Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 78%
Viento: Oeste 18km/h
  • Sábado 13 de Agosto
    Cubierto13°   17°
  • Domingo 14 de Agosto
    Cubierto13°   19°
  • Lunes 15 de Agosto
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 12/08/2022 12:05:29
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Las política públicas deben ser inclusivas y no de control»

Laura Gottero es investigadora en temas migratorios. Explica el aporte cultural, histórico y económico de los migrantes y advierte  la necesidad de formular políticas públicas más inclusivas.

Email This Page
inmigrante
Gottero
Anterior Siguiente

La migración se puede pensar de distintas formas; una es por su aporte económico, otra desde un enfoque de Derechos Humanos. Las normas argentinas posibilitan, en cierta medida, ese enfoque. Más aún si se compara con el escenario internacional, la migración en Siria y los problemas de Europa con quienes piden asilo.
Los migrantes realizan un aporte cultural, histórico y económico en los países en los que viven o transitan. En la Argentina, los censos de principios de siglo hacen evidente su aporte en la constitución de la sociedad. Pero si se toma en cuenta sólo el aporte económico, lo que aparece es el trabajo precario, la explotación laboral, la trata de personas. Una política de puertas abiertas sin una mirada de derechos humanos hace que los migrantes sean ubicados en la plena vulnerabilidad laboral. El caso más notorio en la Ciudad son los talleres textiles. Esto no se resuelve porque se ve el aporte económico y no de derechos humanos.
La migración de mujeres dominicanas, relativamente reciente, muestra la reacción de algunos sectores frente a la negritud. La verdad es que la negritud forma parte del país, incluso antes de que se llamara Argentina. Pero parte del relato hegemónico trata de borrar esas raíces y hace que ahora se la vea como la llegada de etnias alejadas del imaginario argentino, como algo exótico.
Las mujeres dominicanas sufren una cuádruple vulnerabilidad: son migrantes, son mujeres, son pobres y están atravesadas por el lente machista que las ve a todas como ejerciendo la prostitución. A esto se le suma que, como no son ciudadanos del Mercosur, no tienen las facilidades del Programa Patria Grande y les cuesta reunificar sus familias.
Los derechos religiosos y culturales del migrante son reconocidos en tratados y documentos internacionales, a los cuales la Argentina adhiere. Las especificidades culturales y religiosas no deben ser “aplanadas” en función de la integración.
La Ley Nacional de Migraciones es muy promisoria con respecto a los derechos para los migrantes, pero falla al descentralizarse en niveles de gobierno. Es necesario que en todas las políticas, salud, trabajo, vivienda, se tenga consideración del tema migratorio. Es fundamental que las políticas públicas tengan una mirada inclusiva y no de control o de vigilancia.

 

*Investiga en el Grupo “Población, Migración y Desarrollo” y del Centro de Justicia y Derechos Humanos de la Universidad de Lanús, en el Programa de Migración y Asilo.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario