Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 66%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 24 de Enero
    Despejado25°   33°
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado27°   35°
  • Martes 26 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

La mujer puerca: Una enamorada de Dios

Se lucen un gran texto de Santiago Loza y el brillante trabajo de la actriz Valeria Lois. 

Por Roberto Durán
Email This Page
la_mujer_puerca

En el escenario hay una silla, una mesa, la estatuilla de una virgen, un vaso con agua, unos puchos… Y nada más porque no se necesita más. Con esos elementos, la actriz Valeria Lois (Estado de ira y Cineastas, entre otras) le pone el cuerpo a La mujer puerca, la obra de Santiago Loza, dirigida por Lisandro Rodríguez.

La historia es sencilla: una mujer busca intensamente conseguir la santidad, en un entorno opresivo y pueblerino. Pero no puede llegar a ser beata porque es demasiado mundana y terrenal, “puerca”, como le decía una tía con poco tacto. Ese no poder lograr la trascendencia (“la tragedia de la materia que no está hecha para la trascendencia”, dice el autor) es el punto de partida de esta huérfana enamorada de Dios, en un romance no correspondido.

La obra es una de las joyitas de la cartelera del off porteño por dos razones. La primera es un texto potente de Santiago Loza, uno de los jóvenes más lúcidos del teatro actual. La dramaturgia está cargada de emoción, de humor y de imágenes potentes. La protagonista es una mujer lastimada y vulnerable por no poder lograr la santidad, pero podría ser cualquiera en situación de desesperación, que va desde el humor -en este caso celestial- hasta la más dura tragedia.

La segunda gran razón que da calidad a La mujer puerca es la enorme interpretación de Valeria Lois. La actriz habita su criatura con maestría, desde la más mínima expresividad de sus rictus hasta las explosiones místicas. Tiene un manejo de los silencios digno de un músico y pinta con trazos muy finos a esa mujer de sweater rosa y zapatillas. El diseño de luces de Matías Sendón es sutil y aporta dramatismo al final, con unos pequeños cambios. Además, resulta funcional a la intensidad del texto y de la actriz.

La metáfora del viaje -en este caso, de la travesía mística- no puede ser más vívida. Una travesía ridícula, tierna, intensa y, por momentos, terrible.

Elefante Club de Teatro (Guardia Vieja 4257), lunes a las 21. $60. Reservas al 4861-2136.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario