Tiempo en Capital Federal

33° Max 25° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Martes 26 de Enero
    Muy nuboso con lluvias26°   34°
  • Miércoles 27 de Enero
    Muy nuboso con lluvias25°   33°
  • Jueves 28 de Enero
    Cubierto con lluvias23°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«La Pilarcita»: esperando el milagro

Personajes de un pueblo correntino durante la celebración de la niña santa.

Por Roberto Durán
Email This Page
La Pilarcita

«Están los que creen que el milagro es algo que llega inesperada y arbitrariamente y están aquellos que lo construyen día tras día, casi de manera artesanal”, dice el dossier de prensa de La Pilarcita. Ese milagro –o la espera de que se produzca– tiene como escenario el pueblo de Concepción de Yaguareté Corá (Corrientes). O bien podría ser cualquier otro del litoral argentino.

Unas sábanas colgadas en el patio, una mesa, una pileta de lona, un pequeño altar y un cuartito de huéspedes son los pocos elementos que sirven para ambientar ese mundo de bochorno y siesta obligada, en las horas previas a la peregrinación a la santa local.

Celina (Paula Grinszpan), la dueña de casa, y su amiga Celeste (Lucía Maciel) alquilan la habitación a una pareja de santafesinos que llega al pueblo por un problema de salud de él. Los primeros minutos de la trama discurren entre los chapuzones de Celeste, las preocupaciones por el estudio de Celina y el juego de diferencias entre los foráneos y los locales.

Con el tiempo, la historia de María Marull abandona ese fresco de provincia y comienza a plantear los temas con ternura, inteligencia y profundidad. Así aparecen los fuertes mandatos sociales –el casamiento, el estudio para “ser alguien”–, el chisme –asfixiante como el calor– y las ganas irrefrenables de abandonar el pago, que pareciera tener poco para ofrecer. En el medio, Selva (Luz Palazón) vive su drama personal por su amante enfermo y la esperanza de un milagro por parte de la santa.

La suerte de una dramaturgia nunca depende sólo de sí misma. Las actuaciones de Grinszpan y Maciel le aportan a la historia en un contrapunto delicioso. Lo mismo que el personaje de Selva; mientras que Julián Kartun, en su papel de amigo y payador, le aporta también gracia y música al espectáculo. La Pilarcita es una obra pequeña en apariencia, pero con una gran riqueza y hechos que cambiarán la vida de sus protagonistas más que un milagro.

La Pilarcita. Viernes, a las 21, en El Camarín de las Musas (Mario Bravo 960). Entradas $120. Jubilados y estudiantes $80.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario