave.

Esta es otra cu­riosidad argentina: las internas abiertas, obligatorias y simul­táneas conviven con los dedazos como si nada.

DZ/km

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario