Tiempo en Capital Federal

22° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 73%
Viento: Oeste 15km/h
  • Jueves 1 de Octubre
    Cubierto15°   19°
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas  14°
  • Sábado 3 de Octubre
    Muy nuboso  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La voluntad de las multitudes

Análisis político por Eduardo Blaustein.

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
Cristina Télam Buenos Aires 09/12/2012 La presidenta Cristina Fernández de Kirchner entrego en Plaza de Mayo los premios "Azucena Villaflor" a los Derechos Humanos, en el marco de la "Fiesta Patria Popular" por el Día de la Democracia y los Derechos Humanos. Recibe el premio, Alex Freyre. Foto: Maximiliano Luna/Télam/cf

Las multitudes que circularon el domingo último por la Plaza de Mayo no permanecieron en ciertas pantallas privadas tanto tiempo como lo hicieron las otras muchedumbres de los dos cacerolazos. Sin embargo, el acto por el día de los derechos humanos se convirtió en un dato de primera magnitud no sólo para la foto de la semana y la desgastante pelea acerca de quién muestra “más número” en las calles. Se trata de un elemento de juicio a futuro porque aún en su enorme diversidad social esas multitudes, a diferencia de las otras, se identifican con un proyecto político, con un liderazgo –el de la Presidenta de la Nación– y muestran ganas de dar pelea.

Lo de la Plaza, multiplicado en infinidad de grandes, medianas y pequeñas localidades del país, fue mucho más que el producto de la acción de “un aceitado aparato de movilización”, según tituló un diario más que centenario. Por supuesto que hubo una previsible capacidad de movilización pero hubo algo más sencillo y ya que parece que hay que optar entre lo “organizado” y lo “espontáneo” como si fueran polos antagónicos, esa cosa sencilla se llama adhesión, lisa y llana. El acto fue la respuesta esperada desde el último cacerolazo, particularmente desde el vértigo de las tapas periodísticas pero también desde la ansiedad de la militancia kirchnerista, que a veces se pasa de rosca. Pero no fue un acto enmarcado en el 7D proyectado por la ansiedad del oficialismo. Fue más bien una muestra de aguante, de resistencia festiva, la enésima demostración de que el kirchnerismo sigue siendo la fuerza política dominante y batalladora.

Los jueces, los intocables

Parte del enrarecimiento generado por la batalla política en torno de la aplicación de la Ley de Medios se transmitió en las últimas semanas a una disputa entre el Ejecutivo y una parte sustancial del Poder Judicial. Contra cierto discurso institucionalista algo vacío que sostiene una concepción falaz de lo que es la necesaria independencia de los jueces, el Gobierno inició una batería de acciones, algunas desprolijas y otras legítimas, contra magistrados sospechados. Las herramientas a las que apeló son parte de las reglas de juego institucionales y no meros “atropellos”. Se denunciaron acciones, alianzas y operaciones de ciertos jueces con algunas corporaciones. La Corte Suprema, en ese marco, combina fallos valiosos con otros entre salomónicos y versallescos. Tras la renovación iniciada por Néstor Kirchner tenemos la mejor Corte Suprema desde el retorno de la democracia, y acaso la mejor que puede dar nuestro país según sus tradiciones y las realidades duras del poder. Pero esa misma Corte se ve o se siente obligada a hacer política y a ceder en su propia interna: un Poder Judicial con bastante de conservador y más de corporativo.

Aún cuando el furor de las disputas amenaza con dejar exhaustos a sus protagonistas, hay una parte del debate que es saludable y que se traslada a discusiones dentro del mismo Poder Judicial. Sucedió el lunes tras el comunicado que emitió la semana pasada la Comisión Nacional de Protección de la Independencia Judicial junto con otras asociaciones. Un conjunto prestigioso de camaristas, jueces, fiscales y defensores públicos firmó su propio texto crítico tomando distancia del comunicado anterior. Un párrafo de ese documento dice que “la independencia del Poder Judicial es un principio cardinal del sistema republicano, que no debe entenderse limitado a la relación que debe existir entre los poderes del Estado. Los magistrados también deben ser independientes de los intereses económicos de las grandes empresas, de los medios de comunicación concentrados, de los jueces de las instancias superiores e –incluso– deben ser independientes de las organizaciones que los representan”.

Viene para largo

En cuanto a las disputas agotadoras por la aplicación concreta de la Ley de Medios, con per saltum o sin per saltum, hay señales de que más allá de los fallos que se producirán en breve, ya sea en primera instancia (por el juez Horacio Alfonso, cuya sentencia será apelada) como desde la Corte Suprema, el litigio se seguirá dilatando y presumiblemente, si cayera la cautelar, se multiplique en un sinfín de intrincadas escaramuzas ante cada paso administrativo que dé la Afsca.

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, se vio obligado a negar con alguna ambigüedad una eventualidad candidatura presidencial. Pero es necesario afincar la idea de que al Gobierno no se le debería ir la vida en una única batalla sino en los progresos de su gestión. Ya quedó demostrado que el kirchnerismo ganó por afano una elección con las corporaciones mediáticas en contra, lo que desmiente la omnipotencia de esas corporaciones y habla de las virtudes y los efectos de un buen gobierno.

Si se trata de avances de gestión, hay que mencionar el plan lanzado desde la YPF recuperada para que pequeños ahorristas, que necesitan cuidar sus ahorros ante la inflación, puedan invertir en la petrolera partiendo de un monto mínimo de mil pesos. YPF abonará un interés anual del 19 por ciento, por encima de un plazo fijo. Gracias a ese programa –en parte simbólico– la petrolera accede a capitales que necesita para sus inversiones.

Si es por contar con una escala mayor de capitales, la búsqueda de socios parece comenzar a dar frutos. Sólo el lunes las acciones de YPF subieron un 4,4% por los contactos para explotar reservas de hidrocarburos no convencionales con empresas como Chevron, Bridas y la estatal noruega Statoil.

Con otra complejidad, esta semana comenzaron conversaciones entre autoridades del área económica, empresarios y la CGT oficialista para hablar de las paritarias 2013, el impuesto a las ganancias y las asignaciones familiares.

El Gobierno se mueve en estas zonas de sintonía fina. Bien que hace. No todo se afronta ni se resuelve alzando el tono.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario