Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«La tercera posición»: Sobre tenis, arte y copetudos

Una obra ambientada en el último tramo del segundo gobierno de Perón.

Por Roberto Durán
Email This Page
LA TERECERA POSICION 6-FOTO MARIA DI BIANCA

Ignacio tiene dinero, pero pocas luces. Es un aficionado –más que eso, un apasionado– a las artes plásticas. Esta noche, es muy especial porque debe pronunciar un discurso ante un grupo de especialistas en la materia. Si le va bien, tendrá chances de ser presidente de una fundación. A su lado, está su fiel secretaria Irene, de un estrato social más bajo, pero mucho más culta e inteligente que él.

Los creadores de La tercera posición situaron la obra a inicios de los años 50, en la cancha de tenis de una mansión en las afueras de Buenos Aires. En el medio del partido (él no puede concentrarse en una oficina), debaten aspectos del discurso que tendrá que dar esa misma noche. Él hizo una versión, que luego será corregida –en realidad reescrita totalmente– por ella, con algunos conceptos propios.

Ése es el conflicto principal de la obra, dirigida por Carla Maliandi y protagonizada por Anahí Pankonin y Eduardo Iacono. Aunque se sitúe en una cancha de tenis, en el espectáculo hay poco de ese deporte. Tampoco pretende ser un testimonio de esos primeros años de la década del 50, si bien la atmósfera y las referencias al gobierno peronista están presentes desde el título.

La obra se divide en dos actos. El primero ocurre al atardecer y el segundo después del esperado discurso. Con el correr de los minutos, la obra gana en consistencia; el texto pone el eje –en un registro de falso realismo– en temas como la indagación estética, la política de la época, los artistas y las elites económicas de los mecenas. Además, va construyendo una segunda trama sobre un pasado oscuro de Irene, su desaparecido novio y la concepción del arte que éste tenía.

Con pocos elementos, la escenografía y el vestuario aportan sentido en la historia, mientras que Iacono y Pankonin componen minuciosamente a sus criaturas. Él lo hace con un tono elusivo y superficial en el primer acto y desaforado en el complemento, con la ayuda del champagne. Ella, por su parte, lo hace con una tensión que va en aumento hacia Ignacio y toda su clase social de “copetudos” en esta interesante propuesta de El Camarín de las Musas.

 La tercera posición. Jueves, a las 21, en El Camarín de las Musas (Mario Bravo 960). Entradas $120. Estudiantes y jubilados $70.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario