Tiempo en Capital Federal

18° Max 12° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 58%
Viento: Sureste 25km/h
  • Viernes 30 de Octubre
    Parcialmente nuboso10°   17°
  • Sábado 31 de Octubre
    Nubes dispersas13°   18°
  • Domingo 1 de Noviembre
    Despejado15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La vieja penitenciaría

.

Email This Page

En 1869, un decreto del presidente Domingo Sarmiento convocó a concurso de «Planos y presupuestos para la construcción de una cárcel modelo». Hasta ese momento, la cárcel del Cabildo era la única de la Ciudad. Ahí se hacinaban los presos en un amontonamiento infrahumano, y persistían los cepos y potros de tormento utilizados durante la colonia.
El arquitecto Ernesto Bunge confeccionó los planos y la obra se entregó, terminada, en 1876. Era un panóptico que seguía el diseño pensado en 1791 por el jurista y filósofo inglés Jeremy Bentham. El edificio, anular, concéntrico, convergía hacia una torre de vigilancia que, ubicada en el centro del patio, permitía observar a los reclusos sin que éstos pudieran advertir cuando la mirada del carcelero caía sobre ellos.
La idea de Bentham se correspondía con un momento del desarrollo capitalista en el cual el castigo a quien cometiera un delito ya no consistía en flagelarlo, como en la Edad Media, sino en privarlo de su libertad y obligarlo a trabajar. Esa idea fue seguida estrictamente en la Penitenciaría Nacional, cuyo funcionamiento se sustentaba en el trabajo de los presos. Todos debían aprender un oficio y tener un trabajo obligatorio y retribuido. He ahí el modernismo de Sarmiento en materia de ejecución penal.
La Penitenciaría se inauguró en 1877 y el primer «gobernador» fue Enrique O’Gorman. Ese día fueron trasladados a Las Heras los 300 pre¬sos del viejo Cabildo. La disciplina era estricta, y sólo bajo la dirección de Roberto Pettinato, durante el primer gobierno de Juan Perón, deja¬ron de usarse grilletes y trajes a rayas. El 6 de enero de 1911 se fuga¬ron trece presos. Usaron un túnel corto y entre ellos había anarquistas condenados por atentar contra los presidentes Manuel Quintana y José Figueroa Alcorta. Simón Radowitzky, matador del jefe policial Ramón Falcón, ese día había sido puesto a trabajar en la imprenta y la huida se frustró para él. Otra fuga célebre, en 1960, fue la de Eduardo Villariño, «Pibe», o «rey de la fuga».
Allí fueron fusilados, el 1 de febrero de 1931, los anarquistas Severino Di Giovanni y Paulino Scarfo, bajo la dictadura de José Félix Uriburu. El 11 de junio de 1956, la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu hizo fusilar al sargento Isauro Costa y a los sargentos Luis Pugnetti y Luciano Rojas. Al día siguiente fusilaron al general Juan José Valle. En 1961 comenzó la demolición manual. 1962, los muros de siete metros de altura y cuatro de ancho en la base, fueron volados con trotyl.

 

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario