Tiempo en Capital Federal

13° Max 8° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Norte 12km/h
  • Martes 3 de Agosto
    Parcialmente nuboso  14°
  • Miércoles 4 de Agosto
    Muy nuboso10°   14°
  • Jueves 5 de Agosto
    Parcialmente nuboso11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La ola verde inunda los barrios chic

¿Se puede ser vegetariano en una ciudad carnívora? En barrios como Palermo, Belgrano y Retiro, sÃ

Por daniel-castelo
Email This Page

Que tu alimento sea tu medicina», proclamó al­guna vez Hipócrates y una de las múltiples lec­turas hoy toma forma en el mo­vimiento vegetarianista. ¿Y por casa como andamos? Según da­tos del INTA, en la Argentina se consumen cada año 101 kilos de carne vacuna, porcina y aviar, un número que nos pone apenas por debajo de Estados Unidos, que lidera el ranking con 120 ki­logramos.

¿Se puede, entonces, ser ve­getariano en la capital del segun­do país que más carne consume a lo largo de todo mundo? Sobre la base del crecimiento que en los últimos años registró Buenos Ai­res en cuanto a comercios rela­cionados con la «comida sana» y a restaurantes o locales de per­fil naturista, podría decirse que sí, que el porteño, de a poco, se va sumando a la minoría activa que eligió pensar en verde.

«Somos lo que comemos» resume con una frase tan utiliza­da como implacable el instruc­tor naturista y parte de la Unión Vegetariana Argentina, Víctor Bianco. Y agrega: «Si queremos tener salud, debemos comer ali­mentos sanos», algo que la ru­tina porteña quizá no ayude a concretar, aunque otro miem­bro de UVA, la profesora Mabel Abiatte, retruca con la esperan­za de que «cada vez seamos más los que queremos comer sano, los que tenemos cargo de con­ciencia cuando nos enteramos de lo que usa la industria para crear alimentos».

En relación a la conciencia naturista del consumidor, el porteño pare­ce tener venta­ja en relación al habitante del interior del país, si se tie­ne en cuenta que en Capi­tal Federal hay más de medio centenar de res­taurantes y bares dedicados a la «comida natural», en muchos ca­sos elaborada sólo con vegetales o elementos extraídos de la natu­raleza, orgánicos, alejados de la química y los conservantes.

«Nos enseñaron a comer dife­rente», asegura Myriam Solís, mi­litante activa del vegetarianismo que considera «arcaicos y refuta­bles» cada uno de los argumen­tos a favor del consumo de car­ne. «De dónde se adquieren las proteínas es la pregunta clásica. Hay que informarse, leer, apren­der», dispara y desafía: «Al co­menzar este tipo de alimentación podés ver que el cuerpo responde de manera positiva, es cuestión de buscar la alternativa y ganar en calidad de vida».

Nicolás Pauls, un funda­mentalista

A la hora de hablar de su op­ción vegetariana el conocido ac­tor se define como «fundamenta­lista, radicalizado y cada vez más intransigente». También, conside­ra que «cuanto menos dolor ge­neremos mejor vamos a estar; no hace falta masacrar a un animal para comer, pudiendo alimentar­nos de otras cosas», y lo reafir­ma con el hecho de ser vegano, lo que significa que no sólo no come carne, sino que no consu­me producto alguno que derive de un animal. «Aunque a veces como algún lácteo», confiesa.

Entre los locales que pican en punta, se destacan Pura Vida, en Palermo, Corazón de Melón, en Recoleta, y el más bohemio y de perfil más militante Reina Kunti, en Almagro, por fuera del circui­to ABC1 pero enteramente dedi­cado a la comida hindú.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario